El umbral de las definiciones - Wilfrido Perea Curiel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 21 de Noviembre, 2017
El umbral de las definiciones | La Crónica de Hoy

El umbral de las definiciones

Wilfrido Perea Curiel

En la presente coyuntura, la dimensión intrapartidista destaca como la principal arena de la disputa política. Las principales fuerzas han entrado ya en fase de definiciones, en los próximos días habrá mayor claridad acerca de los posicionamientos, actores y mecanismos en sus respectivos procesos internos. El grado que alcancen las tensiones domésticas, en buena medida, condicionarán la fuerza con la que cada instituto encare la elección constitucional. Previsiblemente las primarias serán intensas, una verdadera prueba para la unidad de los institutos y de las coaliciones perfiladas.

Por lo que toca al Frente Ciudadano por México, vienen semanas clave. La plataforma electoral que recientemente presentó ante el INE, es tentadora, habría materia para suponer que esta alianza podría armar y presentar al electorado un proyecto de país atractivo. No obstante, la complicación estriba en que, en el Congreso Nacional del PRD, celebrado este pasado fin de semana, las corrientes más influyentes del sol azteca virtualmente condicionaron su apoyo a esta coalición, a cambio de que Ricardo Anaya no sea el candidato frentista. Más aun, en la víspera, Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera y Rafael Moreno Valle, se dejaron ver juntos, lo cual se interpretó como un mensaje hacia el dirigente panista de que dista mucho de tener en la bolsa la nominación. En tanto, el secretario general panista, Damián Zepeda, expresó el domingo que el blanquiazul pugnará para que el candidato del Frente sea un panista.

Según diferentes estudios de opinión el Frente se encuentra en una situación muy competitiva para la sucesión presidencial, empero, el escollo a salvar es la candidatura. Anaya no cederá en sus intenciones y en la mesa de negociaciones siempre antepondrá el peso electoral del PAN, muy por encima de lo que valen, en ese terreno, el PRD y ni qué decir del MC. El FCM fue diseñado para que Ricardo Anaya sea su exponente en la boleta electoral y muy probablemente eso suceda, aunque en el ínter sobrevengan rupturas, tanto en el PAN, como en el perredismo. Cuestión de ver, si cuando ello suceda, el Frente logra sostener los números que hoy tiene en las encuestas.

En el panorama priista, todo parece estar listo para que se consume el resultado de la gastada liturgia. A destiempo se cocina un “dedazo”, dando por hecho que, tanto la cohesión interna, como la mítica disciplina tricolor, todavía dan para ello. Habría que irse con más cuidado en el análisis, en el PRI hay muchos agraviados y la militancia está muy dolida, suponer que alguien tiene el control pleno de la estructura partidista, puede deparar sorpresas; pensar que una vez anunciado el ungido todo se le va a alinear favorablemente, quizá resulte simplista. El factor que históricamente ha mantenido cohesionado a los priistas es el poder y en esta ocasión para nada el PRI tiene garantizada su permanencia en las urnas.

Una cosa es que funcione el rito del “dedazo”, otra muy diferente es que el grueso del priismo vaya a operar como la sofisticada y precisa maquinaria que algún día fue. La verdad es que no cuenta el tricolor con los mismos estímulos para arropar y defender a capa y espada a quien resulte candidato por un cuestionable método y ubicado en el tercer lugar en la intención del voto.

Las luchas intestinas suelen ser las más cruentas, nada peor que la guerra civil. Hacia adentro vienen golpeteos constantes, intensas negociaciones, fuertes chantajes, en suma, mucho desgaste. En una contienda tan cerrada, como bien podría serlo la justa electoral del 2018, ningún instituto puede darse el lujo de perder fracción alguna de su voto duro. Sin embargo, el riesgo de las divisiones, incluso de las rupturas, es toda una posibilidad que gravita sobre las decisiones que en breve habrán de tomar las dirigencias partidistas.

En contraste, Morena no tendrá estos infiernos internos. Ahí ya todo está aclarado, lo mismo el candidato, que el programa. AMLO no pagará por la aduana de las pugnas domésticas y atento observará el canibalismo entre sus contrincantes.

pereawilfrido@me.com

 

Imprimir

Comentarios