Destapes, sin margen de error - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 08 de Noviembre, 2017
Destapes, sin margen de error | La Crónica de Hoy

Destapes, sin margen de error

Juan Manuel Asai

La ronda de destapes de candidatos presidenciales entró a su cuenta regresiva. Los partidos políticos ya tuvieron tiempo suficiente para pensar y repensar lo que les conviene y el momento de decisión toca a su puerta. Los partidos no sólo tienen que decir las palabras mayores, tienen que preparar un evento de destape de alto impacto, que ponga a su candidato en movimiento acelerado desde el primer día. El arranque flojo puede ser definitivo.

El candidato a vencer es López Obrador. Arranca la competencia formal con una ventaja en casi todos los sondeos conocidos. No es raro, porque es candidato desde hace lustros, todo mundo ha oído hablar de él, y en su partido, no habrá proceso interno ni tendrá competencia. Lo único que tiene que pensar es cuándo será su destape y a quien dejará como presidente de su partido. Ya se sabe que eso de los dedazos no se le da y sus recientes nombramientos, como Puebla y Jalisco, le han salido mal.

Ha podido hasta hoy correr solo. La verdad es que sus propuestas, disparatadas, como esa de viajar por el país en una avioneta de cuatro plazas, no le generan más simpatía sino que por el contrario causa honda preocupación porque se trata de ocurrencias que pasan en un candidato que está jugueteando, pero que un jefe de Estado no se puede permitir. Morena es fuerte en el Altiplano. Su arsenal de votos es la Ciudad de México y el Estado de México, pero hay muchos estados donde su presencia es apenas testimonial y numeritos como los empujones y jalones de pelo de la Asamblea Legislativa lo ponen a ojos de los ciudadanos indecisos como un partido de rijosos.

Los del Frente Amplio están atrapados en un tobogán cuesta abajo. La idea, el concepto, la propuesta política atrae, pero el empecinamiento de Anaya y Barrales de apandillarse las candidaturas a la Presidencia y a la jefatura de Gobierno les ha impedido crecer. El Frente si quiere ser competitivo tiene que tomar riesgos y meter a los ciudadanos en sus procesos. Si personajes como Moreno Valle o Mancera les hacen un vacío sus posibilidades de triunfo se reducen. Las encuestas tienen a Ricardo Anaya con muy pocas posibilidades. Es un tipo hábil pero si piensa que puede ganar solo se equivoca, y solo podrá obtener consenso para su candidatura si la gana en buena lid y no agandallando como es la especialidad de la casa.

En el PRI sería riesgosa incurrir en una sorpresa. Si para estas alturas el candidato resulta ser otro que no sea Meade, el partido tendrá que gastar el doble de energía para posicionarlo. Creo que Nuño y Narro tienen que competir en el 2018, pero desde otras posiciones, ya sea para el Senado o para la Ciudad de México. Meade ya hizo parte de la tarea, pero es cierto que no forma parte del grupo más cercano al Presidente, en el que sí está Nuño, pero creo que como están las cosas ese factor, la cercanía al ánimo del presidente, no puede ser el factor decisivo. Lo que se tiene que buscar es un candidato que pueda ganar, el que tenga más posibilidades que compita. Incluso un gran candidato, con el mejor equipo, no garantiza el triunfo. Si quiere mantener el poder el PRI no tiene margen de error.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios