Meade, sin operación cicatriz - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 30 de Noviembre, 2017
Meade, sin operación cicatriz | La Crónica de Hoy

Meade, sin operación cicatriz

Juan Manuel Asai

El destape de José Antonio Meade como candidato del PRI a la Presidencia de la República es la nota política de la semana que termina. Hay varios datos sobresalientes que vale la pena retener antes de que la avalancha de dimes y diretes de las campañas nos aturda.

Se trata de la primera vez en la historia en que el PRI elige como candidato a alguien que no milita en el partido. Meade es un candidato ciudadano. De hecho había un candado en los documentos básicos del partido que se quitó para abrirle la puerta a Meade, que desde ese día, en agosto, se perfiló como aspirante favorito. ¿Ya habría estado tomada la decisión hace más de tres meses? Seguramente no, pero ese lance mostró que los priistas no ofrecerían resistencias mayores a una candidatura de Meade, que ha entrado al partido, del que no pedirá ser militante, como cuchillo en mantequilla. La estrategia es que Meade aproveche la estructura del partido sin tener que cargar con su pésima reputación. ¿Lo conseguirá?

Contra lo que muchos pensaban no ha sido necesaria una operación cicatriz, y todos se han sumado a la causa de Meade, incluso Osorio Chong que según algunas columnas estaba realmente contrariado. También extendió su apoyo Manlio Fabio Beltrones. Es cierto que la disciplina es rasgo sobresaliente del partido tricolor, pero desde mi punto de vista han cerrado filas porque viene una elección muy competida y los priistas no quieren perder. La posibilidad de la victoria los une.

Otro dato que nos ha dado por olvidar es que Meade era secretario de Hacienda en el gobierno de Felipe Calderón, cuando Peña y los suyos trataban de amarrar la candidatura presidencial desde Toluca, en el Estado de México. Esto significa que Meade ya tenía una carrera muy exitosa en la administración pública antes de que Peña ganara la elección del 2012. No es causal que se hable de una estrategia de voto útil a la que se sumarían muchos panistas descontentos.

Para nadie es un secreto que Luis Videgaray le abrió la puerta del cuarto de guerra de la campaña de Peña. Son compañeros de armas desde chamacos. Economista y abogado, por el ITAM y la UNAM, respectivamente, tiene un doctorado por la Universidad de Yale, una de las más reconocidas del mundo. Del menú de aspirantes es el que tiene la formación académica más sólida, esto puede interpretarse de diversas maneras, muchos lo ven incluso como un riesgo, lo acusan de ser tecnócrata, pero yo digo que a ningún país le cae mal un líder bien preparado.

Meade se mueve como pez en agua en todas las oficinas de los altos mandos de la administración pública. La plaza pública no es lo suyo. Le urge un entrenamiento para mejorar ademanes, tono de voz, lenguaje corporal, pero entre los candidatos es, con mucho, quien mejor conoce el estado que guarda la nación.

El candidato del PRI ya está a la vista de todos. Nadie puede dar por sentado su triunfo, pero tampoco su derrota. Estoy convencido de que es el candidato que López Obrador no quería; él, el tabasqueño, hubiera preferido a Osorio Chong. Meade todavía está lejos en las encuestas, pero es seguro que antes de fin de año esté mucho más cerca de Andrés Manuel para emprender una carrera parejera que concluya el primer domingo de julio del año que entra.

 


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios