Realidades e interrogantes paralelas - Marcel Sanromà | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 28 de Octubre, 2017
Realidades e interrogantes paralelas | La Crónica de Hoy

Realidades e interrogantes paralelas

Marcel Sanromà

La pregunta es unánime; en México y en España: ¿Y ahora, qué ocurrirá? La trascendencia y lo histórico del momento se hace patente en el hecho de que tanto quienes han seguido y siguen el procés de independencia desde cerca como quienes apenas empiezan a ubicar a Cataluña en el mapa se hacen la misma pregunta. Todos nos la hacemos.

Sobre el papel, la República Catalana está proclamada, contraviniendo todas las leyes españolas. Y sobre el papel, el gobierno catalán en pleno está destituido y hay elecciones autonómicas, regionales, de las de siempre desde que murió Franco, cuatro días antes de Navidad. La Constitución, la oposición menos izquierdista y el sistema judicial lo avalan.

Si los hechos siguen la lógica de la legalidad, la Fiscalía española presentará el lunes una querella contra Puigdemont por rebelión y el presidente catalán será inmediatamente arrestado y encarcelado. Con el gobierno destituido, todo se reduce a unas elecciones el 21 de diciembre que abren otro problema.

Nuevas encuestas hechas en estos días pasados revelan que la mayoría independentista quedaría prácticamente intacta en caso de nuevas elecciones, por lo que el equilibrio de fuerzas se mantendría igual, y volveríamos a la casilla de salida en las mismas condiciones.

La alternativa es que, envalentonado por el respaldo político a la aplicación sin precedentes del artículo 155 (con unas medidas que según no pocos abogados constitucionalistas son inconstitucionales), el gobierno español intente vetar a partidos independentistas. Ni siquiera se atrevió a hacer algo así a cara descubierta en el País Vasco en los peores momentos del terrorismo de ETA; lo hizo, pero vetando a partidos que, presuntamente, apoyaban a los terroristas, no la secesión.

Por su parte, el independentismo catalán, sin el paraguas que ofrece la legalidad y con la comunidad internacional en contra, aspira ahora a que la fuerza de la población permita resistir al envite de las drásticas medidas tomadas por Rajoy.

Tanto si Rajoy permite que a los comicios se presenten formaciones independentistas como si no, los secesionistas podrían intentar boicotear las elecciones. Podría ocurrir que los partidos independentistas (PDeCat y Esquerra Republicana, que forman la coalición gobernante Junts pel Sí, y la CUP, esencialmente) no se presenten, como medida de protesta, pero en un contexto en que la Constitución española lograse imponerse a la proclamación de la República, eso supondría renunciar al ‘govern’, lo que sería un tiro en el pie.

Para boicotear los comicios, los independentistas necesitan a la gente. La única forma viable sería que los ciudadanos elegidos aleatoriamente para constituir las mesas electorales y sus suplentes no se presentaran, lo que impediría constituir las mesas en la mayoría de casos. Esto constituye un delito en España que se llega a castigar con cárcel, pero el Estado tendría gravísimas dificultades para enjuiciar a miles y miles de personas.

La destitución de los ‘consellers’ implica la dimisión automática de todos los cargos que estos hayan nombrado, lo que puede suponer hasta 300 personas cesadas de sus funciones. Esto hace que no esté claro cómo logrará Rajoy aplicar todas sus medidas en los sólo 53 días que faltan para las elecciones.

En cualquier caso, lo que queda claro es que estas preguntas ponen de manifiesto que lo que el día de ayer abrió en Cataluña es un escenario donde existen dos realidades paralelas: La de la República Catalana, que no reconoce el 155 porque procede de un Estado extranjero, y la de la Constitucionalidad española, que tiene el respaldo de la Unión Europea y de Estados Unidos pero que se encontrará con serias dificultades e impedimentos para imponerse a la fuerza en Cataluña, siempre que la ciudadanía que respalda al govern tome las calles para defenderlo.

Bienvenidos a la dimensión desconocida.

 

marcelsanroma@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios