La Renta Básica como propuesta de un Gobierno de coalición - Luis Sánchez Jiménez | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 30 de Noviembre, 2017
La Renta Básica como propuesta de un Gobierno de coalición | La Crónica de Hoy

La Renta Básica como propuesta de un Gobierno de coalición

Luis Sánchez Jiménez

El primer antecedente legislativo en México, relativo al tema denominado Renta Básica, lo propuse el 23 de abril del año 2015, cuando presenté una iniciativa para reformar el artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), con el fin de crear el Ingreso Básico Ciudadano (Ibac), concebido como un derecho económico y social incorporado en la parte de la Carta Magna que aborda el papel del Estado como rector del desarrollo nacional y promotor, entre otras cosas, de “una más justa distribución del ingreso y la riqueza, que permita el pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos, grupos y clases sociales, cuya seguridad protege esta Constitución.” De esta iniciativa acabo de presentar una excitativa para su dictaminación.

Los partidos que integran el Frente Ciudadano por México, el de la Revolución Democrática, Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, decidieron cada uno y en conjunto, incorporar el planteamiento del Ingreso Básico como parte de la Plataforma Electoral y Programa de Gobierno con lo que buscarán obtener el voto ciudadano en las elecciones federales de 2018.

Celebro y apoyo la decisión de los partidos del FCM de dar este paso rumbo a un nuevo modelo de política pública que coloque por delante la libertad, una mejor distribución del ingreso y dar pasos para erradicar el uso clientelar de los programas asistenciales.

La propuesta de Renta Básica o Ingreso Básico se concibe como un derecho de toda ciudadana y ciudadano mexicano a recibir un ingreso base para propiciar la distribución progresiva y justa de la riqueza, que permita contribuir a erradicar la pobreza extrema y ayude a combatir otros tipos de pobreza.

Es falso que el tema de Renta Básica haya sido “copiado” o “adoptado” de otro partido político diferente a los que integran el FCM. La iniciativa de reforma para la creación e implementación del Ibac es innovadora en nuestro país, sin embargo, el Legislativo no es la única instancia donde el tema ha surgido.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) elaboró una tesis que aborda el derecho al mínimo vital, la cual aporta elementos que sustentan la propuesta de una renta básica y cobra sentido a partir de que el individuo tiene las condiciones para vivir dignamente. La SCJN señala que: “[…] el derecho constitucional al mínimo vital cobra plena vigencia a partir de la interpretación sistemática de los derechos fundamentales consagrados en la Constitución General y particularmente de los artículos 1, 3, 4, 6, 13, 25, 27, 31 y 123. Un presupuesto del Estado Democrático de Derecho es el que requiere que los individuos tengan como punto de partida condiciones tales que les permitan desarrollar un plan de vida autónomo, a fin de facilitar que los gobernados participen activamente en la vida democrática. De esta forma, el goce del mínimo vital es un presupuesto sin el cual las coordenadas centrales de nuestro orden constitucional carecen de sentido, de tal suerte que la intersección entre la potestad Estatal y el entramado de derechos y libertades fundamentales consiste en la determinación de un mínimo de subsistencia digna y autónoma protegido constitucionalmente […] Así, este derecho busca garantizar que la persona —centro del ordenamiento jurídico— no se convierta en instrumento de otros fines, objetivos, propósitos, bienes o intereses, por importantes o valiosos que ellos sean”.1

Existe una Red Global de Renta Básica a la que pertenezco y de la que también es parte el investigador español Daniel Raventós; él sostiene, mediante estudios e investigaciones, que el financiamiento de la Renta Básica es posible y para ello establece cuatro criterios:

I.
Que la implementación de la renta básica se autofinancie, es decir, que no genere un déficit neto estructural;

II.
Que su impacto distributivo sea muy progresivo;

III.
Que más del 50 por ciento de la población con menos ingresos gane renta neta respecto a la situación actual; y

IV.
Que los tipos impositivos reales o efectivos tras la reforma del modelo no sean excesivamente elevados.

No es una ocurrencia, no es populismo electorero. Es una propuesta sería, radical y vanguardista que se valora incluso por el Fondo Monetario Internacional (FMI), desde hace varios años es impulsado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y ahora el Frente ciudadano por México lo incluye como una propuesta de un eventual Gobierno de Coalición tras el triunfo electoral en 2018.

 

1
http://sjf.scjn.gob.mx/SJFSist/Documentos/Tesis/168/168160.pdf

 

 


Senador de la República
XXX Twitter @ SenLuisSanchez

Imprimir

Comentarios