La remoción de Santiago Nieto - José Fernández Santillán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 27 de Octubre, 2017
La remoción de Santiago Nieto | La Crónica de Hoy

La remoción de Santiago Nieto

José Fernández Santillán

El viernes 20 de octubre la Procuraduría General de la República (PGR) emitió un comunicado en el cual anunciaba la destitución de Santiago Nieto como titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade): “El referido servidor público transgredió lo dispuesto en el Código de Conducta de la Procuraduría General de la República. De esta manera, la Procuraduría reitera su compromiso de vigilar que las actuaciones de los servidores públicos sean apegadas a la legalidad y ética institucional.”

De inmediato, se especuló que esta remoción fue motivada por las declaraciones que Nieto hizo al periódico Reforma. Allí, entre otras cosas, dijo: “Tengo un caso, que es muy famoso, de una empresa brasileña, donde una de las personas involucradas en el proceso me envía una carta diciendo que quiere que yo haga un pronunciamiento público sobre su inocencia (…) Creo que esta carta refleja en gran medida la impunidad, el planteamiento de: ‘soy una figura pública’, la autoridad se tiene que disculpar.” Obviamente, a la acusación que pesa sobre el exdirector de Pemex Emilio Lozoya de que recibió dinero de la compañía Odebrecht durante la campaña de 2012.

Conviene señalar que Odebrecht es la mayor constructora de América Latina. En junio de 2015 el dueño de ese imperio inmobiliario, fue detenido por la policía brasileña. El magnate aceptó un arreglo con las autoridades judiciales de su país: dio nombres de personas involucradas en la trama. En compensación Marcelo Odebrecht recibió una reducción de los años de condena. Su confesión puso al descubierto una amplia red internacional. Tanto así que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hizo pública, el 21 de diciembre de 2016, una investigación en la que se detallan los sobornos que esta empresa realizó en 12 países. La empresa tiene 168 mil empleados, y filiales en 28 países. Odebrecht pidió perdón públicamente y pagó una multa de 3,500 millones de dólares.

Alberto Elías Beltrán, Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales con funciones de Procurador, en entrevista con Joaquín López Dóriga, declaró que había “removido [a Santiago Nieto] toda vez que en días pasados hizo varias declaraciones e hizo públicos varios hechos y datos relacionados con diversas investigaciones a su cargo, revelando nombres, montos, fuentes de financiamientos y de diversos partidos e inclusive investigaciones vinculadas con candidatos independientes, que en términos constitucionales son estrictamente reservadas, y violentando los principios de presunción de inocencia y debido proceso, lo que puede resultar en que un presunto culpable o responsable de un delito, quede libre y el delito impune, lo que viola nuestro código de conducta.” (Joaquín López Dóriga, “La remoción del fiscal, otra crisis”, Milenio, 24-X-2017).

En la carta que Santiago Nieto envió al Senado de la República menciona el párrafo primero del artículo décimo octavo transitorio del Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia política electoral publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014. La mención a este Decreto es importante porque dicho transitorio también establece que el H. Senado de la República podrá objetar la remoción del Fiscal Especializado en la Atención de Delitos Electorales dentro del plazo de diez días hábiles, en cuyo caso el titular de la fiscalía, sería restituido en el ejercicio de sus funciones.

En su carta Nieto argumenta que no se le informaron las razones de su remoción y no se le dio la oportunidad de defenderse y presentar pruebas.

Esto por lo que se refiere a la parte jurídica del asunto. En cuanto a la parte política de la destitución conviene preguntar: ¿acaso era necesario abrir otro frente que, de antemano, se sabía provocaría encendidas controversias? En pleno proceso electoral, remover al titular de la Fepade le imprime al proceso una dosis de incertidumbre e inestabilidad que bien podría haberse evitado.

Aparte de la rebatinga que se ha armado en los partidos políticos y los medios de comunicación, debemos tomar en cuenta que Alberto Elías Beltrán cometió una descortesía al no informar al Senado acerca de la decisión de destituir a Santiago Nieto, en vista de que en esa instancia parlamentaria se ratificó su nombramiento.

De otra parte, había que hacer un cálculo de conveniencia respecto de la reacción que se iba a dar en ese órgano colegiado y que, efectivamente, puede revertir el despido del Fiscal. Resulta que hay una suerte de empate técnico entre, por un lado, el PRI y el Partido Verde, y, por otro lado, la oposición. Los que van a decidir el litigio serán los independientes o los panistas rebeldes.

De allí la determinación de que la votación se lleve a cabo por cédula, es decir, de manera secreta y no de manera abierta como lo proponer quienes quieren restituir en su cargo a Nieto Castillo.

Sea cual fuere el resultado, el hecho es que la Fepade ya sufrió un daño respecto de su legitimidad.

Lo que es una incógnita es ¿para qué armar este sainete estando las aguas tan agitadas?

 

 


Twitter: @jfsantillan
Mail: jfsantillan@itesm.mx

Imprimir

Comentarios