Mundo

Caída histórica de arrestos en la frontera; deportaciones se disparan

Las detenciones se hundieron a su nivel más bajo en 46 años. Por el contrario, entre enero y septiembre se expulsaron a 61 mil 094 inmigrantes, un 37 por ciento más

El nivel de detenciones en la frontera a caído a niveles del año 1971.

Las detenciones en la frontera entre México y Estados Unidos cayeron a su nivel más bajo en 46 años en el año fiscal 2017, que concluyó en septiembre, al registrarse 310 mil 531 arrestos, informó ayer el Departamento de Seguridad Nacional.

En concreto, los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) arrestaron a 303 mil 916 inmigrantes durante el año fiscal 2017, lo que muestra un significativo descenso con respecto al ejercicio anterior, cuando hubo 415 mil 816 detenciones, y supone la cifra más baja de aprehensiones en la frontera desde 1971.

Más centroamericanos. De los detenidos en esa frontera, 127 mil 938 eran originarios de México, mientras que 162 mil 891 provenían de El Salvador, Guatemala y Honduras, países de los que huye un número creciente de personas debido a la violencia de las pandillas y del narcotráfico, así como por la falta de oportunidades económicas.

“Es el nivel más bajo de detenciones en 46 años, no es una coincidencia, es por este presidente, que, les guste o no, está haciendo un buen trabajo”, consideró durante una rueda de prensa en Washington el director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Thomas Homan.

“Fenómeno Trump”. Sin embargo, varios expertos difieren de la necesidad de construir un muro, precisamente porque ha bastado la retórica agresiva y xenófoba de Trump, para que miles de miles de inmigrantes que tenían planeado cruzar la frontera hayan desistido de hacerlo, desde que el republicano ganó las elecciones en noviembre de 2016.

Este factor disuasorio ha sido bautizado como “factor Trump” y hace aún más inútil la inversión multimillonaria en un muro en la frontera.

Deportación exprés. La otra causa que apunta a la menor llegada de inmigrantes (y en consecuencia el número tan bajo de arrestos en la frontera) es el temor a ser presa de la cacería de inmigrantes al interior de EU y la política de deportaciones exprés impulsada por el gobierno de Trump en todo el territorio estadunidense.

Según el ICE, las deportación de indocumentados (es decir, que no estaban entrando por la frontera y les interceptaron, sino que ya estaban dentro y fueron arrestados) se ha disparado desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Solo entre enero, cuando Trump tomó posesión, y septiembre, cuando acaba el ejercicio, los agentes del ICE detuvieron a 110 mil 568 inmigrantes, lo que supone un incremento del 40 por ciento con respecto a todo el año fiscal 2016, bajo el gobierno de Barack Obama, cuando hubo 77 mil 806 detenciones.

De septiembre de 2016 a septiembre de 2017, el número de inmigrantes deportados por el ICE ascendió a 226 mil 119, la mayoría de ellos fueron mexicanos (128 mil 765), uno de los colectivos inmigrantes que más tiempo lleva viviendo en EU. Tras los mexicanos, los siguientes en sufrir las deportaciones fueron los guatemaltecos con 33 mil 570 expulsiones, seguidos de los hondureños (22 mil 381) y los salvadoreños (18 mil 838).

Imprimir