La falta de ahorro: una amenaza y un riesgo para la economía mexicana - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Noviembre, 2017
La falta de ahorro: una amenaza y un riesgo para la economía mexicana | La Crónica de Hoy

La falta de ahorro: una amenaza y un riesgo para la economía mexicana

Ma. del Rocío Pineda Gochi

El ahorro es una acción económica que ha existido desde tiempos remotos y su práctica se remonta a la antigüedad en los pueblos incas, chinos y egipcios. La costumbre de almacenar granos y frutos en tiempos de cosecha y bonanza, permitió la subsistencia y el desarrollo de las sociedades hasta convertirlas en grandes civilizaciones e imperios.

Se tiene registro que fue en el medioevo donde surgieron los primeros sistemas de ahorro. Y fue en 1462 cuando los monjes franciscanos constituyeron la primera organización de ahorro en Italia, que se bautizó como Monte de Piedad, y cuya finalidad era proteger los bienes de sus integrantes. Sus recursos procedían de depósitos en metal, limosnas, ayudas de la Corona y celebraciones religiosas que servían para hacer un fondo común. Es a partir de este hecho donde surgen los albores de la banca y las cajas de ahorro como las conocemos en la actualidad.

Podemos observar que, desde su origen, el ahorro ha sido un factor económico determinante en el crecimiento y el desarrollo de los países. De acuerdo a la teoría, no es posible explicar el crecimiento económico sin entender su relación con el ahorro y la inversión. Cualquier aumento en el nivel de la actividad económica depende en gran medida de la formación de capital y ésta, a su vez, necesita del ahorro –interno o externo– para ser financiada.

Sin embargo, aumentar el nivel de ahorro ha sido uno de los grandes retos de las economías emergentes. Cifras del Banco de México refieren que el ahorro financiero del país creció apenas 0.2 por ciento en agosto –respecto al mismo mes del año pasado–, lo que representó el menor avance en 11 años. Cabe destacar que el ahorro financiero engloba la totalidad de los recursos captados por la banca; lo invertido en valores de deuda gubernamental y del sector privado; los recursos canalizados al mercado accionario, y los depósitos realizados a los fondos de pensiones.

Un sondeo realizado por Buendía y Laredo reveló que tres de cada cuatro mexicanos no posee una cuenta de ahorro, nómina, inversión u otra en algún banco, lo que quiere de decir, que el 77% no ahorra para su retiro laboral. Es sorprendente que el porcentaje es mayor en mujeres (83%) que en hombres (72%).

Revela también esta encuesta que sólo el 51% de la población tiene el hábito de ahorrar, y la forma más común de hacerlo es en alcancías en su casa (53%), seguido de cuentas de ahorro bancarias (23%), tandas (8%), caja de ahorro en su trabajo (6%), caja de ahorro con sus amigos (5%) y Afore (1%). Estos datos se corroboran con el Reporte Nacional de Inclusión Financiera 2016, donde se refiere que sólo el 14% de los ahorradores lo hizo en una institución formal –en los países de la OCDE es el 70% de ahorradores– y el 18% que ahorra lo hizo por mecanismos informales tales como las tandas, cajas de ahorro no reguladas o a través de personas ajenas a la familia.

Este hecho ha llevado a una serie de fraudes a los ahorradores informales, que generalmente viven en poblaciones de escasos recursos y sufren la exclusión financiera. Recientemente, la Condusef informó que el dinero de más de 583 mil personas de 28 estados está en riesgo, por tenerlo invertido en alguna de las 97 cajas de ahorro popular. Se trata de más de 6 mil millones de pesos que forman parte de los activos de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, que se han declarado con insolvencia financiera y a punto de la quiebra.

Esta situación debe ser atendida de manera urgente por las autoridades financieras para evitar que se pierda el ahorro de miles de familias mexicanas. Por el contrario, debemos instrumentar mayores mecanismos de política pública e incentivos que fomenten la cultura del ahorro. Es bien sabido que la falta de ahorro representa un riesgo a largo plazo para cualquier economía, y si además consideramos la transición demográfica, en México estaremos en serios problemas, si no generamos las condiciones económicas que aumenten la propensión marginal a ahorrar.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios