Crean glucómetro que también mide insulina; detecta biomoléculas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Crean glucómetro que también mide insulina; detecta biomoléculas

Investigadores de la UNAM desarrollaron dispositivos móviles y para laboratorio que funcionarían con un chip especial en vez de tiras reactivas. También mediría otras moléculas

Crean glucómetro que también mide insulina; detecta biomoléculas  | La Crónica de Hoy

Hasta ahora, el glucómetro es el medio portátil más común para medir la glucosa en el diagnóstico y control de pacientes con diabetes. Esta tecnología electroquímica comenzó a masificarse en la década de los setenta y aunque se ha mejorado su efectividad, no ha cambiado mucho desde entonces. Enzimas en las tiras reaccionan con la muestra de sangre, oxidando la glucosa y generando una corriente eléctrica que es medida por el dispositivo electrónico.

Investigadores de la UNAM desarrollaron un dispositivo distinto para la medición de glucosa y de insulina de los pacientes, mediante la detección directa de las biomoléculas de estas sustancias, presentes en muestras de sangre o saliva. Además de realizar detecciones moleculares por métodos electroquímicos, esta tecnología realiza también inmunodetección empleando anticuerpos. Es como un mini laboratorio portátil.

El dispositivo fue desarrollado por investigadores y estudiantes de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, el cual además de ser portátil y fácil uso, abarataría análisis clínicos e incluso la investigación. “La idea es que una persona se lleve el sistema a su casa y realice sus pruebas, pero además envíe los resultados al médico mediante el mismo. Así el paciente no se tiene que desplazar al hospital —el cual no se da abasto— y mantiene un seguimiento sistemático”, señaló en conferencia Catalina Stern, quien encabeza el proyecto junto con Tatiana Fiordelisio y Mathieu Anne Hautefeuille. “Con esta tecnología se puede hacer un monitoreo continuo de los pacientes, además de económico”.

Así como las tiras reactivas son el insumo principal del glucómetro, en este dispositivo es un chip, que concentra la innovación de la tecnología. Mathieu Anne Hautefeuille explicó que los sensores ópticos y electrónicos están incorporados al chip, una pieza de plástico del tamaño de un portaobjetos de microscopio. En este chip se deposita una gota de sangre o saliva para hacer mediciones correspondientes a tres tipos de soluciones.

“La primera es una medición rutinaria por un lector universal que llamamos UVABIO, aún en desarrollo, con la cual se pueden realizar muchas pruebas al día en un laboratorio clínico”. En este caso, los chips son ingresados en un prototipo electrónico con pantalla, desarrollado los universitarios.

Otra solución, añadió, es la medición personalizada donde el paciente emplearía su teléfono inteligente para interpretar los datos del chip. Para ello, los estudiantes de la FC han diseñado una app que lea la información y calcule la concentración de la sustancia (bioanalito) de interés, captada por la cámara fotográfica del teléfono inteligente. Finalmente, refirió el investigador, será útil en los laboratorios de investigación, puesto que abarata los costos de estudios científicos al utilizar menos reactivos.

GRAN POTENCIAL. El proyecto inició para desarrollar un dispositivo que midiera insulina, pero después los científicos se dieron cuenta de que también serviría para medir otras biomoléculas de interés, refirió en conferencia Catalina Stern.

Los investigadores señalan que la tecnología fue desarrollada con base en las demandas de médicos con los que colaboran, los mismos que ahora les han solicitado desarrollar chips que detecten otro tipo de biomarcadores, como de tamiz neonatal. “También trabajamos en desarrollar un chip de perfil hormonal, el cual sería económico, rápido y cómodo. Además, hay la posibilidad de ver su efectividad en virus o para probar medicamentos”.

La solicitud de patente se encuentra en proceso, así como la validación de los estudios clínicos, lo cual se realiza en colaboración con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.

En cuanto a la comercialización de esta tecnología, Hautefeuille mencionó que se trabajará en las pruebas de escalamiento y evaluación de costos, así como en el licenciamiento, planeado para el año entrante, pero sin perder impacto social, de modo que el sector salud tenga acceso a la tecnología al precio más bajo posible.

Imprimir