“La Revolución, el punto nodal que sentó las bases del Estado mexicano”: Pedro Salmerón | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 14 de Noviembre, 2017

“La Revolución, el punto nodal que sentó las bases del Estado mexicano”: Pedro Salmerón

“La Revolución, el punto nodal que sentó las bases del Estado mexicano”: Pedro Salmerón | La Crónica de Hoy
Pedro Salmerón dice que el tema de la Revolución Mexicana no se puede agotar.

Los historiadores Pedro Salmerón y Felipe Ávila presentan Breve historia de la Revolución Mexicana, libro en el que hacen una síntesis de dicho proceso histórico, con el objetivo de ofrecer una alternativa a los planes de estudio y a la falta de rigor que hay en otros textos con el mismo contenido.

En entrevista, Pedro Salmerón, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, señala que el tema de la Revolución Mexicana no se puede agotar, además es de suma importancia porque fue un parteaguas sobre varios procesos políticos en el país.

“Sin entender la Revolución Mexicana tampoco entendemos la capacidad de rebeldía del pueblo ni las formas autoritarias del gobierno. Hablar de la Revolución es ir al punto nodal en el que se construye o se sientan las bases del Estado mexicano contemporáneo”.

El también profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), indica que por año, hay por lo menos 50 libros sobre la Revolución; sin embargo, Breve historia de la Revolución Mexicana representa una síntesis en la que la información en general es manejada con un lenguaje accesible para todos los públicos.

“No había una síntesis comprensiva que incorporara los avances de los últimos 50 años. Las últimas grandes síntesis comprensivas fueron Breve Historia de la Revolución Mexicana, de Jesús Silva Herzog;  y Nueva historia general de México, de El Colegio de México. Quisimos llenar ese hueco para todo el público interesado”.

Salmerón explica que en el libro, junto con Felipe Ávila, añadieron investigaciones que fueron realizadas  en las últimas décadas, por lo que el libro también se realiza como “una respuesta”, para la falta de rigor presente en varios libros:

“Ha habido una moda de sujetos que se llaman así mismos desmitificadores de la historia, a los que he denunciado porque son mentirosos seriales pero que venden mucho”.

PARTICIPANTES. Como parte de su investigación, los dos historiadores se dieron cuenta que la Revolución fue hecha por un gran sector popular, con un sentido específico, es decir, tenían contemplada una propuesta para el país que se ha perdido.

“El gobierno, a través de los intelectuales que le son afines y planes de estudio, quería que la gente pensara que la política la hacen las élites y el gobierno; mientras que los ciudadanos sólo callaran y obedecieran”.

Pedro Salmerón sostiene que en el libro no se analizan los planes de estudio actuales, aunque sí se presenta como una “alternativa”, misma que fue editada en un principio por Siglo XXI con quienes lograron vender cerca de nueve mil ejemplares. Por lo que ahora, bajo la editorial Crítica, de Planeta, hicieron ligeros cambios, conservando el contenido como es el análisis de la democracia, pero ¿sobre qué está fundada nuestra democracia?

— ¿Cuál democracia? En México no hay democracia. En México ha habido tres puertas a la democracia. La primera fue con la Constitución de 1857. Un segundo momento es la breve primavera  mexicana del gobierno de Madero, su gobierno, más allá de las contradicciones, errores y conflictos; que fue asesinada por el golpe militar que dio Victoriano Huerta. Luego, de 1997 a 2003, fue liquidada por Vicente Fox. Ahora vivimos en una democracia ficción.

Con lo anterior, el historiador comenta que es importante retomar a Francisco I. Madero, para así abrir la ventana democrática, pues no se ve en realidad lo que pasa en México, en lugar de ver y entender “la poderosa resistencia magisterial contra la reforma educativa, lo que vemos es una satanización de los maestros”.

Salmerón dice que abordar a personajes clave de la Revolución Mexicana, no es con afán de satanizar o enaltecer a nadie, pues se pretende entender errores, defectos y crímenes que se cometieron, por lo que al final hay un epílogo en el que relatan sobre lo que dejó de bueno la Revolución, así como lo malo.

— Dentro del epílogo contemplan diferentes factores, ¿considera que se arrastren problemas desde hace un siglo?

— Los mayores problemas que provocaron la Revolución Mexicana fueron resueltos por esa generación. Los problemas que enfrentamos ahora, vienen de tiempos recientes, este libro también nos enseña cómo los mexicanos pueden enfrentar problemas aparentemente irresolubles como el latifundio o la ausencia de derechos laborales. Sí nacieron problemas como la instauración de un modelo autoritario centrado en el presidente.

El historiador Felipe Salmerón concluye no sin antes dar “una receta” para identificar aquellos libros que se pueden leer y los que no, que son aquellos que tienen cintillos con leyendas como “la verdadera historia”, porque son libros de “falsificadores.

Imprimir