Muestran el rojo mexicano en la obra de Rubens, Van Gogh, Velázquez, Renoir… | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 07 de Noviembre, 2017

Muestran el rojo mexicano en la obra de Rubens, Van Gogh, Velázquez, Renoir…

La exposición La grana cochinilla, conformada por 70 piezas, se abre al público el próximo viernes en Bellas Artes. Describe cómo el pigmento fue esencial para los grandes maestros europeos y nacionales

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La exposición Rojo mexicano. La grana cochinilla en el arte es un recorrido estético de cómo este pigmento que se produce con el parásito del nopal tuvo un impacto relevante en las obras de los grandes maestros de la pintura como Rubens, Tiziano Vecelino, Zurbarán, Tintoreto, Van Gogh, Turner, Velázquez, Gauguin, Van Dyck,  Renoir, Villalpando y Anguiano, entre otros. 

En la muestra, que se inaugura mañana jueves y abre al público el 10 de noviembre en el Palacio de Bellas Artes, se exhibirán 70 obras divididas en cuatro núcleos, entre la cuales destacan piezas que por primera vez se exhibirán en México como La deposición de Cristo, de Tintoreto; La recámara de Van Gogh en Arlés, de Van Gogh; Buenos días señor Gauguin, de Gauguin; y La visita a la tumba, de William Turner.

CUATRO SIGLOS. El insecto Dactylopius coccus se utiliza desde la época prehispánica para crear la grana cochinilla, un colorante de color rojo con el cual los pueblos originarios pintaban sus códices y otra serie de objetos. Fue el segundo producto de exportación del país, después de la plata, desde el siglo XVI al XIX y, en ese tiempo fue utilizada por grandes pintores de Europa y nacionales, e incluso el rey Carlos V pidió a Hernán Cortés información sobre este pigmento, señaló la directora general del INBA, Lidia Camacho.

Por su parte, el curador de la muestra, Georges Roque, explicó que en las cortes reales europeas, como la de Luis XIV, mandó a decorar con tapices que tenían este rojo mexicano habitaciones del Palacio de Versalles, lo que manifestaba un símbolo de opulencia.

Recordó que en la época prehispánica, este pigmento está en los códices y en la actualidad se utiliza como colorante natural en la industria farmacéutica, alimenticia y cosmética, porque el artificial es en muchos casos tóxico.
En un recorrido por la exposición, se recordó que en 2014 se realizó el Coloquio Internacional sobre la grana cochinilla en el arte, organizado también por el Museo del Palacio de Bellas Artes y la Secretaría de Cultura de Morelos, “esto es el origen de esta muestra que presenta 49 obras procedentes de colecciones nacionales  y 21 de acervos internacionales como National Gallery of Londres, Art Institute of Chicago, Metropolitan Museum of Art de Nueva York,  y el Musée d´Orsay de París,

Al respecto, el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Miguel Fernández Félix, destacó que con los conocimientos generados en el coloquio internacional, hoy se sabe que en 15 estados del país se produce grana cochinilla, pero además “es un ejemplo de la colaboración para presentar una exposición de gran calidad”.

NÚCLEOS. La muestra inicia con el mural Historia de los colorantes en México, de Raúl Anguiano, y es una retrospectiva de cómo se producía y usaba la grana cochinilla y otros pigmentos desde la época prehispánica hasta nuestros días con sus técnicas industriales. Es la introducción donde hay piezas importantes como Lienzo, Cueva de Gallo, que data el año 300 a.C. 

Después está el primer núcleo “Textil y artes plásticas”, en el cual se muestra cómo la graba cochinilla tuvo una enorme demanda comercial en Europa por artistas y tintoreros y así se convirtiera en la segunda fuente de ingresos para la Corona española. En esta sala se pueden apreciar obras como La deposición de Cristo, de Tintoreto; San Juan escribiendo el Apocalipsis, de Martín de Vos y Magdalena penitente, de Francisco de Zurbarán.

 El recorrido llega al tercer apartado, que es “La cochinilla, color del poder religioso”, en donde este color rojo se significa en la pintura europea y mexicana para la representación de personajes acaudalados, políticos, religiosos, además de los temas dedicados al cristianismo con imágenes de la Virgen, santos, y entre éstos destacan la obras Cabeza de Cristo, de El Greco; El martirio de San Lorenzo, de Andrés de la Concha; y La virgen de Guadalupe, de Cristóbal de Villalpando. 

El tercer núcleo es “La cochinilla, color y poder civil”, en la cual los cuadros son un acercamiento a la clase poderosa como la nobleza, religiosos, los grandes ricos de Europa y personajes influyentes. De esta sala destacan el retrato de Isabelle Brandt, de Paul Rubens; Retrato del Arzobispo Fernando de Valdés, de Diego Velázquez; Retrato de hombre con armadura, de Tiziano; y Retrato del príncipe Charles Louis, de Van Dyck.

La exposición cierra con la obra producida en el siglo XIX y que marca un cambio en el uso de la grana cochinilla en las piezas. Por un lado se dejó de usar como símbolo de poder y, por toro, aparecieron nuevo pigmentos sintéticos que la fueron desplazando. De este periodo se puede apreciar obras como La recámara de Van Gogh en Arlés”, de Vincet van Gogh; Madame Léon, de Aguste Renoir; y Buenos días señor Gauguin, de Paul Gauguin.

Imprimir