“Construyo, organizo, opero y analizo los datos de varios telescopios del país”: Alan Watson | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 28 de Octubre, 2017

“Construyo, organizo, opero y analizo los datos de varios telescopios del país”: Alan Watson

Nuestros Científicos. Además de ser un experto en instrumentación, Alan Watson realiza investigaciones planetarias y de rayos gamma de altas energías, como las provenientes de la colisión de estrellas de neutrones, como las detectadas recientemente. En entrevista explica detalles de este hallazgo y de la investigación de la UNAM en este tiempo de ciencia

“Construyo, organizo, opero y analizo los datos de varios telescopios del país”: Alan Watson | La Crónica de Hoy
De origen británico, Alan Watson lleva 20 años trabajando en el IA de la UNAM.

En alguna platica informal, un exdirector del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM se refirió a Alan Watson como un “ching…”, como un excelente y magnífico instrumentista de telescopios. No exagera. Después de doctorarse en EU, el astrónomo de origen británico lleva dos décadas trabajando como astrónomo del IA, y no sólo hace ciencia de excelencia, sino además sabe explicarla a quienes no son expertos: maneja con fluidez términos como “tacos de carnitas” y “lamparear”, ejemplos con los que ayuda a explicar fenómenos astronómicos como la colisión de dos estrellas de neutrones. 

Watson realizó contribuciones para el desarrollo de la cámara WFPC2 del Telescopio Espacial Hubble de la NASA, la cámara infrarroja FRIDA, instalada en el Gran Telescopio de Canarias, y ha sido artífice de la instrumentación de diversos telescopios del Observatorio Astronómico Nacional.

Entre estos se encuentra el instrumento RATIR, instalado en el telescopio Harold Johnson de 1.5 metros de San Pedro Mártir, Baja California, el Deca-Degree Optical Transient Imager (DDOTI), con los cuales astrónomos mexicanos observan estrellas jóvenes, núcleos activos de galaxias, muerte estelar, destellos de rayos gamma y otros  fenómenos muy energéticos del Universo.

Pero además de esta cualidad como instrumentista, Watson lleva a cabo investigación en formación de estrellas y planetas y fenómenos de altas energías, como las emisiones de rayos gamma, interesándose tanto en el aspecto observacional como en el teórico. 

Esta faceta le permitió colaborar en los recientes descubrimientos de detección de ondas gravitacionales de LIGO, en EU, que junto con su homólogo europeo, Virgo, y un ejército de telescopios y observatorios terrestres y espaciales, detectaron por primera vez la luz y ondas gravitacionales de dos estrellas de neutrones colisionando.  

En entrevista, Watson refiere algunos detalles de este hallazgo, así como del trabajo que desempeña en la UNAM y el que lleva a cabo el grupo de investigación de la UNAM sobre rayos gamma, emisiones generadas por fenómenos tan poderosos como la fusión de dos estrellas de neutrones. 

RAYOS GAMMA. El astrónomo menciona que LIGO opera con sus actualizaciones desde hace dos años, tiempo en el cual ha detectado cinco eventos de ondas gravitacionales, y es el instrumento más novedoso entre la comunidad astrofísica, por lo cual muchos de los científicos en el mundo dedican los tiempos que tienen en sus telescopios para observar y seguir las emisiones detectadas por este interferómetro gigante. “Eso significa que no hacen la ciencia de siempre”. 

En el IA-UNAM, agrega, tienen ya una tradición en la investigación y seguimiento de emisiones de rayos gamma, algunos de los cuales estarían relacionados con las fusiones de estrellas de neutrones, como sucedió recientemente, pero de lo cual no tenían certeza hasta que combinaron las detecciones en luz con LIGO. Por otra parte, hay otras emisiones relacionadas con un tipo de supernovas. Así, ahora hay más disposición por observar estas fuentes con los telescopios que antes. 

“La reciente fusión de estrellas de neutrones pudo observarse desde el hemisferio sur del planeta, por lo que en México no pudimos utilizar nuestros telescopios directamente. Esa es la razón por la cual tuvimos que participar en la colaboración internacional, no obstante, si ocurre un destello de rayos gamma —como el que detectó el Telescopio Espacial Fermi dos segundos después de la detección de LIGO— más cerca, normalmente lo habríamos estudiado mediante nuestros telescopios. Lo que sucedió ahora y que no ocurre todos los días, es que todos los instrumentos astronómicos en el hemisferio sur se volcaron hacia este objeto durante varios días”. 

Enfatiza que regularmente hay grupos de investigación, como el de la UNAM, que hace este tipo de observaciones rutinarias con sus telescopios y observatorios, aunque sin poder vislumbrar el fenómeno que les dio origen, a diferencia de la emisión detectada primero por LIGO. “Normalmente hay investigadores que estudian los rayos gamma, que son muchos y comunes, ocurren alrededor de 250 destellos al año, casi uno diario. Pero los astrónomos no dirigen durante tanto tiempo sus telescopios hacia ellos. Somos pocos los que tenemos interés constante en estas emisiones”. 

Alan Watson explica que hay dos formas en las que pueden estudiar los rayos gamma. Los menos energéticos, que no penetran la atmósfera terrestre, son captados por satélites como Fermi y Swift —que no detectó la emisión “escuchada” por LIGO porque estaba del otro lado de la Tierra—, en tanto que los más energéticos son estudiados por observatorios en Tierra, como el HAWC, ubicado a cerca de cuatro mil metros en el volcán Sierra Negra, Puebla. “Estos rayos gamma sí penetran y crean un tipo de brillo que se observa en los tanques de agua de HAWC. Analizando cuántos tanques detectaron la luz se puede trazar de dónde vino y qué tan energético es”, aunque no qué fenómeno lo generó. 

El trabajo científico de Watson tiene muchas facetas, es un astrónomo integral puesto que conjunta dos actividades que regularmente requieren de dos tipos de especialistas. “Me dedico a los telescopios, los organizo, construyo y opero”. Muchos de éstos en México, agrega, dedican gran parte de su tiempo al seguimiento de explosiones de diferentes tipos. “Pero también me dedico al análisis de los datos que obtenemos con estos telescopios y otros para entender lo que estamos detectando, y así avanzar en nuestro entendimiento de qué ocurre en estas explosiones, porque en muchos aspectos todavía son muy misteriosas”.

Imprimir