Los Weinstein y sus compinches - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 24 de Octubre, 2017
Los Weinstein y sus compinches | La Crónica de Hoy

Los Weinstein y sus compinches

Wendy Garrido Granada

El escándalo de Harvey Weinstein, famoso productor de Hollywood, que intimidó, acosó, amedrentó y violó a decenas de actrices y modelos, entre ellas  Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Asia Argento, Lupita Nyong’o, Rose McGowan, es uno entre miles de casos que suceden en diversos espacios laborales de todo el mundo.

En el cine, teatro, medios de comunicación, empresas de servicios, manufactura, tecnología, en las escuelas, en los partidos políticos, en la burocracia, en las iglesias, en los hospitales, en todos los lugares de trabajo existe un Weinstein, un acosador y hasta violador que se aprovecha de su puesto y poder para violentar sexualmente a las mujeres.

Los Weinstein tienen muchos amigos y colegas que los solapan, protegen y hasta justifican.  Sí hay un Quentin Tarantino en alguna fábrica que también “sabía lo suficiente como para haber hecho más de lo que hizo” y que decidió quedarse callado y ser cómplice. Incluso cuando conocía los abusos en voz de sus propias compañeras, amigas y hasta parejas. Como Tarantino que sabía que su ex novia, la actriz Mira Sorvino, fue una de las víctimas del productor.

Existen también los Woody Allen que justifican y hasta compadecen a los agresores sexuales. Creen que no sólo es trágico para las mujeres estar expuestas sino también para los pobrecitos acosadores y violadores que después de que sus actos atroces se  revelan y se hacen públicos “sus vidas se hacen pedazos”; y piden, que por favorcito, no se desate  una “cacería de brujas”.

Porque, los Woody Allen también son acosadores profesionales, ellos también han violentado a otras mujeres y temen que sus víctimas se unan para levantar la voz y los visibilicen. No hay que olvidar que Allen  fue acusado por su hija adoptiva Dylan Farrow de abuso sexual cuando ella tenía siete años. El director negó los hechos. Y hay quienes explican que después de las acusaciones, Weinstein relanzó su carrera. La camaradería entre machos violentos es recurrente, se apoyan y se encubren entre ellos.

Y tampoco hay que olvidar a los Matt Damon que responsabilizan a las víctimas por no denunciar o hablar. Piensan que si ellas no se atreven a hacerlo, por qué ellos tendrían que intervenir.

Ignorando que en muchos casos -en su gran mayoría- cuando las mujeres hablan o denuncian las violencias sexuales son agredidas, cuestionadas y revictimizadas. Cada vez que surge un caso ahí están los machines opinando y juzgando. Culpando. Defendiendo y justificando a los agresores y atacando por cualquier razón” la ropa, la hora, el lugar- a las víctimas.

En una sociedad donde el acoso es normalizado en diversos espacios y sobre todo en el laboral, los hombres tienen que comenzar a dejar sus zonas de privilegio y confort y realmente convertirse en aliados de las mujeres para frenar a los Weinstein del mundo.

No se vale nada más reconocer —luego de que se hiciera público— que “conocían el gran secreto a voces”, que lamentan y se avergüenzan de no haber hecho más. De escribir en tuits o en sus post de Facebook que reconocen que sabían que el jefe acosaba a las becarias o a las nuevas. Que escucharon miles de bromas misóginas y se rieron, porque quien las decía era el supervisor o el director de la empresa. Que vieron y no hicieron nada cuando sus amigos abusaron sexualmente de una chica ebria. Se necesita que ustedes, hombres, también participen de forma activa para evitar que sus amigos y colegas sigan violentándonos.

¡Los Weinstein pierden su poder cuando estamos unidos contra ellos!

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios