Crisis y proceso electoral - Isidro Pedraza | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 23 de Noviembre, 2017
Crisis y proceso electoral | La Crónica de Hoy

Crisis y proceso electoral

Isidro Pedraza

Iniciamos en estos días el proceso electoral del 2018 en momentos en que el país está en una crisis integral, una crisis estructural que atraviesa por la política, la economía, la sociedad.

Hay una crisis política porque el Ejecutivo Federal, tiene el más bajo índice de aceptación en la historia reciente: el 64 por ciento de la población está insatisfecha con el gobierno; y tenemos una crisis de credibilidad porque hay una cauda de ex gobernadores en prisión, esperando juicio, o en fuga.

La crisis política tiene una fecha clave: el 1 de julio del 2018. Ese día será la elección más grande de la historia de México. Mayor número de votantes, de partidos y de candidatos, porque habrá candidatos ciudadanos a prácticamente todas las posiciones.

Tenemos una crisis de representación porque los ciudadanos no tienen derechos de representación propios; el artículo 39 dice que la soberanía reside esencial y originariamente en el pueblo, pero el artículo 41 habla de los Poderes de la Unión, de los poderes locales y de los partidos políticos como instancias del ejercicio de la soberanía y no de representación de los ciudadanos, uno a uno. Es necesario resolver este tema, establecer el derecho de cada persona a representarse por sí, sin intermediación de cuerpos o instituciones.

Tenemos una crisis social. La delincuencia manda en muchos lugares; las bandas, carteles, pandillas, grupos de acción, son las que dictan las políticas en muchos municipios, y al parecer cuando menos en una delegación de la Ciudad de México.

Tenemos crisis de seguridad y las leyes no bastan, hay una crisis en el tejido social que en algunos casos protege a la delincuencia, porque opera en sitios en los que no hay oportunidades de empleo ni seguridad.

Tenemos crisis en la educación, la reforma educativa sigue sin ser clara para los maestros y sin tener resultados para los alumnos; no termina de aclararse y, desde luego, no hay resultados apreciables.

Tenemos una crisis económica; la economía es cada vez más dependiente de la economía norteamericana, no tenemos autosuficiencia en alimentos ni en combustibles ni en procesos industriales. Nuestro peso vale respecto al dólar y el 90 por ciento de nuestro comercio exterior es con los Estados Unidos.

En el campo mexicano, el PROCAMPO sirve para incrementar las riquezas de 17 mil grandes productores, pero no para la productividad de los pequeños propietarios o de ejidatarios que no tienen acceso al financiamiento, porque no son propietarios de sus parcelas, ni para mejorar las condiciones de vida de los campesinos y sus familias.

La crisis no es de forma, es de fondo; necesitamos cambios estructurales, no parches en un sistema que está en fase terminal. Antes que nada, hay que sacar al PRI del Palacio Nacional, y sobre todo hay que sacarlo de las arcas nacionales, de las empresas propiedad del estado, de las secretarías, del Congreso, porque tenemos un régimen que roba, corrompe, compra elecciones, electores, votos; que viola la ley y permite que la violen; que protege a los gobernantes corruptos; un régimen que se vuelve cómplice de pillos y corruptos. Ese régimen es el que tenemos que cambiar.

Por eso hemos acordado crear un Frente de partidos, organizaciones sociales y ciudadanos, y estamos trabajando en el proyecto de nación, para transformar pacíficamente el sistema, cambiándolo todo, para que todo sea diferente.

Sabemos que no basta con sacar al PRI del palacio y del gobierno, tenemos que sacarlo de nuestra mente, de nuestro imaginario; no solo decidir a quién elegimos en lugar del PRI, sino qué es lo que queremos de nuestros políticos y cómo lo podemos lograr.


Senador de la República

 

Imprimir

Comentarios