La partidocracia cruje - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 01 de Noviembre, 2017
La partidocracia cruje | La Crónica de Hoy

La partidocracia cruje

Juan Manuel Asai

Morena.—El partido escriturado a favor de López Obrador sigue el errático camino de su dueño. Da unas de cal y otras de arena. Si fuera por los errores de sus rivales, PRI y el Frente Ciudadano, el tabasqueño tendría asegurada su obsesión de dormir en la cama que fue de Benito Juárez y Margarita en Palacio Nacional, pero lo cierto es que él mismo mete la pata a cada rato, sobre todo recibiendo en sus filas a una pandilla de políticos impresentables, comenzando por el Toro sin Cerca, Salgado Macedonio, y otros de la misma ralea. Otro error mayúsculo fue haber tratado con rudeza innecesaria a Ricardo Monreal. Al grado de que López Obrador ha tenido que tragarse su legendaria soberbia para pedir al zacatecano que se quede con ellos y no se vaya con la mafia del poder.

En Morena hay preocupación por los más recientes estudios de preferencias electorales en la Ciudad de México que señalan una caída de su abanderada Claudia Sheinbaum, y del partido en general. No es que vayan a perder, nada de eso, es que lo que parecía una paliza anunciada es ya una pelea cerrada. La selección en Puebla ya generó otra fisura que puede crecer hasta convertirse en ruptura.

Frente Ciudadano.—Desde la salida de Margarita Zavala el Frente Ciudadano ha pasado las de Caín. Si la ex primera dama consigue la hazaña, casi un milagro, de juntar más de 800 mil firmas antes del 12 de febrero, el Frente está condenado a perder los votos que ella consiga. Tal vez no sean muchos, pero un millón harían una gran diferencia en una elección cerrada como la que se espera. A Ricardo Anaya cada día le salen más propiedades. El éxito económico de su familia política es abrumador y sospechoso y Alejandra Barrales no canta mal las rancheras. Si ambos se hacen a un lado y dejan su lugar a verdaderos ciudadanos connotados, igual y pueden ser competitivos, pero sí se aferran ellos a las candidaturas les pude dar el síndrome Madrazo, y caer a un lejano tercer lugar.

PRI.—Tengo la convicción de que Enrique Peña quiere que el candidato presidencial del PRI sea Luis Videgaray. Lo malo es que todavía no encuentra la cuadratura del círculo. Aunque están en el tricolor los dos mejores prospectos para el 2018, me refiero a José Antonio Meade y José Narro, el gran elector está esperando una coyuntura que sea propicia para su proyecto, con el que arrancó el sexenio, que es dejar a Videgaray en Los Pinos. De hecho, el activismo del secretario de Hacienda tiene dos explicaciones. Es el ungido o juega de señuelo para que la decisión caiga en su gran amigo de la adolescencia y jefe político del grupo dominante en el gabinete de Peña.

Ya se vio que Meade no tendrá mayor problema para ser aceptado dentro de un partido en el que no milita, aunque está por verse a qué sector de la población le atrae su candidatura. José Narro es el aspirante que más puede crecer con el apoyo del mega aparato tricolor. Su potencial es enorme. Lo que hace tiempo parecía un obstáculo, o sea no pertenecer al primer círculo del mandatario desde el inicio del sexenio, hoy se ve como una cualidad. El tercero en discordia es el secretario de Educación, Aurelio Nuño, pero trabajo en la casa presidencial, en el despacho de al lado al del presidente. La cercanía de ánimo es indudable, pero su recorrido es corto.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios