Exigir un alto a la corrupción - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Diciembre, 2017
Exigir un alto a la corrupción | La Crónica de Hoy

Exigir un alto a la corrupción

Rosa Gómez Tovar

El 9 de diciembre pasado fue el día internacional contra la corrupción, si bien nuestra sociedad en su mayoría ha dejado de tolerar este tipo de comportamiento, hay un gran trecho que recorrer. La corrupción puede ser definida como cualquier conducta ejercida por quienes están en el poder, para poder beneficiarse. Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), al año, en el mundo, se pagan un millón de dólares en sobornos y se roban hasta 2.6 billones de dólares a través de la corrupción. Por su parte, el último índice de Transparencia Internacional muestra que, en 2016, casi dos terceras partes de 176 países caen por debajo del punto medio del indicador que va de cero (muy corrupto) a 100 (muy limpio) y nuestro país se ubica en el número 123 con un puntaje de 30, al lado de Honduras o Sierra Leona. Esto quiere decir dos cosas: uno, que la corrupción es un fenómeno mundial y, en el caso de México, que nuestro país se encuentra mucho peor que otros países con nuestro nivel de ingresos.

La corrupción involucra diversos ilícitos, como desvío de recursos, tráfico de influencias, financiamiento no permitido de campañas o fraude, pero frecuentemente podemos identificar que se trata de corrupción porque hay alguien que busca obtener un beneficio, un servidor público (o en búsqueda del mismo) favorece a particulares y siempre hay un agente afectado, el interés público.

En estos últimos año se han desatado escándalos que pueden ejemplificar distintos esquemas de sino corrupción, al menos actitudes corruptas, la casa blanca, la estafa maestra de universidades, OHL y las carreteras en el estado de México, desfalcos en gobiernos estatales, Odebrecht y el supuesto financiamiento de campañas en 2012, el socavón de Cuernavaca, ninguno de ellos ha sido satisfactoriamente explicado.

Se habla de una fórmula: Corrupción = Monopolio + Discrecionalidad - Rendición de cuentas, entre mayor discrecionalidad tenga una persona en el poder, mayor corrupción, a menos que haya rendición de cuentas. Nuestro país se encuentra en pañales en términos de rendición de cuentas, ya que casi nadie llega a la justicia por delitos relacionados con la corrupción y por ello, aunque los otros dos elementos se encuentren acotados por la división de poderes o la legislación en materia de uso responsable de recursos públicos, seguirá prevaleciendo esta conducta.

No hay una solución mágica ni inmediata, eliminar la corrupción costará trabajo y dependerá de construir una cultura de transparencia y rendición de cuentas desde todos los ámbitos en la sociedad; educar a nuestros hijos sobre comportamiento ético; informar sobre los costos de la corrupción en pérdidas de servicios públicos y presupuesto en perjuicio de todos; no callarnos ante actos de corrupción y exigir a nuestros gobernantes cero tolerancia ante actos de corrupción, entre tantas otras cosas que se deben hacer.

El jueves próximo comenzarán las precampañas y empezaremos a escuchar las diversas propuestas desde los principales actores políticos para encabezar la Presidencia de la República. No suena fácil, pero el siguiente año debemos elevar el contexto de exigencia a todos los participantes, es el momento ideal para castigar a aquellos gobiernos corruptos, porque si se perpetúan en el poder, nunca tendrán incentivos para actuar de forma distinta.

rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios