Frente ciudadano: la rapiña por los huesos - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Noviembre, 2017
Frente ciudadano: la rapiña por los huesos | La Crónica de Hoy

Frente ciudadano: la rapiña por los huesos

David Gutiérrez Fuentes

Agustín Basave Benítez tuvo que renunciar a la presidencia del PRD por sus sonadas alianzas con el PAN, convertidas en fracasos para el sol azteca que terminó más dividido de lo que estaba y continúa en un proceso de ruptura cada vez más lamentable. El principal beneficiario de esa mezcla que se separa sin ninguna dificultad fue el PAN, que le arrebató al PRI estados clave como Chihuahua, pero sobre todo Veracruz, en donde salió beneficiado el temible Miguel Ángel Yunes. Sin embargo, la idea de las alianzas para el 2018 prosperó al grado de que el PAN, el PRD y esa franquicia que encabeza otro veracruzano de armas tomar: Dante Delgado, conformaron un Frente Ciudadano (que de lo segundo no tiene nada) con miras para derrotar al PRI y a Morena.

Pero supongamos que soy ingenuo y la única alternativa para México es la que representa el Frankenstein Ciudadano. Si fuera el caso, el escenario para este torpe monstruo se antoja cada vez más complejo. Veamos algunas perlas.

Graco monta en cólera

En su columna “Gran angular” Raúl Rodríguez Cortés comenta que mientras tres Chuchos departían amablemente en un restaurante de Polanco, la conversación subió de tono y uno de ellos, Graco Ramírez, salió del lugar después de armar un berrinche que incomodó al resto de los comensales. El motivo de la pataleta es que los Chuchos, Ortega y Zambrano, le dijeron que lo sentían mucho pero que su hijastro Rodrigo Gayosso no sería apoyado para que represente al Frankenstein vía PRD en las elecciones para gobernador de Morelos. Esa pequeña trifulca es una de las tantas que hay en el PRD por los cargos que estarán en disputa no sólo entre las tribus, sino entre el cada vez más mermado sector panista que apoya a Ricardo Anaya y los huesos que le tocan a Dante. En su colaboración, titulada con mucho tino: “Graco, un corrupto contra la corrupción”, el colega de El Universal, no precisa si el gobernador de Morelos pagó su parte proporcional de la cuenta, o, fiel a su estilo, salió haciendo pucheros sin pagar.

 

El PAN dividido

Quienes presumían hace todavía tres años que el PAN era un partido que tarde o temprano se disciplinaba y que podía dirimir sus diferencias políticas de manera civilizada, creo que tendrían que reconocer que se equivocaron o, cuando menos, el panorama les cambió en un abrir y cerrar de ojos. Ahora hay dos PANES. Ambos insufribles: el de “el joven maravilla”, es decir el de Ricardo Anaya y el de Felipe Calderón. En su nada civilizada lucha por los huesos dividieron al partido y siguen midiendo fuerzas. El senado es una de sus arenas. Algo más gracioso todavía, dentro de los panistas que apoyan al frente se empieza a dar un fenómeno tribal entre los papanatas que aspiran ser candidatos ciudadanos a la presidencia de la República por corruptos o impopulares que éstos resulten.

 

Y después, ¿qué?

Supongamos que prospera en toda la República y no sólo en algunos estados la alianza frentista. Lo siguiente es convencer que no son un PRI 2 o un engendro todavía peor. Yo creo que ahí la tienen perdida. Aunque debemos reconocer que tienen de su lado algunos intelectuales orgánicos tomándose las selfies y desenfundando las plumas para darle un marco retórico a la rapiña de la osamenta, se necesita ser muy ingenuo o muy siniestro, para creer y sobre todo promover en la opinión pública que esa mixtura de intereses y de negocios le abrirá paso a candidaturas ciudadanas, conformará un gobierno de coalición que logrará consensos en una nación apática y polarizada en exceso, evitará la pauperización del país y el socavamiento de las instituciones que los priistas han administrado a dentelladas.


dgfuentes@gmail.com

Imprimir

Comentarios