Acercan la filosofía a niños mediante caja literaria con juegos e ilustraciones | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 18 de Noviembre, 2017

Acercan la filosofía a niños mediante caja literaria con juegos e ilustraciones

Entrevista. El origen del proyecto está en una clase de filosofía para niños que impartía Ellen Duthie, en ella tocaba temas clásicos que conectan con las experiencias de los niños y las preguntas que les intrigan y el resultado es la caja literaria Mundo cruel, dice la editora Raquel Martínez

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

¿Para qué sirven los castigos?, ¿a cuántos animales crees que sería aceptable matar para salvar una vida humana? o ¿debemos obedecer siempre?, son algunas preguntas que plantea Mundo cruel, una caja literaria para niños que aborda la filosofía a partir de la ilustración y el juego. Este proyecto llamado Wonder Ponder retoma la pregunta como género literario, hace que los lectores aprendan a argumentar y que vean el pensamiento como una actividad placentera.

Esta caja editada por Sexto Piso Niños contiene tarjetas ilustradas con preguntas en su reverso, es un material que crea situaciones incómodas para las cuales no hay respuestas en ninguna tarjeta.

“El origen del proyecto está en una clase de filosofía para niños que impartía Ellen Duthie, en ella tocaba temas clásicos que conectan con las experiencias de los niños y las preguntas que les intrigan. Ellen quería abordar la crueldad pero no encontraba un álbum ilustrado o algo que le permitiera tratarlo de distintas perspectivas, entonces le propuso a Daniela hacer escenas que activaran el pensamiento en función de la crueldad de las personas”, comentó la editora Raquel Martínez.

Ellen Duthie (España, 1974), filósofa por la Universidad de Edimburgo, realizó con la diseñadora Daniela Martagón (Ciudad de México, 1986) escenas como: el momento en que el cazador intenta matar a su hijastra Blancanieves para llevarle su corazón a la madrastra, dos niños que le dicen a un bebé en cuna que alcance su juguete a una altura que es obvio no alcanza y una niña matando a una hormiga por diversión.

“Rompemos con la idea de que la infancia es inocencia y bondad. Cuesta trabajo decir que los niños cometen actos de crueldad y en parte es porque los adultos se olvidaron de sus etapas de experimentación, de sus dudas y de cómo crearon definiciones”, destacó Daniela Martagón.

Al respecto, Raquel Martínez señaló que hablar sobre crueldad y lo que está bien o mal es algo que le pasa a todos continuamente, desde pequeños hasta mayores. “Es un tema que se convierte tabú, por eso nos propusimos dar un espacio donde se pudiera reflexionarlo y dialogarlo con más gente, desde un lugar un poco más a salvo: un libro”.

La editora define Mundo cruel como un material literario porque usa y explora la pregunta como género literario. “Juega mucho con el gusto de hacer buenas preguntas. No es material didáctico en el sentido de que no hay una forma de usarlo, todo lo que está en el libro está pensado para que lo lea un niño, no hay nada que exclusivamente que esté dirigido para los adultos”.

No obstante, añadió, es algo que han recibido con mucha alegría el mundo educativo, aunque no quisieran que se redujera a un material didáctico.

“No quisiéramos eso porque reivindicamos el placer del pensamiento, de ver la reflexión y la complejidad de nuestros puntos de vista como algo rico y divertido. Muchas veces el acto de pensar se considera algo aburrido y la filosofía se ve como algo académico, seco y vacío, pero para nosotras es al revés. Pensar y darse el espacio para pensar es algo totalmente placentero”, destacó Raquel Martínez.

— ¿Todo libro infantil tiene moraleja?

— Nosotras huimos de la moraleja, estamos en el punto opuesto porque, en general, ese tipo de literatura es una que decide qué valor es el correcto e intenta inyectarlo en el niño a través de una historia, cosa que por ejemplo, de una historia ejemplarizante o de cuando se castiga a alguien que hace mal, nadie ha demostrado que funcione. Estás dando por hecho que el niño es una especie de recipiente que no tiene una parte activa en interpretar ese valor.

“En el mundo existen una serie de situaciones complejas y difíciles de entender, entonces hay que pensarlas todas juntas desde el no saber y con los adultos, porque ellos tampoco tienen respuestas a esas preguntas”, responde la editora.

Daniela Martagón comentó que apelan al diálogo no solo en niños, también en adultos, porque hoy son pocos quienes no imponen una postura y saben escuchar. “Dialogar es hablar claro, despacio y escuchar lo que dijo el otro, entonces cuando contestas, elaboras tu respuesta basado en lo que dijo el otro, sin enfadarse. Eso no sucede hoy con los adultos”.

— ¿Por qué es importante argumentar?, se le pregunta a la editora.

— Porque te da una estructura comparable y pone a prueba una idea ante varias personas. En filosofía nunca puedes decir sí porque sí. Una de las reglas de Mundo cruel es que no puedes dar ese tipo de respuestas. Es un juego en donde asumes la responsabilidad de saber argumentar tus exposiciones, no aferrarte a tu posición y ponerla en cuestión.

“Creo que eso relativizará tu posición, no considerarás que forma parte de tu personalidad y si alguien la pone en duda te está atacando. Fortalece tu capacidad de ver críticamente tu realidad, tener un dialogo más rico contigo mismo, saber por qué piensas lo que piensas”, indicó.

Las cajas filosóficas que ya circulan en España y que pronto llegarán a las librerías del país serán sobre la identidad, libertad, la realidad, lo posible e imposible, la felicidad y el sentido de la vida.

Imprimir