La democracia plena es todavía un anhelo - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 12 de Noviembre, 2017
La democracia plena es todavía  un anhelo | La Crónica de Hoy

La democracia plena es todavía un anhelo

Maria Elena Álvarez de Vicencio

En nuestra época la democracia es una aspiración  de la mayoría de los pueblos, pero no a todos les es fácil arribar a ella. Algunos  la tienen muy precaria, si se considera que el deber ser de la democracia exige que todos los ciudadanos sean iguales ante la ley, sin ninguna exclusión. No obstante que la igualdad jurídica por sí misma no elimina las desigualdades, con esa realidad se tiene que construir el entramado democrático.

La democracia requiere de hombres y mujeres con capacidad de discernir racionalmente, entre las opciones que se les presentan y deberán ser sujetos, no objetos, de la acción política. Los ciudadanos que requiere la democracia no surgen “naturalmente”, son el resultado de los procesos de modernización que forman la conciencia de ser sujetos con derechos y obligaciones. La democracia es un sistema político que exige ampliar y fortalecer los derechos de los ciudadanos. En un sistema autoritario se trata de restringir los derechos individuales los cuales se depositan en las instituciones estatales; en la democracia la fuente del poder emana de la voluntad popular que es soberana.

La legitimidad en un sistema democrático depende del voto de los ciudadanos y es lo que convierte a la autoridad en gobernantes o legisladores, por esto se dice que son “representantes” ya que la fuente de su legitimidad se las dio el voto.

El voto es el elemento básico de la democracia y  las campañas políticas tienen por objeto obtenerlo  de los ciudadanos. Es por esto que los candidatos enfocan toda su estrategia para lograrlo. Sin embargo, en una verdadera democracia el voto no ha de obtenerse de cualquier manera; comprar el voto es la negación y degradación de la democracia. El voto debe ser la expresión de una voluntad que ha sido fruto de la reflexión y de la convicción de que con él se obtendrá la elección de las personas, que al asumir el poder, realizarán las políticas públicas que solucionarán  los problemas de la comunidad.

La democracia propicia que en el espacio público surgen voces e intereses diversos, no una sola voz, no una sola ideología ni un solo provecho, en las sociedades modernas hay voces distintas, a veces discordantes, lo cual obliga a la organización. En una sociedad organizada surgen las distintas propuestas e iniciativas y con tolerancia se regulan por el principio de los derechos de las mayorías y las minorías. Lo contrario a la democracia es la demagogia, la cual se apoya en la desinformación y el engaño y logra despertar esperanzas falsas debido a la desinformación ciudadana.

Otro hecho que impide el ejercicio democrático es la compra del voto que se realiza individualmente o  a través de líderes que controlan votantes, no ciudadanos conscientes, que dan su voto a cambio de las promesas o de una suma de dinero. Los líderes los obtienen a cambio de convenios de futuros favores como: empleos, contratos o cargos públicos. Estas prácticas en nuestro país han sido un gran impedimento para alcanzar la plena democracia.

Otros elementos que no ayudan al discernimiento son los spots repetidos en exceso y las movilizaciones masivas, no espontáneas, las cuales no ayudan a la reflexión.

Sería deseable que en la próxima campaña se evitara todo lo que no contribuye a fortalecer la conciencia ciudadana, se requiere privilegiar los debates, con los cuales la ciudadanía pudiera conocer las soluciones que los candidatos y candidatas proponen.

En la próxima campaña, además de las de los partidos, vamos a tener significativas candidaturas ciudadanas, sería deseable para el país que con esta campaña México lograra avanzar hacia una democracia cada vez más plena.

Doctora en Ciencias Políticas

melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios