Breve historia de los triunfos latinos en los Premios Oscar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Noviembre, 2017

Breve historia de los triunfos latinos en los Premios Oscar

Primera Parte. En el inicio de la carrera por la cumbre del cine Crónica recuerda a los 27 representantes de Latinoamérica quienes han obtenido al menos una estatuilla dorada

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Festivales de cine como Cannes, Venecia, Toronto o Berlín en los que se exhibe una selección de lo mejor del cine mundial, han tenido los mismos efectos de glamour, lujo y calidad que las ceremonias de premios académicas como los BAFTA (Inglaterra), los Goya (España), los César (Francia), los Lola (Alemania) y sobre todo los Premios Oscar de Estados Unidos que se han colocado como los galardones más importantes del séptimo arte por el poder de su industria, más allá que por su calidad fílmica.

La historia de ganadores y vencidos en el cine se ha regido por estos festivales y ceremonias y como cada cierre de año la competencia por alcanzar la gloria se convierte en codicia. Para los países latinoamericanos en los últimos años se ha hecho especial figurar a nivel mundial, debido a que la cinematografía de cada país ha logrado superar sus carencias al utilizar el arte cinematográfico como una expresión de desahogo de su historia. Hoy en día las películas de países latinos como México, Brasil, Argentina y Chile, son reconocidas en el mundo como las más diversas, complejas y ricas en calidad junto las de otros países como Rumania, Corea del Sur y Hungría, por mencionar algunas.

El séptimo arte cuya historia ha sido pautada por el desarrollo del cine estadunidense, francés, inglés, italiano y alemán, destacando honrosos casos como el danés, ahora vive un momento de globalización que ha hecho fuerte a otras cinematografías. Se acerca una entrega más de los Premios Oscar y hace unas semanas se dieron a conocer las representantes de cada país, por lo que Crónica echa una mirada a la historia de los latinos en esta entrega de premios (primera parte) y analizará las cintas latinas que formarán parte de la competencia de este año (segunda parte) en tiempos en los que, hay que decirlo, el presidente de Estados Unidos tiene de enemigo al resto de los países americanos.

Recuento. Pocos, realmente muy pocos, nombres latinos han figurado en la historia de los Premios Oscar desde que comenzaron. La mayoría de ellos se encuentra en las últimas dos décadas. Sobre las películas que han figurado aún son menos.

Un hito se marcó en 1950, cuando el portorriqueño José Ferrer se convirtió en el primer hispano en ganar el Oscar en la categoría de Mejor Actor por su papel en la película Cyrano de Bergerac. Sin embargo, aunque fue el primer premio importante en realidad el primer latino ganador fue el mexicano Emile Kuri quien obtuvo dos Oscar a Mejor Diseño de Producción, primero por La heredera (1949) y más tarde por Veinte mil leguas de viaje submarino (1954).

Posteriormente, en los galardones para actuación, tocó el turno para el mexicano Anthony Quinn quien fue dos veces ganador del Premio Oscar bajo la categoría de Mejor Actor de Reparto: Primero, en 1952 por el film ¡Viva Zapata!, y la segunda vez en 1956 por su papel en El loco del pelo rojo.

Otros latinos que ganaron después fueron Rita Moreno, de origen puertorriqueño que ganó a Mejor Actriz de Reparto en 1962 por su trabajo en la cinta West Side Story: “Antes de West Side Story siempre me ofrecían papeles estereotipados de latinas. Las Conchitas y las Lolitas de los westerns. Siempre estaba descalza, era humillante, vergonzoso, pero lo hice porque no había nada más. Después de West Side Story era más o menos la misma cosa. Muchas historias de pandillas”, dijo en una entrevista al Miami Herald en 2008, en una declaración que define muy bien la discriminación artística que ha existido en estos premios, sobre los latinos, por lo cual el significado de cada premio se vuelve relevante.

En esta misma categoría han sido nominadas en todos estos años otras cinco latinas, y solo una de ellas ganó: Lupita Nyong’o, por su papel en 12 años de esclavitud. Nyong’o nació en México, pero fue criada en Kenia.

Los siguientes ganadores fueron los mexicanos Manuel Arango y Robert Amram, de origen húngaro, quienes, en 1971, recibieron dos premios de la Academia en las categorías de Mejor Corto Documental y Mejor Cortometraje con el filme Centinelas del Silencio y que además tiene el valor de ser la única ocasión en la historia en que un cortometraje se lleva las dos categorías.

En 1972 tocó el turno al cineasta español, naturalizado mexicano Luis Buñuel, quien obtuvo el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa por el filme El discreto encanto de la burguesía, una película rodada y producida en Francia. Posteriormente el también mexicano Gonzalo Gavira formó parte del equipo de la cinta El exorcista, que recibió el Oscar a Mejor Sonido en la ceremonia de 1974, bajo la dirección de sonido de Robert Knudson y Christopher Newman.

Más de una década después llegó uno de los grandes triunfos del cine latinoamericano en los Oscar con la cinta argentina La historia oficial (1985), dirigida por el cineasta Luis Puenzo y protagonizada por Héctor Alterio y Norma Aleandro. Fue la primera de las dos películas latinas en ganar el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa. Relata la historia de una familia que debe hacer frente a las consecuencias la dictadura militar que atravesó la Argentina entre 1976 y 1983. Por obra de la casualidad, el premio es concedido en el décimo aniversario del golpe militar de 1976.

