Cuadruplicaremos el número de telescopios en San Pedro Mártir | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 25 de Noviembre, 2017

Cuadruplicaremos el número de telescopios en San Pedro Mártir

Nuestros Científicos. El próximo año, el Instituto de Astronomía, a cargo de Jesús González, inaugurará el conjunto de telescopios TAOS II en el Observatorio Astronómico Nacional y hay proyectos para incrementar la infraestructura del sitio, que está retomando su lugar como uno de los más importantes en el mundo para la observación

Cuadruplicaremos el número de telescopios en San Pedro Mártir | La Crónica de Hoy
Jesús González es director del Instituto de Astronomía desde febrero de 2016.

El Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM es uno de los centros de investigación más renombrados y con mayor abolengo de la ciencia mexicana. Es una atalaya que no sólo apuntala investigación internacional que compite en calidad con todo el mundo, sino además es responsable de la infraestructura la del Observatorio Astronómico Nacional (OAN) y eje de la divulgación de la ciencia. 

El IA es como un pequeño museo de ciencia, con vitrales alusivos a la física y astrofísica, astrolabios, imágenes de nebulosas. Incluso fuera del auditorio Paris Pismis —la primera astrónoma mexicana— hay un traje espacial que da la bienvenida a los visitantes. La astronomía es visual, así como la imaginación misma. Por ello, ríos de personas asistieron anoche a la novena edición de la Noche de las Estrellas, convocada, entre otras instituciones por la UNAM y el IA. 

Es en estos ejes en los que se desenvuelven los astrónomos del instituto, portando una cachucha como investigadores y otra como comunicadores de este conocimiento; hay algunos que incluso sólo tienen una labor divulgativa dentro de la institución, como la muy conocida Julieta Fierro.  

Jesús González González, director del instituto, sabe muy bien esto y como muchos ejerce su función en ambas direcciones. Su posición lo hace un vocero nato de eventos como la Noche de las Estrellas, pero también de los logros del más alto nivel de la investigación realizados en el instituto.

RENACIMIENTO DEL OAN. En entrevista, el científico señala la prospección del instituto para 2018 y en los próximos años que, desde hace un par de años atrás, enmarcan el renacimiento del OAN en San Pedro Mártir, uno de los sitios más importantes para la observación astronómica mundial, después de la instalación de la nueva infraestructura. 

“El Instituto de Astronomía desarrolla y mantiene el OAN, uno de los mejores sitio del mundo para la observación astronómica. Llevamos varios años consolidando una serie de telescopios de tamaño intermedio, algunos de los cuales ya están en operación, mientras otros serán inaugurados en los próximos años”. Este es el caso del conjunto de telescopios TAOS II, un proyecto realizado conjuntamente con universidades de Taiwán y el cual se inaugurará en 2018, apunta. 

Estos telescopios permitirán descubrir y seguir los objetos que están más allá de la órbita de Neptuno. El conjunto consiste en tres telescopios robóticos de 1.3 metros de diámetro en su óptica principal, equipados con cámaras de última tecnología para llevar a cabo un censo de los cuerpos que pueblan la periferia del sistema solar, con tamaños que van desde decenas de metros hasta varios kilómetros.

“El próximo año es segura la inauguración del TAOS II, ya terminamos de instalar los telescopios y ahora se están probando, sólo nos queda por finalizar las cámaras, lo que nos ha detenido un poco. En marzo esperamos tener la primera luz e iniciar su operación científica”.

El OAN contaba con tres telescopios que fueron instalados entre 1971 y 1979, que desde entonces han proporcionado servicio a astrónomos nacionales y extranjeros. En 2015 se inauguró el Bootes-5 que detecta, principalmente, la contraparte en luz visible de los destellos de rayos gamma, las explosiones más poderosas conocidas en el Universo. Este año, el IA inauguró el proyecto Deca-Degree Optical Transient Imager (DDOTI), un arreglo de telescopios que permitirá localizar con alta precisión el lugar en donde suceden los fenómenos más energéticos del Universo.

PROYECTOS FUTUROS. Además de TAOS II, entre los proyectos futuros del instituto se encuentra el desarrollo de un telescopio de 6.5 metros, que sería el de mayor tamaño en el observatorio. El astrónomo señala que se encuentran cerca de terminar el diseño definitivo de éste, para así iniciar la búsqueda de financiamiento. 

“El telescopio de 6.5 metros será el de mayor envergadura en el sitio y similar al promedio de los que hay en otros observatorios. Tendrá una batería de instrumentos para distintos proyectos astronómicos, ópticos e infrarrojos, y es diseñado para tener más estaciones focales para en el futuro instalar otros instrumentos de segunda generación, con los cuales realizaremos cosas únicas. Emplearemos instrumentos que ya tenemos, con la idea de acelerar la utilización, consolidarlo y que su operación científica sea una realidad”.

González González —coinvestigador principal del equipo de diseño y desarrollo de OSIRIS, el primer y principal instrumento científico del Gran Telescopio Canarias— señala que en el OAN también tienen planes para instalar un telescopio en conjunto con instituciones suizas, para buscar planetas como la Tierra. A su vez, buscan una colaboración con un consorcio francés para instalar instrumentos con los que realicen seguimientos de grandes destellos de rayos gamma y su contraparte en ondas gravitacionales.

“En dos o tres años completaremos el orden de 11 telescopios en San Pedro Mártir, cuya inauguración fue en 2015. De los tres que teníamos, el último se había abierto en 1979, pero en los próximos años cuadriplicaremos los telescopios que teníamos”. El próximo año, menciona el científico, el OAN cumplirá 140 años, en tanto que el IA cumple medio siglo el próximo diciembre, por lo que llevarán a cabo distintas celebraciones, enmarcada por estos proyectos. 

“El OAN en San Pedro Mártir ha retomado su lugar. Tiene condiciones únicas de las que hay pocas en el mundo, condiciones especiales. En sus inicios, con los telescopios de dos metros, el observatorio se encontraba entre los cuatro más grandes del mundo, no obstante, hubo un boom tecnológico y de inversión de infraestructura astronómica que propició un avance para el desarrollo de telescopios más sofisticados y grandes”. 

El observatorio quedó fuera de ese avance, pero está retomando terreno con este nuevo florecimiento, que tiene como marco la nueva era de las colaboraciones internacionales para hacer ciencia de largo aliento. “Desarrollar este tipo de infraestructura astronómica requiere de esfuerzos grandes y no sólo universitarios, por eso requerimos de sociedades. Es por ello que necesitábamos la internacionalización del OAN en San Pedro Mártir, para tener proyectos de mayor envergadura y más modernos. Lograrlo con una sola universidad ya no es posible, son inversiones muy grandes y se requieren equipos de varias instituciones y países. Eso es lo que hemos iniciado en San Pedro Mártir.

Imprimir