¿Está Trump más cerca del impeachment o se librará de esta también? - Fran Ruiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 02 de Diciembre, 2017
¿Está Trump más cerca del impeachment o se librará de esta también? | La Crónica de Hoy

¿Está Trump más cerca del impeachment o se librará de esta también?

Fran Ruiz

Donald Trump, el mismo que se ufanaba de agarrar a las mujeres por la vagina; el mismo que insulta a mexicanos y musulmanes, no más porque no le gusta su raza o su religión; el mismo que se niega a revelar sus obligaciones con el fisco; el mismo que, a pesar de todo, ganó las elecciones, podría librarse también de ser sometido a un juicio político con fines de destitución (impeachment) por la trama rusa, por mucho que el escandalo se haya colado en la Casa Blanca, tras admitir su antigua mano derecha, Michael Flynn, que mintió al FBI cuando juró que nunca se había entrevistado con dirigentes rusos cercanos al presidente Vladímir Putin.

Esto es así porque, como bien dijo ayer uno de los abogados de Trump, Ty Cobb, “nada en la declaración de culpabilidad de Flynn implica a nadie que no sea el señor Flynn”.

Es cierto que Trump, nada más ganar por sorpresa en noviembre pasado, le pidió en secreto que se reuniese con el entonces embajador ruso en Washington, Serguéi Kisyliak, señalado por la prensa liberal de EU como el “cerebro que coordinó los ciberataques desde Rusia contra la campaña de la demócrata Hillary Clinton”. Es cierto que esta reunión secreta supone un escándalo, porque en diciembre Obama aún era presidente y el equipo de Trump no estaba autorizado para tomar decisiones con gobiernos extranjeros. Sin embargo, si nos fiamos del testimonio de Flynn, el futuro mandatario republicano no le pidió que hablase sobre la injerencia rusa en la campaña, sino que le pidió algo tan inocente como ayuda del Kremlin para acabar con el Estado Islámico.

Flynn está perdido, por mentir al FBI y por haber hablado de algo tan sospechoso como un alivio a las sanciones impuestas por Obama a Rusia. Por el contrario, Trump sigue a salvo, porque todavía no se ha podido demostrar que sabía de la injerencia rusa en la campaña, o peor aún, que la autorizó personalmente.

Mientras alguien implicado no diga bajo juramento que Trump era el cerebro o parte de la trama, la mayoría republicana en el Congreso de EU jamás autorizará un proceso de destitución contra el presidente. No nos hagamos ilusiones.

Por tanto, al fiscal especial Robert Mueller le queda seguir investigando hasta que alguien delate el verdadero papel de Trump en esta historia. Si consigue inculparlo, entonces nada podrá frenar la caída del presidente de Estados Unidos.

Así que, buena suerte Mueller.

fransink@outlook.com

Imprimir

Comentarios