Andrés Manuel y Olga, del odio al amor - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 18 de Diciembre, 2017
Andrés Manuel y Olga, del odio al amor | La Crónica de Hoy

Andrés Manuel y Olga, del odio al amor

Juan Manuel Asai

Dicen que del odio al amor hay un paso, López Obrador lo dio.

Cambió radicalmente de opinión sobre Olga Sánchez Cordero. No hace mucho la calificó de corrupta, de estar maiceada, o sea de recibir dinero para orientar sus fallos. “Yo no tengo confianza en los ministros de la Suprema Corte porque no actúan con justicia”, dijo, desaforado como siempre, el tabasqueño. También dijo que los sueldos y pensiones de los ministros de la Suprema Corte, como el sueldo que recibió y la pensión que recibe Sánchez Cordero, son un abuso para el pueblo.

Todo eso quedó en el olvido. La semana pasada, el candidato presidencial de Morena anunció que Sánchez Cordero sería secretaria de Gobernación de su eventual gobierno a partir del primero de diciembre del 2018.

López Obrador arremetió contra Sánchez Cordero porque dispuso la liberación de Florence Cassez, ciudadana francesa acusada de pertenecer a una banda delictiva conocida como Los Zodiaco. La abogada, entonces ministra de la SCJN, consideró que el juicio de la francesa tuvo errores graves y ordenó su liberación. No hubo debido proceso, consideró. López Obrador montó en cólera.

La banda de Los Zodiaco era una organización criminal que operó durante el gobierno de López Obrador en la CDMX. Su principal fuente de ingresos era el secuestro en estados del centro del país. Además de la Ciudad de México trabajaban en Morelos y el Estado de México. La banda fue liderada por los hermanos Vallarta Cisneros. Uno de ellos, Israel, era novio de Florence. Ambos fueron detenidos en un operativo policiaco, ideado por Genaro García Luna, en la delegación Tlalpan, que tuvo dos momentos, uno real y un segundo ficticio: un montaje televisivo que fue transmitido “en vivo” en el noticiero de Carlos Loret. Una vergüenza nacional. Hablo de diciembre de 2005. A Israel, dentro de la banda, le correspondió el signo de Cáncer.

Florence llegó a México como turista. Vino a visitar a un hermano, Sebastián, quien le presentó a un amigo suyo llamado Israel Vallarta, con el que Florence emprendió una relación sentimental. Vallarta le dijo a Florence que se dedicaba a la venta de autos usados. La francesa estaba con Israel en el momento de su captura. En esa propiedad, al sur de la ciudad, había gente secuestrada, pero Florence dijo que nunca se percató.

 A pesar de declaraciones de víctimas que la imputaban, su responsabilidad quedó en el aire. El Gobierno francés, en tiempos del presidente Nicolás Sarkozy, aprovechando el montaje de García Luna y Cárdenas Palomino, emprendió una ofensiva política y diplomática en contra del Gobierno de México, para demandar, exigir diría, la liberación de su compatriota. Le sacó raja en tiempos electorales. El Gobierno mexicano resintió la presión. El caso llegó hasta la Primera Sala de la SCJN y ahí la magistrada Sánchez Cordero encontró motivos para ordenar su inmediata liberación. Florence viajó a Francia, donde por algunos días recibió trato de heroína, arrebatada de las garras del sistema penitenciario mexicano.

Olga Sánchez Cordero es hija de un destacado abogado, ella misma tuvo una carrera ascendente. Fue la primera mujer notario de la Ciudad de México. Ernesto Zedillo la impulsó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En la Corte se distinguió por sus posiciones progresistas con respecto a temas controvertidos. Olga no tiene experiencia en administración pública ni en lucha política. Si gana López Obrador sería la primera mujer es asumir la Secretaría de Gobernación.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios