“Fepade, la hermana pobre y desprotegida del sistema”: Fromow | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 16 de Noviembre, 2017

“Fepade, la hermana pobre y desprotegida del sistema”: Fromow

Han pasado 23 años desde la creación de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) y casi cuatro de la reforma electoral promulgada en el papel para fortalecer su autonomía. ¿Cuál es el balance? A partir de hoy y en días próximos Crónica presenta entrevistas con algunos extitulares de la institución, quienes hablan de los retos de la justicia electoral en el país.

“Fepade, la hermana pobre y desprotegida del sistema”: Fromow | La Crónica de Hoy

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), dice la exfiscal María de los Ángeles Fromow, “siempre ha sido la hermana pobre y desprotegida de las instituciones electorales”.

A siete meses de la elección federal de 2018, la Fiscalía transita una crisis más en su historial…

No sólo es la falta de un titular, sino la rebatinga política sobre su eficacia, y las sombras en torno a su independencia e imparcialidad, en especial a raíz de la destitución de Santiago Nieto.

Fromow nos recibe en su oficina del World Trade Center, lejos por ahora de la vitrina pública, aunque nunca ha dejado de ser voz autorizada en temas penales y electorales, incluso para entidades de gobierno.  Fue hasta el año pasado titular de la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal.

Es emblema de la Fepade, en la cual se mantuvo de 2001 a 2006. Ningún otro fiscal ha logrado tal continuidad. Todo un sexenio…

“Cuando llegué todos decían que la Fepade era el área de castigo de la PGR, porque nadie quería estar ahí, y me preguntaba, ¿cuál es la idea de tener una Fiscalía tan menospreciada?”.

Le tocó asumir el cargo en la antigua sede de la colonia Tabacalera. “Había ratones y cucarachas, los MP´s trabajaban en sillas sin respaldo ni brazos, con hules viejos amarrados atrás. Las mesas eran puertas arrancadas y debí pedirle a un amigo algunas de plástico. Había hoyos de un piso a otro y por ahí podías lanzar los oficios; parte del personal trabajaba en el sótano, donde ya era manto freático y se respiraba una peste. El primer objetivo fue buscar condiciones más humanas de trabajo”.

Hasta después de las elecciones de 2003 se inauguraron las nuevas instalaciones, en San Ángel.

—¿Es la Fepade de hoy la que usted imaginó? —se le pregunta.

—Falta madurar la reforma, aunque es importante tener un nuevo andamiaje legal, porque históricamente la tarea de los fiscales se veía frustrada por cómo estaban construidos los tipos penales y quedaba sabor a impunidad. Hoy los tipos penales son más claros, en temas como financiamiento a partidos, desvío de recursos, mecanismos de coacción y compra o exigencia del voto en circunstancias laborales. Antes debíamos declinar los asuntos a favor de áreas relacionadas con lavado de dinero y delitos de servidores públicos. La designación del fiscal, a través de su ratificación en el Senado es positiva, pero hay muchos retos.

—¿Cuáles?

—En prevención del delito… Se han generado acciones, pero son insuficientes para que los ciudadanos sepan cómo proteger su voto y para generar una cultura de la denuncia, aumentar la confianza en la institución y dotarla a tiempo de elementos que le permitan dar resultados. Otro reto es la estructuración de investigaciones conforme al nuevo sistema de justicia penal, para que haya justicia en menor tiempo y se resuelvan con otras alternativas asuntos de menor trascendencia.

—¿Por qué después de 23 años la Fepade no ha conseguido credibilidad ciudadana?

—No es un problema exclusivo del ámbito de los delitos electorales, uno de los grandes temas en México es cómo hacemos para que los ciudadanos crean en las instituciones.

—¿Y cuál es su sugerencia?

—Hay que dar resultados en el menor tiempo posible, y que éstos sean medibles. Si en un proceso electoral tarda mucho tiempo la investigación, el ciudadano pierde interés y confianza. A la par es necesario un acercamiento con los ciudadanos, para que puedan dimensionar los alcances de la Fiscalía.

—¿Cómo puede aspirar a dar resultados con un presupuesto que no llega ni a la mitad del partido político con menos prerrogativas?

—Siempre la Fiscalía ha sido una de las áreas más pequeñas de la Procuraduría, cuando estuve ahí hubo apoyo de la PGR, no con presupuesto directo, pero sí con personal, recursos para difusión, coordinación con áreas policiales; en las delegaciones nos prestaban vehículos y material… Sé que posteriormente hubo una reducción muy drástica de personal, que aún sigue siendo menor en un 50 por ciento de lo que teníamos en aquella época.

—¿Cuántos eran?

—Alrededor de 300 personas: como 100 MP´s, tres o cuatro peritos y policías no teníamos asignados.

DESPRECIO. En la última fiscalización al trabajo de la Fepade realizada por la Auditoria Superior de la Federación (revelada el año pasado), se reprochó el nivel de rezago en la atención de averiguaciones previas y actas circunstanciadas. La ASF preguntó la razón del atraso y, según el documento, la respuesta institucional fue la siguiente:

“La Fepade consideró que el tiempo que tomaría abatir el rezago se calcula entre 8 y 10 años, ya que se cuenta con 7 policías para la atención de las carpetas de investigación y 25 agentes del Ministerio Público de la Federación”.

—Si sólo tienen 25 MP´s es una debilidad muy importante, porque son clave para constituir una investigación y lograr resultados —advierte Fromow—. Recién hemos estado diseñando metodologías para la atención temprana de denuncias y la reducción del número de carpetas de investigación conforme al nuevo sistema de justicia. Era un tema de mucho interés para el anterior Procurador (Raúl Cervantes), y Fepade es parte del estudio que se está realizando.

—¿Qué indica el hecho de que la Fepade sea el último eslabón presupuestal del sistema electoral?, ¿desdén, desprecio político?

—Ha sido siempre la hermana más pobre y desprotegida de las instituciones electorales, anda tocando puertas a ver quién le ayuda. La cuestión es: ¿volteamos o no a ver a la hermana pobre para jalarla o cómo le hacemos? Ha sido tocar la puerta del propio INE para decirle: ayúdame con spots, tiempos oficiales, despliegue, capacitación…

—¿No debería comprársele al menos un mejor vestido a esta hermana pobre?

—Definitivamente, porque hay un andamiaje legal que necesita operar de manera adecuada. Hay que vestirla de mayores capacidades técnicas y estructuras institucionales que le permitan por sí misma hacer frente a las responsabilidades de la nueva ley de delitos electorales. Para investigar debes salir a campo, llevar al MP, al policía o al perito a los lugares, tienes que recorrer el país recogiendo declaraciones o elementos probatorios. Sí hay un tema de deuda a la institución, de dotarla  de mayores recursos y capacidades humanas para cambiar el sentimiento de injusticia e impunidad que provoca poner una denuncia y dentro de cuatro años preguntar: ¿qué pasó con ella?

—¿Qué decir en torno a las dudas sobre la parcialidad y dependencia de la Fiscalía?

—Su marco jurídico le exige imparcialidad, quien se separe de ella podrá y deberá ser sancionado como servidor público. También cuenta con mecanismos para garantizar independencia y autonomía técnica y la obligación legal es respetarlos.

—Después de una historia de 23 años aún se sigue vinculando a los fiscales con partidos políticos y se les sigue destituyendo con facilidad…

—Hay una institución elemental para garantizar el proceso democrático en el país, está viviendo un momento de crisis, es momento ya de tomar decisiones sobre quién será el próximo fiscal, qué perfil se requiere y qué méritos tiene… Requerimos una Fepade que pueda reinventarse de cara al proceso electoral de 2018, reforzada presupuestalmente y con un liderazgo que pueda remontar la falta de credibilidad, y sea avalada por todos los actores políticos. Aunque ha ido evolucionando, sigue siendo la hermana pobre del sistema.

—¿La hermana de zapatos rotos?

—Por lo menos tiene ya mecanismos para usar esos zapatos…

 

 

Presupuesto ínfimo

Para 2017 la dependencia recibió una partida de 160 millones de pesos, apenas el 0.7 del presupuesto de los órganos electorales a nivel nacional. Ese dinero representa tan sólo el 47 por ciento de las prerrogativas destinadas este mismo año a Encuentro Social, el partido menos favorecido con recursos públicos y al cual se destinaron 340 millones de pesos.

El dato

El 70 por ciento del presupuesto de la Fepade es para nómina; el restante para actividades operativas y de investigación

 

 

Imprimir