Nacional

Aplaudido en 13 ocasiones hasta por casi 2 minutos

Fue recibido y se despidió entre aplausos. Con una sonrisa amplia, amplísima, el ahora ex secretario de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, no podía ocultar su alegría. Se llevaba la mano derecha al corazón, mientras con la izquierda la llevaba hacia adelante, en señal de agradecimiento. Su sonrisa no se borraba, al tiempo que con ligeras reverencias de cabeza volvía a dar gracias, palabra que se leía en los suaves movimientos de sus labios.

El aplausómetro se hizo presente en la sede de la SEP, titularidad que durante más de dos años ocupó Aurelio Nuño, y que en el momento de su despedida, fue aplaudido hasta en 13 ocasiones. Se va a la campaña, con Meade, tal y como se perfilaba.

Discretamente a su izquierda, era observado y aplaudido también por su sucesor, el ahora secretario de Educación Pública (SEP), Otto Granados Roldán, quien hasta la mañana de este miércoles se desempeñaba como subsecretario de Planeación, Evaluación y Coordinación de la dependencia.

Casi al filo de las seis de la tarde, en el salón Iberoamericano, ya era esperado por poco más de 200 personas. A diferencia de otros eventos, en esta ocasión no hubo mesas ni sillas, todas y todos esperaban de pie: colaboradores, subsecretarios y personal de la dependencia, y representantes de los medios de comunicación.

En primera fila, su esposa “el amor de mi vida y mi gran compañera”, confesaría Nuño Mayer, y la mamá de él, doña Leticia Mayer Celis, profesora investigadora de la UNAM durante casi 40 años, “quien gracias a su esfuerzo logró sacarme adelante”, volvió a revelar.

Nuño Mayer, dejó la SEP, dependencia que ocupó durante los últimos dos años y tres meses, pero se llevó los aplausos de todos sus colaboradores, de el personal de la SEP, que en el momento de su despedida, lo aplaudieron y vitorearon y volvieron a aplaudir, hasta en 13 ocasiones —los aplausos más largos, los de su llegada y de su despedida duraron un minuto y 45 segundos, los más cortos fueron por periodos de 20 segundos—, entre gritos de “¡bravo!, ¡felicidades!, ¡te queremos!”.

El ahora coordinador de campaña del abanderado priista a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, ingresó al salón Iberoamericano de la SEP y tardó casi dos minutos en poder hacer uso de la palabra, hasta que las palmas dejaron de aplaudir.

“Como todos ustedes saben —dijo—, esta mañana he presentado mi renuncia como secretario de Educación Pública al presidente de la República, porque he recibido la muy generosa invitación de José Antonio Meade Kuribreña para coordinar su pre campaña a la pre…..”, no terminó de decir la palabra, porque cientos de aplausos rompieron el silencio y se dejaron escuchar gritos de: “woow…, bravooo… te queremos…”.

Nuño Mayer, reconoció en Meade Kuribreña su preparación, su experiencia, su visión, fortaleza y su liderazgo, mismos que permitirán abundó, “que el cambio y la transformación en México puedan continuar”.

Imprimir