Cultura

A mediados de noviembre reabrirá el Templo de Santa Prisca: INAH

Restauración. Especialistas del INAH trabajan en el inmueble histórico que tuvo daños moderados por el 19-S. Se reparan grietas y resguardan pinturas y esculturas. El templo es un icono del barroco de América, es un portento de arquitectura, riqueza artística y religiosa, uno de los tesoros de la nación, dice Arturo Balandrano

El Templo de Santa Prisca y San Sebastián (Taxco, Guerrero) será reabierto parcialmente a mediados de noviembre luego de que especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia realicen trabajos de limpieza y fijación, así como la construcción de un presbiterio provisional, por los daños que el recinto sufrió a raíz del sismo del 19 de septiembre.

Los trabajos son realizados desde hace 39 días, de manera ininterrumpida por 49 especialistas del INAH, quienes han retirado 60 kilos de polvo de los retablos y 86 metros lineales de calafateo preventivo de grietas y fisuras en bóvedas, por lo que el templo tendrá una inversión primaria de 8 millones otorgados por el gobierno del estado, la fundación Los amigos de Santa Prisca y la parroquia, más 4 millones de pesos que aportará la Secretaría de Turismo.

“El Templo de Santa Prisca es un icono del barroco de América, es un portento de arquitectura, riqueza artística y religiosa, uno de los tesoros de la nación. El sismo generó daños importantes, pero por la solidez y buena factura de esta arquitectura, el templo resistió”, dijo Arturo Balandrano, coordinador nacional de Monumentos Históricos, del INAH.

El grupo de arquitectos, etnólogos y antropólogos ha asegurado 20 elementos del templo que se encuentran en riesgo, además de resguardar 19 lienzos y cinco esculturas, luego de realizar 7 mil 709 imágenes obtenidas con el Dron Diji Phantom 3, 11 mil 190 fotografías terrestres y 200 escaneos láser de todo el edificio.

Como parte del equipo de trabajo hay personal del Centro INAH Zacatecas, que forma parte del programa Centro INAH ayuda a otro Centro INAH, comandados por Carlos Augusto Torres, quien explicó que el Templo de Santa Prisca tuvo desprendimientos de pintura de bóvedas, grietas e incluso colapso de elementos ornamentales, como piezas de las cornisas.

Augusto Torres detalló que en el equipo hay restauradores de inmuebles, ingenieros civiles y arquitectos, porque se trata de una labor interdisciplinaria: “Llegamos el 23 de septiembre para hacer una evaluación del templo. Santa Prisca se encuentra construida sobre una ladera, se revisó la nivelación del piso y pudimos determinar que ninguno de los retablos de la fachada sufrió daño; sin embargo, la cúpula del edificio está sobre relleno, por lo que ahí estuvo la mayor afectación”.

El funcionario añadió que debido a las afectaciones, el Templo de Santa Prisca se podría catalogar como inmueble con daños moderados, por lo que al interior de la edificación se aprecian dos andamios, uno en la bóveda principal que mide 19 metros de altura, espacio que después será ocupado por un presbiterio provisional, ya que se prevé, el templo sea reabierto de manera parcial el 12 de noviembre, y de manera total en seis meses.

GUERRERO. La información sobre la situación del Templo de Santa Prisca y San Sebastián forma parte del “Informe de afectaciones por sismos en el mes de septiembre de 2017 y acciones emergentes en el estado de Guerrero”, en el que se detalla que 93 inmuebles de la entidad resultaron con afectaciones en localidades como Xochihuehuetlán, Olinalá, Tepecuacuilco, Atenango del Río y Buenavista de Cuéllar.

La directora del Centro INAH Guerrero, Blanca Jiménez, señaló que en la entidad federativa hay “33 municipios afectados, 93 monumentos históricos de propiedad federal, afectaciones en cuatro museos y en cinco zonas arqueológicas, que son daños menores. En Atenango del Río fueron los daños más severos”.

La funcionaria detalló que en Taxco, Guerrero, hay más de 20 zonas con daños y 11 inmuebles afectados en la cabecera municipal como la Preciosa Sangre de Cristo y el Templo del Señor de Ojeda.

“De los 93 monumentos, 11 tienen daños severos, 38 moderados y 44 con daños menores. Hemos visitado a 35 inmuebles con aseguradora, con quien estamos acordando trabajar lo más pronto posible en la mayoría de los inmuebles”, especificó Blanca Jiménez.

En su oportunidad, Arturo Balandrano hizo un balance en el que comentó que de los mil 821 inmuebles, 21% de ellos tienen daños severos, 60% daños moderados y 19% daños menores, por lo que se requerirán 11 mil 500 millones de pesos, cifra que aumentó, pues en un inicio, María Cristina García, secretaria de Cultura federal, había dichom que eran 8 mil millones de pesos.

“La primera etapa la hemos estimado de aquí a enero de 2018 para atender el primer 20% de daños menores. En 2018 creemos que podremos avanzar de manera importante en el 60% de daños moderados, y queremos tener para mediados de 2018, los proyectos ejecutivos de los que tienen daños severos y poder iniciar todos los frentes que nos falten, en la segunda mitad de 2018, con objeto de que en esta administración podamos entregar las mejores cuentas posibles y dejar clara la ruta crítica a seguir para continuar las obras que habremos iniciado en todos los frentes para poder terminar en 2020”.

Balandranó concluyó con que primero agotarán los gastos de las aseguradoras, luego acudirán al Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y que una tercera vía serán las aportaciones de terceros que ya iniciaron con las aportaciones que realizó la Fundación Carlos Slim.

Imprimir