La muerte en la era digital - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 31 de Octubre, 2017
La muerte en la era digital | La Crónica de Hoy

La muerte en la era digital

Wendy Garrido Granada

“El culto a la vida, si de verdad es profundo y total, es también culto a la muerte. Ambas son inseparables. Una civilización que niega a la muerte, acaba por negar a la vida”, esta cita de Octavio Paz, escrita en su ensayo Todos santos, día de muertos, publicado en su libro más famoso El laberinto de la soledad regresó a mí luego de leer acerca de una aplicación para smartphones que se está desarrollando, llamada With Me.

La app surcoreana pretende recrear la imagen y personalidad de un ser cercano que falleció para que el usuario pueda seguir interactuando con él. With Me utilizará inteligencia artificial y tecnología fotorrealista en 3D para que simule la experiencia de conversar con la persona fallecida y también pueda aparecer en las fotografías.

Imagino una fotografía con mi abuela materna —que falleció justamente un dos de noviembre— sentada en la próxima cena de Navidad y que está ahí gracias a una app y no sé si me reconfortaría. Si mi mamá lo agradecería o le causaría repulsión.  Si esa simulación podría ayudarle a alguien a sobrellevar el dolor de la pérdida. Si es una negación de la muerte y por lo tanto una simulación de la vida.

Hay dos capítulos de la distópica serie Black Mirror que refieren directamente a la muerte y la tecnología. Uno propone algo parecido a la app With Me; el capítulo se llama “Ahora mismo vuelvo”. Relata la historia de una mujer que pierde a su pareja en un accidente de tránsito. Una amiga le sugiere usar un nuevo servicio que permite seguir interactuando con las personas fallecidas, a través de inteligencia artificial. Sólo es necesario subir toda la información  de las redes sociales —videos, comentarios, audios, fotografías, páginas que le gustaban— de su ser querido.  El sistema imita su comportamiento y ofrece conversaciones de voz.

En el transcurso del capítulo a la protagonista le ofrecen todavía algo más perturbador, un androide con las mismas características y comportamiento de su esposo, basado en sus redes sociales. No diré más detalles, porque si no lo ha visto, vale la pena hacerlo.

Y el otro episodio es San Junipero, en el cual las personas mayores o enfermas deciden vivir en un lugar totalmente virtual que simula ser una ciudad aledaña a la playa. Mueren en el mundo físico pero se van directamente a un paraíso creado para recordar sus mejores años y también para experimentar nuevas formas de vida en la eternidad.

Y aunque en Black Mirror llevan mucho más lejos que lo que propone la app de With Me o cualquier otro sistema en la actualidad, ambos capítulos reflejan esta idea de la tecnología y la simulación. Donde el ser humano representa vida más allá de la propia vida. Donde mata lo natural y crea vida artificial. Una que donde se concibe al humano como todo poderoso, como Dios. Pero, probablemente Octavio Paz tenga razón y sea “inútil excluir a la muerte de nuestras representaciones, de nuestras palabras, de nuestras ideas, porque ella acabará por suprimirnos a todos y en primer término a los que viven ignorándolo o fingiendo que lo ignoran”.

Feliz Día de Muertos.

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios