Mujeres en serie - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 21 de Noviembre, 2017
Mujeres en serie | La Crónica de Hoy

Mujeres en serie

Wendy Garrido Granada

Hay múltiples análisis sobre las representaciones de las mujeres en la televisión. La mayoría coincide en que la imagen de lo femenino está lleno de estereotipos, prejuicios y casi siempre las mujeres tienen roles como objetos sexuales o actores secundarios en las narrativas visuales que aportan muy poco a las historias.

Los estudios se han realizado en diferentes partes del mundo tanto de los productos creados en la televisión pública como en la privada, y seguramente hoy se están haciendo muchísimas tesis en las universidades con perspectiva de género sobre series de televisión creadas por servicios de streaming e internet.

Así que no trataré de desmentir ninguna de esas investigaciones, no sólo porque 600 palabras —extensión de esta columna— son muy pocas, sino porque obviamente tienen razón. Basta con hacer zapping, para encontrarse a mujeres con ropa entallada y corta presentando el clima en las noticias, o ver cualquier anuncio publicitario, en donde todos los productos de limpieza o electrodoméstico son dirigidos a mujeres.

En los melodramas clásicos tan promovidos y vistos por los mexicanos, las mujeres no dejan de ser cenicientas o unas femme fatale. Y hasta en las series protagonizadas por mujeres todo gira alrededor del amor, el sexo y el hogar.

Sin embargo, he seguido algunas series —House of Cards, Ozark y MindHunter— en los últimos meses, donde veo cada vez un protagonismo de las mujeres con una perspectiva mucho más interesante, enriquecedora, y que incluso, en algunos casos, deja de ser tan estereotipada y hasta visibilizan actitudes machistas. Aunque no revierten algunas representaciones, por ejemplo, las mujeres son mucho más atractivas físicamente que los hombres o se encuentran relacionadas con el personaje principal por su rol de esposa, madre, novia o amante. Pero sí están apostando a tratar de dar una imagen mucho más compleja y humana de las mujeres.

Sólo me enfocaré en escenas de un capítulo de Ozark, serie que aborda muchísimos temas sobre la sociedad estadunidense con el hilo conductor del lavado de dinero. Wendy es la esposa del protagonista Marty Byrde, asesor financiero que se relaciona con un cártel mexicano.

En el capítulo ocho titulado Caleidoscopio, Wendy recuerda eventos de hace diez años, cuando intenta regresar a ejercer su profesión como jefa de prensa, que dejó por maternidad. En la escena se visibilizan los problemas que tienen las mujeres para regresar a laborar y cómo dejan de ser consideradas para los puestos, bajo pretextos y “castigos” como la edad o ser madres, pese a que cuenten con estudios, experiencia y se mantengan actualizadas en torno a su profesión.

En otra escena, que es magnífica por la cotidianidad en que es narrada, Wendy,  Marty y su socio cenan con uno de los líderes del cártel, su esposa e hijo y otro agente financiero, todo en un ambiente de cordialidad. En uno de los diálogos el socio habla de lo aburrido que son los eventos financieros porque sólo se puede “charlar con mujeres poco agraciadas”. Wendy inmediatamente interrumpe para corregir y hacer notar su comentario machista: “¿Con mujeres que van a congresos, son listas y se dedican a las finanzas?”. E interviene rápidamente también la esposa del mafioso: “¿Cómo poco agraciadas?”. Ambas lo ayudan a retractarse de su comentario. Después comienzan a bromear acerca de cómo quiere establece relaciones machistas con mujeres.

Lo maravilloso de la escena es cómo en las charlas más simples está inmerso el machismo. Seguramente en otras series de televisión, los guionistas lo hubieran metido para reafirmarlo, creyendo que eso sería gracioso. En Ozark es puntualizado, visibilizado y sobre todo corregido. Wendy va adquiriendo mayor protagonismo y acción, conforme van pasando los capítulos. Las mujeres también somos seres complejos y no sólo estereotipos. Más series así, por favor.

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios