Pongamos fin a la violencia contra mujeres y niñas - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 22 de Noviembre, 2017
Pongamos fin a la violencia contra mujeres y niñas | La Crónica de Hoy

Pongamos fin a la violencia contra mujeres y niñas

Ma. del Rocío Pineda Gochi

El próximo 25 de noviembre las mujeres mexicanas, las instituciones gubernamentales y las diferentes organizaciones en pro de los derechos de las mujeres, estaremos sumándonos una vez más —y lo seguiremos haciendo el tiempo que sea necesario hasta erradicar todas las formas de violencia— a la campaña mundial que convoca la Organización de las Naciones Unidas en su capítulo de Mujeres, de16 días de activismo contra la violencia de género.

Dada la magnitud y la naturalidad con que se ejerce la violencia en todos los países, este año se quiere establecer un precedente en la misma proporción, movilizando a millones de personas para denunciar, al unísono, la violencia física, el acoso sexual, las violaciones y vejaciones, los feminicidios, la trata, la desigualdad laboral y económica, la cosificación sexual, la violencia política, y en general, todas las desigualdades sociales que viven nuestras madres, hermanas, hijas, amigas y cualquier mujer en el mundo, por el simple hecho de ser del género femenino.

Es alarmante que la violencia contra las mujeres se encuentra tan presente y enraizada en nuestras sociedades, que lamentablemente la percibimos a menudo como un componente de la condición humana, un hecho ineludible al que nos hemos acostumbrado y legitimado, inhibiendo nuestra capacidad de reacción.

Bajo este escenario crítico, no podemos dejar de insistir ni de alzar la voz de que es urgente actuar y tomar en serio el tema de la violencia que sufren a diario millones de mujeres y niñas. El balance de los esfuerzos a nivel internacional y de los propios gobiernos nacionales es negativo, porque los diferentes instrumentos de política pública para erradicar la violencia, han tenido magros resultados y siguen siendo insuficientes.

Cifras de la ONU muestran esta cruda realidad que vivimos las mujeres. Se estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia sexual por parte de una persona distinta en algún momento de su vida; El 43 por ciento de las mujeres de los 28 Estados Miembros de la Unión Europea han sufrido algún tipo de violencia psicológica por parte de un compañero sentimental a lo largo de su vida; en la mitad de los casos de mujeres víctimas de homicidios a nivel mundial, el autor de la agresión fue un familiar o un compañero sentimental, frente a menos del 6 por ciento de hombres asesinados en 2012; más de una de cada cuatro mujeres en Washington D. C. (Estados Unidos) han experimentado algún tipo de acoso sexual en el transporte público; más de 750 millones de mujeres se casaron siendo niñas con menos de 18 años de edad; 120 millones de niñas de todo el mundo han sufrido el coito forzado u otro tipo de relaciones sexuales forzadas en algún momento de sus vidas; al menos 200 millones de mujeres y niñas han sufrido la mutilación genital femenina; las mujeres adultas representan el 51 por ciento de las víctimas de trata de seres humanos detectada a nivel mundial (en conjunto, las mujeres y las niñas representan el 71 por ciento); en un estudio realizado por la Unión Interparlamentaria en 39 países de cinco regiones, el 82 por ciento de las parlamentarias encuestadas declararon haber experimentado alguna forma de violencia psicológica durante su mandato; una de cada diez mujeres de la Unión Europea declara haber sufrido ciberacoso desde la edad de los 15 años; un estudio realizado por la UNAM refiere que en la Ciudad de México, siete de cada diez violaciones de mujeres ocurren dentro de la familia y en el 90 por ciento de los casos la madre lo sabía y lo permitía por amenaza. En el rubro Relaciones y violencia, 88.1 por ciento piensa que ésta es parte de la vida familiar.

Éstos son algunos datos que ponen en evidencia la dimensión y envergadura del problema. Pese a que en 140 países han aprobado leyes sobre violencia doméstica, y 144 tienen leyes sobre el acoso sexual, ni siquiera estos marcos jurídicos garantizan que los países respeten o implementen los estándares y las recomendaciones internacionales. Ante esta compleja realidad no queda más que resistir, empoderar, alzar la voz y transformar, asumimos en México el lema de esta campaña “Para que todas las personas vivan sin la amenaza de violencia: que nadie se quede atrás”.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios