Lúgubre pasajero | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 08 de Noviembre, 2017

Lúgubre pasajero

La falta de recursos llevó a un grupo de personas a trasladar un muerto en el Metro ◗ Transportaron el ataúd de la estación Allende a Tasqueña, ambas de la Línea 2

Lúgubre pasajero | La Crónica de Hoy

Una gran sorpresa se llevaron algunos usuarios del Metro cuando observaron que un grupo de personas cruzó los torniquetes y abordó un tren con un ataúd.

Fuentes del Sistema de Transporte Colectivo informaron que la familia no tenía recursos para pagar un servicio funerario, por lo que pidieron a Nicolás Hernández, policía encargado de la vigilancia en la estación Allende, que los dejara pasar con el ataúd. Las personas, con todo y caja, se bajaron en la estación Tasqueña, ante el asombro de los usuarios.

El pasado martes 7 de noviembre alrededor de las 13:30 horas, seis personas entraron a la estación del Metro Allende de la Línea 2, que corre de Cuatro Caminos a Tasqueña, cargando un féretro.

De acuerdo con los reportes, la familia argumentó no tener dinero para el flete del ataúd, por lo que suplicaron al oficial comisionado a resguardar las instalaciones de la Red Metro que los dejara trasladar el féretro.

Nicolás Hernández, con placa 28423, permitió el acceso de tres hombres y dos mujeres quienes pagaron su respectivo boleto de Metro y entraron al área de andenes.

La escena sorprendió a los pasajeros; incluso uno de ellos tomó una fotografía y la difundió a través de redes sociales. La imagen muestra  el momento en que las seis personas pasan los torniquetes con el féretro en alto.

Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos celebraron la acción del elemento de la Policía Bancaria Industrial pues, “a veces es difícil pasar por momentos en donde no se tiene ni un quinto y después pasar por la pérdida de un ser querido”.

También hubo críticas en contra del agente pues algunos inconformes calificaron el hecho como “una falta de respeto y absurdo”.

EN OTROS TIEMPOS TRANSPORTABAN DIFUNTOS. En las primeras décadas del Siglo XX, las familias estilaban realizar el cortejo fúnebre con la ayuda del tranvía.

Alrededor del año 1900, cuando el gobierno mexicano permitió a la Compañía de Ferrocarriles del Distrito Federal la entrada del tranvía eléctrico, y se inauguró la primera línea que entraba al Panteón Dolores. Las familias pedían el servicio de cortejo fúnebre para los difuntos.

 

Imprimir