Si me lo explican... lo entiendo - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 21 de Noviembre, 2017
Si me lo explican... lo entiendo | La Crónica de Hoy

Si me lo explican... lo entiendo

Marielena Hoyo Bastien

Tras la dramática narración que sobre la muerte de la vaquita

marina hizo para el San Diego Union-Tribune la Dra. Frances

Gulland (cabeza extranjera para el programa de rescate de la

especie) sería inconcebible que nos salieran con que fue   

otra la causa que mató a la marsopa y no el estrés y lo que 

conlleva tal condición, máxime ante el evidente pánico estático

en el que entró la criatura inmediato a su captura, para luego

aguantar ser trasladada y mantenida en un corral por

aproximadamente dos horas, tiempo tras el cual fue liberada al

dar señales de no poder más.

Una vez fuera, cuentan, salió destapada…“cual si de un pez

volador se tratara”… pero solo para instantes después fallecer 

en los brazos de sus supuestos rescatadores, al intentar

revivirla. Dos paros cardiacos no lo permitieron.

Siendo así, solo se entiende el retraso (ya inadmisible) del

informe público post mortem, a que pretendan maquillarlo

para disimular LA EVIDENCIA, dado lo cual, el titular de la

SEMARNAT encontraría gran posibilidad de lograrlo pidiendo consejo

a su Procurador de protección ambiental y a la encargada

del tema en la capital mexicana, que resultaron muy

hábiles para negociar el caso del GORILA BANTÚ

 

Y ya que estoy en el tema mamíferos marinos, fundamentando la razón principalmente en que el delfín mular o “nariz de botella” (Tursiops truncatus) es especie protegida, y que justo está demostrado que la captura y el trasporte son las prácticas que mayormente matan a estos animales… léelo Frances para que lo entiendas Lorenzo… la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación denegó el amparo solicitado por la compañía CONVIMAR, S.A. de C.V., que creyendo todavía vivir en ese pasado que por tantos años la favoreció para EXPLOTAR delfines y lobos marinos a placer, alegó diversas inconstitucionalidades y hasta planteó indebidamente hipótesis a la prohibición del uso de mamíferos marinos en espectáculos itinerantes que clarísimamente marca el Artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, obteniendo como respuesta, ampliamente celebrada, que a la disposición no le fue encontrado propósito alguno discriminatorio (ni de ninguna otra índole reclamada), simple y sencillamente porque “se ha reconocido que, en asuntos que presentan una estrecha vinculación con temas medioambientales, la igualdad no se reduce a la condición de un sujeto frente a otro, sino que debe ser concebida en un sentido completo e integral que atienda al interés constitucional que existe en proteger al medio ambiente”. A ver si con ello ya entienden que perdieron, y que los tiempos son otros.

Donde también debe ejercerse un drástico cambio para convertirse en un giro profesional, serio y respetable, es en lo tocante a lo que es y representa el delito por crueldad y maltrato a los animales, toda vez que siguen sin tratarse con eficiencia y eficacia los casos correspondientes, perdiéndose por ello la mayoría. Al menos los que llegan a la Procuraduría General de Justicia de la CDMX, pues aunque se cuenta con la entera disposición de su titular, parece que el compromiso no es igual en la FEDAPUR, Fiscalía a la que por fuerza derivan este tipo de asuntos, pero donde entre las influencias, el miedo a las redes sociales, la privilegiada vinculación de protectoras con la MP y hasta la inseguridad e inexperiencia sobre los procedimientos, no está dándose un objetivo curso a las denuncias, volviéndolas incluso lentas y hasta tortuosas para aquel ciudadano convencido de no permitir abusos sobre la fauna, pero que de no tener respuesta se cansará. Al tiempo.

Ahí tenemos el CASO XOCHICALCO, con suficiente evidencia de crueldad pero que aún así no avanza en ningún sentido, pese a tratarse de algo sostenido, permitido o provocado incluso, por persona presuntamente afectada de sus facultades mentales pero que a la vez es funcional hasta para manejar (todo un peligro) dos vehículos diferentes. Y bajo esta ambigüedad, la presunta responsable va y viene a libertad manteniendo en jaque a sus vecinos, aterrados de que vaya a ser declarada inimputable y como tal, repita las barbaridades que ha hecho con los animales. Es más, desde ayer hay mucha inquietud porque, según, ya consiguió otros perros que trae en auto diferente al blanco que acostumbraba. ¡Auxilio!

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios