AMLO. Ocurrencias letales - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 04 de Diciembre, 2017
AMLO. Ocurrencias letales | La Crónica de Hoy

AMLO. Ocurrencias letales

Juan Manuel Asai

Desde su silla del águila en la Presidencia virtual, las ocurrencias de Andrés Manuel López Obrador no lastiman a nadie. Preocupan a su equipo, le dan muchas municiones a sus adversarios, divierten a los caricaturistas y generan docenas de Memes, algunos divertidos, pero, repito, no lastiman a nadie.

Pero hoy día, diciembre del 2017, hay posibilidades reales de que el tabasqueño gane las elecciones del primer domingo de julio del año que entra para Presidente y entonces sus ocurrencias se podrían transformar en un peligro para México. No exagero. Acaso asume que desde la oposición puede decir cualquier locura. Pero si gana, esas locuras pudieran transformarse en políticas públicas dañando a todos.

¿Qué pensarán de sus disparates integrantes de su primer círculo de colaboradores? Es imposible que no se den cuenta que se trata de desvaríos. Claro que no lo pueden decir, y menos en público, pues hay una prohibición expresa de criticar al partido y mucho menos a su jefe, pero deben estar seriamente preocupados. Lo que más inquieta, es que sus ocurrencias muestran que no comprende la naturaleza de los graves problemas que enfrenta el país. Reflejan un voluntarismo excesivo.

Sobre la relación con Estados Unidos —que está en uno de los momentos más complejos de la historia, con la negociación del TLC en un punto de alto riesgo y con un sujeto como Donald Trump en la Casa Blanca— me ha tocado escuchar que su estrategia es: hacer que Trump entre en razón. Eso, así, como si nada. También repite de manera sistemática que le venderá al propio Trump el avión presidencial y viajará por el país en una avioneta de cuatro plazas. Eso dijo. Si no me creen revisen los diarios.

No obstante, pocas veces alcanza niveles tan alarmantes como su propuesta de pacificar el país ofreciéndole amnistía a los jefes del narco. Hasta donde sé no ha dicho que fue un error o una mala interpretación, de modo que podemos concluir que lo dijo en serio. Por supuesto sus adversarios han agradecido el pase de gol y han anotado varios tantos en los últimos días, pero eso no tranquiliza a los ciudadanos que no saben si reír, llorar o ponerse a rezar.

La primera pregunta que salta es: ¿cuáles son los jefes del narco? ¿Los tiene identificados? ¿Perdonará a un solo mando de cada banda o todos los que pidan la amnistía? ¿Una vez que los perdone y los carniceros se transformen en buenos ciudadanos, seguirá abierta la oferta para amnistiar a la siguiente generación? Todos saben que si un capo es detenido o liquidado en la mañana, en la tarde ya hay uno o dos nuevos jefes, incluso más sanguinarios, listos para tomar el puesto. Que alguien le platique que el gobierno federal lleva liquidados a casi todos los objetivos prioritarios y eso no sólo no ha bajado la violencia sino que ésta se ha disparado a niveles no vistos antes. ¿Entiende el papel que juega el gobierno de Estados Unidos y sus diferentes agencias en el fenómeno del narco a nivel internacional?

Si quiere en verdad emprender un combate en serio pero menos violento, López Obrador podría haber dicho que en su administración se privilegiará la lucha a las ganancias del narco, por lo que en lugar de un batallón de soldados se usará un batallón de contadores públicos capacitados para detectar y detener las operaciones con dinero sucio. ¿Qué ganaremos perdonando a El Mayo Zambada o a Nemesio Oseguera? La respuesta es nada, no ganaremos nada.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios