Por favor, las Águilas no son los Raiders - Fernando Argueta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 13 de Diciembre, 2017
Por favor, las Águilas no son los Raiders  | La Crónica de Hoy

Por favor, las Águilas no son los Raiders

Fernando Argueta

Tras la fatídica lesión de ligamento cruzado anterior del quarterback de las Águilas de Filadelfia, Carson Wentz, la situación pareciera remitir casi de manera automática a lo ocurrido la temporada anterior con los Raiders de Oakland, cuando su mariscal Derek Carr se fracturó una pierna cerca del final de la temporada y quedó fuera el resto de la competencia.

No faltan los pesimistas y agoreros que ya entierran las aspiraciones de las Águilas; sin embargo, pocos se dan cuenta o se detienen a comparar la profundidad en la posición de ambos equipos, y la realidad es que Nick Foles, el suplente de Filadelfia, está muy por encima de las reservas de Oakland el año anterior, Matt McGloin y Connor Cook, quienes poco o nada pudieron hacer para evitar la debacle en postemporada.

El caso de Foles es completamente opuesto. Sabe lo que es ser titular, ya que en 2013 dirigió la ofensiva de las Águilas con números muy decentes: 2,891 yardas, 27 anotaciones y sólo dos intercepciones. Su trabajo tiene aún más mérito si se toma en cuenta que lo hizo bajo el frenético y loco sistema ofensivo de Chip Kelly.

Incluso, ganó la División Este de la Nacional y llevó a Filadelfia a la postemporada, donde lanzó para dos anotaciones en el juego de comodines ante Nueva Orleans, aunque perdió de manera muy apretada (26-24). Y por si fuera poco, jugó el Pro Bowl de esa temporada.

Otra de las ventajas para las Águilas en comparación con los Raiders del 2016, es su coach, Doug Pederson, quien está muy por encima de Jack del Río.

No es lo mismo tratar de salvar una temporada con un mariscal suplente con un entrenador de perfil defensivo como Del Río, que con uno ofensivo como Pederson, quien además fue quarterback, entiende la posición y sobre todo, diseña el plan de juego y llama las jugadas.

Con Gigantes, Raiders y Vaqueros en lo que resta de su calendario (los últimos dos juegos serán en el Financial Field de Filadelfia), Foles podrá ponerse a punto para los playoffs, encontrando quizá un obstáculo ante Dallas en la última semana, ya que Dak Prescott y compañía seguro aún estarán buscando un lugar como comodín.

Es verdad que Foles no tiene ni el talento ni el brazo de Wentz, pero es más que claro que domina el sistema ofensivo del equipo, pues ha sido discípulo de Pederson desde que llegó a la Liga en 2012, cuando Pederson era entrenador de mariscales de campo en Filadelfia.

Así que borren esa imagen de que el equipo se desplomará como sucedió con Oakland, porque ni Pederson es Del Río, ni las Águilas no son los Raiders.

Imprimir

Comentarios