Incontenible violencia contra las mujeres - Wilfrido Perea Curiel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 28 de Noviembre, 2017
Incontenible violencia contra las mujeres | La Crónica de Hoy

Incontenible violencia contra las mujeres

Wilfrido Perea Curiel

La Organización de las Naciones Unidas, decretó el 25 de noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, en este marco, el pasado fin de semana, en múltiples ciudades del orbe hubo manifestaciones para demandar un alto a las expresiones de odio hacia las mujeres. De hecho, esta agencia multilateral ha encabezado una protesta sin parangón, denominada ÚNETE, consistente en 16 días ininterrumpidos de poner el dedo en la llaga, al posicionar en el debate la magnitud que ha alcanzado el acoso sexual y otras muchas formas de violencia de género. El primer paso que hay que dar es llevar al espacio público, aquello que aparentemente debe estar confinado a lo privado, es necesario romper el silencio.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, emitió un fuerte mensaje en el que asevera “todas las mujeres y las niñas tienen derecho a una vida sin violencia. Sin embargo, esta vulneración de los derechos humanos se produce de distintas maneras en todas las comunidades, y afecta en particular a las personas más marginadas y vulnerables. Más de una de cada tres mujeres en todo el mundo han padecido violencia física o sexual a lo largo de su vida; 750 millones de mujeres se han casado antes de los 18 años, y más de 250 millones han sido sometidas a la mutilación genital femenina”. Tales cifras son altamente inquietantes y deben convocar a la reflexión, desde la tarea periodística, hasta la académica.

América Latina y el Caribe resulta ser la región más peligrosa para las mujeres, le corresponde a Honduras encabezar tan desafortunada estadística. En este país la tasa de homicidio de mujeres está por encima de diez por cada 100 mil habitantes.

Lamentablemente México no queda al margen de tal tendencia internacional. La Encuesta Nacional de la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh), en sus ediciones 2006, 2011 y 2016, muestra que en los últimos diez años la violencia contra las mujeres no ha cedido: para 2006 se estimó que 67 por ciento de las mujeres que han vivido algún tipo de violencia; en 2011 el porcentaje fue de 62.8 por ciento, pero en 2016 se incrementó para situarse en 66.1por ciento. Como puede observarse, el índice es prácticamente el mismo que el correspondiente al 2006.

En México hay 46.5 millones de mujeres de 15 años o más, se considera que 30.7 millones de ellas, es decir, el 66.1 por ciento ha sido víctima, por lo menos en una ocasión, de violencia, ya sea física, emocional, económica o discriminación. Según la referida Endireh, de ese universo de féminas mayores de 15 años, el 43.9 por ciento ha padecido al menos un incidente de violencia, por parte de su pareja. Cabe mencionar que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 38 por ciento de los asesinatos de mujeres en el mundo son cometidos por sus esposos.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), reportan que, en los últimos diez años, es decir, entre 2007 y 2016, fueron asesinadas 22 mil 482 mujeres en las 32 entidades del país. Dicho de otra forma, en México, cada cuatro horas una niña, joven o mujer adulta fue asesinada durante la última década. 

Mención aparte merecen los denominados feminicidios, mismos que son altamente impactantes en la sociedad mexicana. Tan sólo en 2016 el recuento de feminicidios fue de 313.

La calle resulta ser el espacio más peligroso para las mujeres mexicanas. De acuerdo a los registros de los certificados de defunción, una de cada tres mujeres que fueron asesinadas, resultaron ultimadas en la vía pública. De poco ha servido que en el territorio nacional haya siete Alertas de Violencia de Género activadas, de hecho, hay otras 17 solicitudes para ser decretadas. Los esfuerzos a todas luces han resultado insuficientes para contener este terrible flagelo social. Sobra decir que esta situación es insostenible, de alguna manera ayuda abrir el debate sobre esta realidad.

pereawilfrido@me.com

 

Imprimir

Comentarios