El medio ambiente mundial va en ruta inevitable de colisión: Sarukhán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 08 de Noviembre, 2017

El medio ambiente mundial va en ruta inevitable de colisión: Sarukhán

Individuos como Trump y Obama no harán un cambio, sino la estructura económica de EU, señala el coordinador de la Conabio. Continúan conferencias Biodiversidad Mexicana en El Colegio Nacional

El medio ambiente mundial va en ruta inevitable de colisión: Sarukhán | La Crónica de Hoy
José Sarukhán encabeza las conferencias en El Colegio Nacional, que continúan hoy

“Vivimos frente a una catástrofe en construcción en la degradación del medio ambiente, atizada por las políticas de Donald Trump adversas al combate al cambio climático; sin embargo, aún con sus buenas intenciones, Obama no logró cambio alguno durante su administración”, señaló José Sarukhán.

Durante el ciclo de conferencias Biodiversidad Mexicana en El Colegio Nacional, el coordinador nacional de la Conabio enfatizó que el problema son los industriales que financian las campañas y de los legisladores y personajes como Trump. Después de su paso por la Casa Blanca, habrá que retomar el camino en materia de investigación para resarcir el daño, agregó.

El gobierno francés invitó a un centenar de jefes de Estado y de gobierno a la Cumbre de París el próximo 12 de diciembre, que se llevará a cabo después de la 23 conferencia de la ONU sobre el cambio climático (COP 23), que culmina el 17 de noviembre en Bonn (Alemania). Estados Unidos no está invitado, por su falta de compromiso con en el tema. 

La salida de los EU de los Acuerdo de París para reducir las emisiones contaminantes que generan el cambio climático, el cual si bien no es obligatorio ni establece tiempos para lograrlo. No obstante, la bofetada estadunidense le ha generado una carga política global negativa y una condena social como sólo Donald Trump y su gobierno saben exacerbar. 

Pero Trump, Obama, Macron, Merkel, Peña… y cualquier otro mandatario, son una pieza pequeña en un tablero donde los jugadores más importantes no están a la vista. “Vivimos frente a una catástrofe en construcción en la degradación del medio ambiente”, dice José Sarukhan, y nadie de los mencionados podrá detenerla, aunque pueden intentarlo.

El desencuentro Trump-París (mundo) después de su salida de tan simbólico acuerdo es como una rabieta adolescente, refiere el Sarukhán, en un juego perverso donde sirve a los intereses de las cúpulas industriales de su país, quienes lo apoyaron en su campaña. “Esto puede ser preocupante, pero ni siquiera Barack Obama, que decía estar interesado en avanzar nacionalmente en contra de los problemas ambientales globales, tanto cambio climático como pérdida de biodiversidad, pudo hacer algo”.

El exrector de la UNAM y miembro de El Colegio Nacional explica que eso se debe a que el Congreso de los Estados Unidos está constituido por congresistas pagados por los intereses económicos fuertes de EU: industria petrolera, industria automotriz, industria del carbón, agroindustria… “Por lo tanto hacen lo que… sus patrocinadores dicen, porque durante la gestión de Obama no hubo avances a nivel nacional”.

Donde sí existieron logros, añadió, fue en varias ciudades y a nivel local, estados que se movieron a una velocidad mucho más rápida que lo hecho nacionalmente. “Eso podría ser un motor que genere cambios”.

Durante el ciclo de conferencias Biodiversidad Mexicana —que conmemoran el 25 aniversario de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio)—, realizadas en El Colegio Nacional, enfatizó que el titán del problema medioambiental mundial ya ha sido desatado, no obstante Obama o Trump. 

“Lo que sí pasa conforme transcurre el tiempo y seguimos haciendo las mismas cosas, es que cada vez más serán mayores los costos, dificultades, problemas y consecuencias de los efectos por la modificación del clima y pérdida de la biodiversidad, con un precio social y económico mucho más elevado de lo que se imaginan. No hay vuelta de hoja”. 

Pero la justificada alerta, puntualizó, no significa que tampoco haya nada que se pueda hacer. “Hagamos de cuenta que queremos parar un auto en ruta de colisión contra una pared. Si bien va a una velocidad de 80 kilómetros por hora hacia el impacto, lo que podemos hacer es que disminuya su velocidad a 20 o 30 kilómetros”. 

La exacerbación del problema es preocupante, enfatizó, puesto que el mundo pasó de registrar 405 partes por millón de carbón en la atmósfera, cuando antes de la Revolución Industrial era de 280, y sigue aumentando porque la tasa de acumulación  atmosférica es mayor cada año. “Individuos como Trump y Obama no harán un cambio en ello, sino la estructura económica de los Estados Unidos y en otras partes del mundo”. 

LOS MARES. Durante el encuentro en El Colegio Nacional, ayer se llevó a cabo una jornada más de conferencias entorno al aniversario de la Conabio, encuentro que continúa hoy. En su exposición el día de ayer, Sergio Cerdeira, subcoordinador de Monitoreo marino de la institución fundada por Sarukhán, llevó a cabo una exposición sobre este tema. 

En la sesión se recordó un artículo publicado recientemente en la revista Science, donde puntualiza que las principales causas de la destrucción y pérdida de biodiversidad en las costas son: destrucción del hábitat, sobrepesca, contaminación por actividad agrícola e industrial, introducción de especies exóticas y cambio climático, con énfasis en que esta última no es la más importante en el corto plazo.  

El especialista tomó como ejemplo la península de Yucatán para enmarcar este tipo de problemas hoy en día. “Pensemos en todos los hoteles de la región, jalando cientos de inodoros a la vez, aunque no lo conciban eso repercute en los corales marinos (…), porque todo lo que se hace en tierra repercute en el mar. Hoteles, casas, agricultura, todo afecta el mar. Todo lo que hace el hombre en la tierra degrada la zona costera, pero nos repercutirá de regreso, el hombre cosechará lo que está sembrando”.  

Imprimir