Adiós a El Búho - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 14 de Diciembre, 2017
Adiós a El Búho | La Crónica de Hoy

Adiós a El Búho

David Gutiérrez Fuentes

Hace unos días recibí un correo electrónico de Rosario Casco, viuda de René Avilés Fabila, que con una admirable franqueza me escribió: “Hola querido David, con cierto pesar te informo que el número de diciembre de la revista El Búho será el último que publicaremos. Por desgracia se acabó una época, esperé a completar 200 números para dar por terminada la revista que creó René. Considero que fue una labor desinteresada y benéfica para la cultura, gracias a la aportación de todos sus colaboradores. No obstante, a nosotros nos costaba mucho, sobre todo hasta el número 144 porque cada mes imprimíamos cinco mil ejemplares que eran distribuidos gratuitamente. Ya se acabó esa bonanza y por eso doy por concluida esa etapa de la vida de René. Te agradezco todo tu apoyo y te solicito un último artículo para este número final. Saludos cariñosos y gracias por tu colaboración siempre incondicional, Rosario.”

Se va a extrañar a El Búho que en este mes extiende sus alas después de transitar por varias etapas: un suplemento cultural que creció de cuatro a ocho páginas y ocasionalmente a doce, albergado en el diario Excélsior pero alimentado por una serie de escritores y periodistas que René Avilés Fabila sabía atraer; una revista que se llamó temporalmente Universo de El Búho y que después recuperó su nombre original, El Búho, y que más tarde se diversificó en una gran variedad de formatos electrónicos que a poco más de un año de la muerte del querido René llegan a su fin.

Tampoco puedo imaginar a El Búho sin Rosario. Ella bautizó el proyecto desde la pequeña y primigenia oficina que tenía René en Excélsior y en la que Luis de la Torre, con muchas horas de vuelo y experiencia en el periodismo cultural, diagramó los primeros números con materiales inéditos y polémicos que conseguía René. En los últimos años, ya con el formato digital establecido y desde las oficinas de la Fundación que lleva el nombre de René, Rosario se hizo responsable de El Búho. Es decir, cuando menos un lustro antes de que René falleciera, aunque él siempre estuvo al tanto de las colaboraciones, el encarte histórico y el editorial.

La importancia de este proyecto cultural y político, hay que recordar que René nunca trazó fronteras entre ambos campos donde los cacicazgos se entrelazan las manos y se evidencian las complicidades, resultó importante a lo largo de prácticamente treinta años. Fue en las páginas de El Búho donde muchos aprendieron el oficio editorial, los trucos del periodismo, las sutilezas del diseño y donde confirmamos nuestro gusto por la

 

 

 

 

literatura. Sus páginas de celulosa o binarias fueron la trinchera o el campo de entrenamiento de grandes polemistas o experimentados francotiradores que buscaban a El Búho por su irreverencia. A René más de una ocasión lo llamó Regino Díaz Redondo para solicitarle que no se escribiera en las páginas del suplemento nada malo sobre Paz, pero con mucha frecuencia le dábamos cabida a la crítica abierta y en ella inevitablemente se colaba el nombre de Octavio Paz y más tarde el de Enrique Krauze. Quien retomó esta tradición crítica en este país de cortesanos fue la talentosa escritora Eve Gil, a quien la ubico más cercana a la revista y a la fundación.

El Búho obtuvo varios premios, incluido el Premio Nacional de Periodismo y varios de diseño cuando era revista impresa. Nunca fue una “mafia”, el espíritu libre, anarquista y desmadroso de René lo hubiera impedido. Es triste decirle adiós a la publicación en la que me formé, como triste fue despedir a René a quien todavía considero vivo, como si ahí estuviera dispuesto a entablar un diálogo ingenioso o a divertirnos con alguna frivolidad empleada con agudeza. Hay muchas colaboraciones y polémicas que se quedaron en las páginas de El Búho y que desde luego merecen rescatarse. Emprender parte de esa tarea es una forma de agradecerle a René tantos años de amistad desinteresada.

 

* * *

Letras al pie

La División de Ciencias Biológicas y de la Salud es una de las más fuertes de la UAM Xochimilco. Casi todos sus rectoras y rectores han salido de sus filas. Sin embargo, hay tendencias hegemónicas al interior de la misma y en esta ocasión la Junta de Directiva, acaso sin saberlo, decidió que una de ellas tendría que descansar. Uno de los puntos más encomiables expresados por el nuevo rector, doctor Fernando de León González en su “Bases de un programa de trabajo (2017-2021)”, es el siguiente que me permito citar: “Es preciso estar con nuestra voz y unirla a la de las demás universidades para incidir en las políticas públicas en educación superior. Los órganos de la UAM deberán responder con inteligencia y creatividad a fin de acrecentar la influencia de la UAM en la sociedad. Ese será uno de los papeles más relevantes que jugará el Colegio Académico y el conjunto de la comunidad en la definición del rumbo de la UAM en los próximos años. Hay mucho en juego en el país y las universidades públicas necesitan fortalecer y en algunos casos recuperar su papel de interlocutores confiables de la sociedad desde todos los frentes y no sólo desde posiciones marginales o sectarias.

Twitter: @dgfuentess

dgfuentes@gmail.com

Imprimir

Comentarios