Se exige absoluto respeto al principio de progresividad - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 01 de Noviembre, 2017
Se exige absoluto respeto al principio de progresividad | La Crónica de Hoy

Se exige absoluto respeto al principio de progresividad

Marielena Hoyo Bastien

Cuando fueron “rescatados” los perros del CASO GOLDEN,

en-tien-da-se, no se acreditó ni en tiempo ni en forma su

maltrato porque no lo estaban, y menos bajo las

especificaciones del artículo 350 Ter, con relación al 54,

ambos del Código Penal de la CDMX, pero razón por la

 cual tarde e improcedentemente intervino la

Procuraduría General de Justicia, a través de la FEDAPUR,

su fiscalía especializada, por cierto, ciega, sorda y muda

ante la flagrante CRUELDAD con la que los vendedores

de cachorros del Mercado Sonora se conducen con esas

criaturas, que diariamente y en un promedio de 30,

terminan su corta vida en los depósitos de basura,

ahogándose entre pura mierda.

Sin duda, el propietario de los perros los tenía bajo

condiciones insalubres e incluso de faltas al Trato Digno y

Respetuoso, más situaciones que a lo sumo ameritaban

 un acto ad-mi-nis-tra-ti-vo meritorio de diversas

sanciones, pero… de mugre y desorden no se hubiera

muerto ninguno de esos perros, como en cambio,

resguardados por el Estado, se documenta ya la baja

formal de dos, y por información de la propia depositaria,

la pérdida de seis.

¿Cuántos de estos canes habrán de morir por un hecho

que apesta a encargo?

 

En otro tema poco más preocupante, paso a costo que una gran parte del sector de la protección animal nos encontramos inquietos y harto enojados; en franco levantamiento, pues, porque estando a un par de días, tres a lo sumo, de que concluya el periodo de Consulta Pública al que fue sometido el Proyecto de reforma a la Norma Oficial Mexicana “NOM-042-SSA2-2006. Prevención y control de enfermedades. Especificaciones sanitarias para los centros de atención canina”, a fin de pasar a ser de “Prevención y control de enfermedades. Especificaciones sanitarias para los centros de prevención y control de zoonosis relativa a perros y gatos” (normatividad que rige y la que regiría en tal caso a los antirrábicos), estamos siendo enterados de una muy fuerte presión que se está ejerciendo sobre el Dr. Jesús Felipe González, titular del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE) y como tal, responsable del documento citado; ello, por parte de un grupo de académicos trogloditas, que como miembros o escudándose en el Consejo Técnico Consultivo Nacional de Sanidad Animal, están exigiendo trastocar EL PUNTO más importante respecto a la protección de los animales caídos en esos infiernos.

Estarán de acuerdo, tanto el referido como el Dr. Pablo Antoni Kuri, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, y a la vez Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Prevención y Control de Enfermedades, en que hacia atrás, ni para tomar impulso, por lo que resulta totalmente indecente aprovechar esta reforma para que los hoy todavía Centros de Atención Canina puedan de nueva cuenta ofrecer a los animales ingresados, cuando actualmente ni las criaturas ni sus desechos pueden ser donados, comercializados o regalados para que se experimente sobre ellos o para ser utilizados en prácticas de enseñanza, lo que además de ser una obligación moral, en su momento fue asimismo un acto de mínima justicia para los animales y lo que eliminó el mercado negro que de perros y gatos, sus partes y derivados, que se realizaba desde esos sitios a nivel nacional.

Además, es un hecho que para el efecto de cualquier reforma a ley o a norma debe prevalecer el principio de progresividad, por lo que no se entiende que Facultades de Medicina humana de gran prestigio, nacionales y del extranjero, y algunas de Medicina Veterinaria, hayan optado por promover y hacer uso de modelos plásticos, computacionales, etc., para no seguir machacando con dolor y sufrimiento a seres vivos, y que en nuestro México se pretenda volver a la edad de las cavernas en tono de machismo puro. Otra razón estaría en que tratándose supuestamente de ejemplares clasificados como “riesgo sanitario”, no podrían dejar de serlo en automático a solicitud de la academia, que con ello quiere ahorrarse dinero, con el extra de no tener que dar cuentas sobre lo sucedido a los “pacientes”. 

Y para colmo, en Saltillo, Coahuila, una águila real en libertad terminó muerta por electrocución con el cableado eléctrico.

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios