Juez acepta como pruebas, fotos y video de El Inocente en partido de futbol | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Noviembre, 2017

Juez acepta como pruebas, fotos y video de El Inocente en partido de futbol

Demuestran que estaba en el estadio Azteca cuando ocurrió el homicidio del que se le acusa. Ahora enfrentará el juicio oral

Juez acepta como pruebas, fotos y video de El Inocente en partido de futbol | La Crónica de Hoy

Un juez de control en el Estado de México aceptó como pruebas las imágenes fotográficas y de televisión donde Salvador Becerril Ortiz aparece en la tribuna del estadio Azteca al momento del asesinato del cual lo acusan.

Esta era la última oportunidad para admitir estos indicios, rechazados durante toda la etapa de investigación. Con esta decisión judicial se cerró la etapa intermedia, para dar paso al juicio oral.

El nuevo sistema penal acusatorio está vigente desde 2013 en el Edomex, uno de los estados en los cuales se puso en marcha con anticipación, a manera de prueba.

Crónica contó esta historia apenas en días pasados…

Salvador se encuentra preso en el penal de Chiconautla, donde es conocido como El Inocente.

Es fan del equipo América y lo culpan del homicidio de un joven de nombre Román Munguía Alemán, ocurrido el sábado 20 de abril de 2013 a las 9:15 de la noche, frente a su domicilio en la colonia Central Michoacana, de Ecatepec.

A esa misma hora Chava es ubicado entre la porra americanista, detrás de la portería norte del Coloso de Santa Úrsula, donde se jugaba el partido América-Pumas. Así lo demuestran diversas tomas televisivas y fotografías publicitarias obtenidas por su defensa desde junio de 2016, aunque el Ministerio Público siempre se opuso a su admisión.

“Se aceptan las pruebas”, dijo durante la última audiencia intermedia el juez Armando González Osorio.

“Fue la mejor noticia que pudimos recibir, era fundamental para probar la inocencia de mi hijo”, comentó a este diario doña Isabel Ortiz, madre del inculpado.

“Si no se hubieran admitido estos videos y fotos, ya no habrían podido ser presentados durante el juicio oral, quizá como pruebas suplementarias hasta después de dictarse la sentencia, ¿y ya para qué? Hoy tenemos una luz en el túnel”, refirió José Luis Becerril, tío de Salvador.

Las imágenes fueron compartidas por el Club Universidad, y su autenticidad se corroboró por medio de un escaneo y un software de identificación facial.

Otras de las pruebas a favor son fotografías panorámicas de los aficionados en las gradas, difundidas como publicidad virtual en el sitio web fambolero.com… Mediante una aplicación con la cual es posible girar el ángulo 360 grados y acercar la visión, Chava también es encontrado en el graderío entre las 20:58 y las 21:30 horas de ese día.

Más de 20 testigos, todos integrantes de la porra, confirman su presencia en el Azteca.

Salvador, de 34 años, es dueño de un pequeño acuario en el mercado Jardines de Aragón. Sí conocía a Román -quien padecía ataques epilépticos-, pues ofrecía sus servicios a los comerciantes como mandadero o ayudante, y a la par instalaba alarmas y equipos de autoestéreo.

La acusación contra Chava sólo se basa en los dichos de Leticia Alemán, madre del asesinado, quien ante el MP aseguró haber escuchado detonaciones y haber visto un coche negro parecido al del hoy acusado,  en huida veloz.

Ese testimonio se contradijo con el reportado por el policía Ismael Popoca, el primero en llegar al lugar de los hechos.  La declaración ministerial del oficial fue: “Encontré el cadáver en la banqueta, la mamá del fallecido no dio ningún dato de importancia, porque aseguró que no presenció los hechos”.

Otro testigo en contra es conocido como “Arturo”, quien apareció hasta dos años después del homicidio. Frente a la Fiscalía de Ecatepec dijo ser amigo de Salvador y de su hermano Armando, quien fue involucrado en el crimen y hoy también está preso en Chiconautla.

“Estaba con ellos desde las 8 de la noche, nos habíamos reunido para tomar unas cervezas… Subimos al auto: yo atrás, Armando iba manejando y Salvador en el asiento del copiloto. Nunca supe dónde íbamos, de repente vi a un chico caminando en la calle, Salvador bajó del auto y sacó un arma… Me dio miedo y salí huyendo”, narró el testigo fantasmal.

Los hermanos no lo conocen. Presentó ante las autoridades una identificación ilegible y jamás ratificó su declaración.

La próxima audiencia del caso está programada para el 16 de noviembre.

 

Imprimir