En la década de los 90 la participación latina fue casi nula sin embargo se le otorgaron a dos argentinos estatuillas doradas en apartados técnicos: El primero de ellos fue Eugenio Zanetti, en 1995, quien ganó a Mejor Diseño de Producción por su trabajo en Restoration y un año después Luis Bacalov ganó a Mejor Banda Sonora por Il postino.

Otro premio destacado es el del puertorriqueño, nacionalizado español Benicio del Toro quien ganó en el 2000 el Oscar a Mejor Actor de Reparto por su papel en la película Traffic. Tres años después fue nominado por la película 21 Gramos, del mexicano Alejandro González Iñárritu. Es el único latino que ha ganado por un papel de habla hispana

Más tarde tocó el turno para la diseñadora de arte Briggitte Broch, una alemana que tiene la doble nacionalidad porque ha vivido la mayoría de su vida en la ciudad de México y que en el 2002 recibió el premio a Mejor Diseño de Producción por su trabajo en Moulin Rouge!, de Baz Lhurmann, y quien además había recibido una nominación cinco años antes por Romeo y Julieta. Un año más tarde Beatrice De Alba recibió la estatuilla dorada a Mejor Maquillaje por su trabajo en la cinta Frida, de Julie Taymor.

El compositor argentino Gustavo Santaolla recibió la estatuilla dorada por dos años consecutivos. En 2005 ganó en Mejor Banda Sonora por la película El secreto en la montaña y al año siguiente volvió a ganar por Babel. Mientras que el cantante y compositor uruguayo Jorge Drexler recibió en el 2005 el Premio de la Academia a Mejor Canción Original por el tema “Al otro lado del río”, soundtrack oficial de la película Diarios de Motocicleta.

Entonces llegaron algunos de los grandes triunfos. Muchos de ellos de la generación dorada del cine mexicano. En el 2006, dos mexicanos fueron ganadores por su trabajo en El laberinto del fauno, del aclamado Guillermo del Toro, se trata de Eugenio Caballero, que ganó en la categoría de Mejor Diseño de Producción y de Guillermo Navarro que hizo lo propio en la competencia a la Mejor Fotografía. Dicha película recibió un total de tres premios, de los seis a los que aspiraba.

En el año 2009, el director argentino Juan José Campanella obtuvo la estatuilla a la Mejor Película de Habla no Inglesa por el filme El secreto de sus ojos. Es la segunda película argentina en ganar un Oscar, y ocurrió por la fábula moral de un oficial de juzgado obsesionado por un brutal asesinato ocurrido veinticinco años antes, en 1974, decide escribir una novela sobre el caso, del cual fue testigo y protagonista, que está ligada a la historia de amor secreto de su vida.

Luego vino la conquista de la mirada latina que ya había iniciado Navarro. En el 2013, el director chileno Claudio Miranda ganó el Premio Oscar a Mejor Fotografía por la película Una aventura extraordinaria. Además, Miranda fue nominado por el film El curioso caso de Benjamin Button.

Después de él el premio se quedó en Latinoamérica por otros años pues Emmanuel Lubezki tuvo un reinado de tres ediciones consecutivas recibiendo el mismo premio: En 2014 lo hizo por Gravity, un año después por Birdman y la joya de su corona llegó en el 2016 cuando la obtuvo por El renacido.

Los últimos filmes mencionados fueron protagonistas de las más recientes ediciones y fueron dirigidos por mexicanos. En el 2014, Gravity convirtió a Alfonso Cuarón en el primer latino en ganar el premio a la Mejor Dirección y además ganó otra estatuilla en la categoría de Montaje.

Un año después el protagonista fue Alejandro González Iñárritu, que no solo se quedó con la estatuilla en Dirección, sino que además su filme Birdman fue la Mejor Película del año y recibió un premio más por Guion, junto a los argentinos Armando Bo y Nicolás Giacobone, que también se suman a la lista. El siguiente año tocaría repetir a Mejor Director por El renacido.

Cabe destacar que también el cine chileno brilló en el 2016 cuando los jóvenes cineastas Gabriel Osorio y Patricio Escala ganaron el premio al Mejor Cortometraje de Animación por su filme Historia de un oso.

 

Menciones especiales

* En categorías actorales destaca que siete actrices de América Latina han sido nominadas para Mejor Actriz de Reparto, lográndolo ganar dos de ellas: Katy Jurado (1954; mexicana y primer latinoamericana en ser nominada a un Oscar), Susan Kohner (1959; méxico-americana), Rita Moreno (1961; puertorriqueña y primera en ganarlo); Norma Aleandro (1988; argentina), Rosie Perez (1993; puertorriqueño-americana), Adriana Barraza (2006; mexicana), Bérénice Bejo (2011; argentina) y Lupita Nyong’o (2013; kenyana-mexicana ganadora por 12 años de esclavitud).

* A mejor Actriz solo ha habido tres nominaciones latinas sin éxito: La primera fue la brasileña Fernanda Montenegro en 1998 por Central do Brasil, seguida de la mexicana Salma Hayek en 2012 por Frida y luego la colombiana Catalina Sandino Moreno en 2004, por María, llena eres de gracia.

* Finalmente a Mejor Actor solo destacan dos nominados más que no consiguieron el premio, Anthony Quinn en 1958 por Viento salvaje y en 1965 por Zorba, el griego; y Demián Bichir en 2012 por Una vida mejor.

Sobre el tema de la categoría de Mejor Película de Habla no Inglesa se hablará en la segunda parte del especial.

 

Imprimir