La rotación que nos regresó a donde estábamos (O sea, 25 alineaciones inútiles) - Edgar Valero Berrospe | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 14 de Noviembre, 2017
La rotación que nos regresó a donde estábamos (O sea, 25 alineaciones inútiles) | La Crónica de Hoy

La rotación que nos regresó a donde estábamos (O sea, 25 alineaciones inútiles)

Edgar Valero Berrospe

“Aquí se rompió una taza…” fue lo que le dijo Juan Carlos Osorio a sus jugadores al terminar el duelo de ayer ante Polonia con una satisfactoria victoria entre equipos B, aunque México ocupó algo parecido a su selección principal que ya había logrado el empate ante Bélgica. Y ni el Diablo fue como lo pintaban, ni las Águilas, y eso que medio mundo andaba espantado porque enfrentaríamos al quinto y sexto mejores equipos del mundo…

Sólo que el asunto generó una pregunta, o varias, si Bélgica es el quinto y Polonia el sexto, ¿en dónde es que aparecen con esa condición? En la clasificación de la FIFA, una clasificación de la que normalmente nos reímos y donde México llegó a ser, creo, precisamente el cuarto mejor causando una enorme hilaridad entre los aficionados hace 19 años, allá por 1998.

Yo creo que nadie se preocupaba por nosotros de la forma en la que sí nos ocupamos en cambio de belgas y polacos y al final del día ¿qué pasó? Nada… Como pudimos haberlo anticipado, viendo que sí ganaron sus grupos, pero ante equipos contra los que hasta el equipo de Osorio hubiera clasificado a Rusia 2018, porque ambas escuadras también jugaron su hexagonal final, sólo que en vez de Jamaica o Trinidad, El Salvador o Panamá, enfrentaron a Gibraltar, Estonia, Kazajstan, Montenegro, Serbia, es decir, nada del otro mundo o más bien equipos muy de este mundo, pero del tercero, al menos en materia futbolística, y nada que tenga que ver con Europa.

Pero, como siempre he dicho, hay que ganarle al que está enfrente y no al que no está. Y si bien es cierto, Bélgica arrasó en su eliminatoria, lo hizo, como pudimos ver, gracias a la habilidad a título personal de muchos de sus jugadores, muy famosos y muy caros, y no por poseer un futbol de equipo que pueda “apantallar” digamos, a Alemania. Lo mismo Polonia. Sin Lewandowski, el súper estrella del Bayern Munich, las Aguilas no espantan a nadie…

Y lo bueno está a la vista. A sólo 15 días del sorteo del Mundial en Moscú y exactamente a 8 meses de que dé inicio la justa, México exhibió la mejor cara que se le haya visto en mucho tiempo. Al menos si nos circunscribimos a la era de Juan “Cambios” Osorio, que luego de experimentar con 23 alineaciones diferentes a lo largo del año, con dos grupos de trabajo, el que fue a la Copa Oro y el de la Confederaciones, con su compadre “Pompi” como técnico sustituto y con todos los acontecimientos del año, terminó regresando a lo que teníamos hace tres años después del Mundial de Brasil.

Es decir, le dio la vuelta a todo, inventó, reinventó para terminar alineando ante Bélgica a casi todos los titulares que ocupó Herrera hace tres años en Brasil. Entiendo que no hay más, pero Ochoa, Moreno, Layún, Guardado, Herrera, Gio y Chicharito, además de Oribe, fueron los jugadores más recurrentes en las alineaciones mexicanas, por ahí por supuesto está el caso de Márquez, pero al final del camino, todas esas alineaciones, todas esas rotaciones demostraron algo, que no sirvieron para nada.

No, corrijo, sí sirvieron para algo. Para poner de mal humor a los aficionados y hacernos pasar muy malos momentos en la Copa Oro, pero sobre todo, en la Copa Confederaciones, donde nos codeamos con Rusia, Portugal y Alemania, estos dos últimos, verdaderos equipos de elite, por encima de Bélgica y Polonia, y dejamos ir la oportunidad de medirnos al tú por tú.

Pero eso ya quedó para el recuerdo. Lo que sigue es dentro de dos semanas, y ahí, cuando se conozca quiénes serán los rivales en la primera ronda, podremos empezar a hacer cuentas y pronósticos, a analizar cómo nos puede ir y tendremos entonces siete meses más para crear, más que improvisar, una buena oración para ayudar a que el colombiano, quien ha tenido un ataque de “lucidez”, no vuelva a sufrir de la locura rotacional que lo ha azotado y nos ha asolado a todos los aficionados.

Ya vimos, quedó comprobado, que sí tenemos con qué competir, pero tiene que ser de manera ortodoxa, como equipo, al menos mientras vemos si Hirving Lozano sigue creciendo y es capaz de algún día alcanzar el tamaño de superstar y puede ayudar a cambiar la historia de frustraciones que se ha prolongado, hasta ahora, 24 años, bueno, 23, pero en Rusia serán 24…

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios