CDHDF: desastre y reconstrucción - Sergio González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Noviembre, 2017
CDHDF: desastre y reconstrucción | La Crónica de Hoy

CDHDF: desastre y reconstrucción

Sergio González

Sin lugar a dudas, la Comisión de Derechos Humanos local es una institución fundamental para la buena marcha de la capital. Sus atribuciones legales y autoridad moral (cuando la recupere) le imprimirán de nuevo un perfil de dimensión superlativa. Por eso, su presidencia es una posición estratégica y los actores políticos y sociales de esta ciudad lo saben.

Es conocido que las defensorías no jurisdiccionales de derechos humanos revisten a los regímenes democráticos de legitimidad ciudadana, pero solo si ejercen valientemente sus atribuciones constitucionales y legales, de forma correcta, sin filias y sin fobias.

Ahora que la Asamblea Legislativa decidió renovar los mandos institucionales, y cerrar la ominosa etapa anterior, se le presentan al organismo y a su nueva presidenta, algunos retos que vale la pena enlistar.

En primer lugar, por sus prendas personales, que conozco bien, la nueva Presidenta tiene el perfil necesario para encabezar esa noble institución, de tan importante tradición y tan indispensable para la paz social de la Ciudad. Nashieli, me consta, sí tiene idea, interés, experiencia y capacidad para enfrentar este reto profesional que la clase política le ha presentado, sabedora de su arraigo (ella sí) entre las organizaciones no gubernamentales del ramo.

Ella sí sabrá qué hacer, cuándo, cómo, con quién y, sobre todo, para qué. Dicho de otra manera, ella si tiene agenda, planes, rumbo y personal de alto nivel para designarlos en los puestos de conducción. Estoy seguro además, que ella si asistirá todos los días a trabajar, que sí sabe lo que implican los tramos de control y que ella si atenderá y escuchará a todos sus colaboradores directos y quizá hasta debería considerar combatir el sindicalismo encubierto en que se ha convertido el servicio profesional, dirigido además por personal con muy poca idea de lo que eso significa.

Ella si tendrá un Contralor que no sea su amigo y ella si tiene arrestos para poner orden en verdad en el programa de defensa, darle al sistema electrónico de seguimiento de expedientes de queja el uso que la norma mandata y atacar no solo el rezago en las quejas sino esclarecer y sancionar el desorden monumental en que se encuentran las notificaciones de conclusión de expedientes. Bueno, la CDHDF tiene tanta suerte, que su nueva Presidenta saber hablar con claridad y estoy cierto que sus recomendaciones serán inteligibles y sin sesgos políticos.

Justo hace 4 años escribí en estas mismas páginas sobre las maneras que la doctrina moderna proponer medir el desempeño y resultados de este tipo de órganos (Ver Derechos Humanos, Legitimidad y Eficacia 1 y 2, finales de octubre y principios de noviembre de 2013). En aquellos textos yo presenté alegatos que podrían haber servido para conducir de mejor manera la Comisión estos últimos 4 años. Evidentemente, nadie los consideró.

Es muy probable que la nueva presidenta, que cuenta, ella sí, con oficio político, vocación de servicio y sentido de República, salga mejor librada. Que así sea. La Ciudad lo demanda, la Comisión lo merece.

gsergioj@gmail.com

@El_Consultor_

Imprimir

Comentarios