En Casa del Teatro no formamos actores mercenarios: Luis de Tavira | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 28 de Diciembre, 2017

En Casa del Teatro no formamos actores mercenarios: Luis de Tavira

El teatro requiere comunidades, señala el dramaturgo en entrevista. Regresa a la dirección de la institución donde revisará los planes de estudio

En Casa del Teatro no formamos actores mercenarios: Luis de Tavira | La Crónica de Hoy
“La idea es entregar las fuerzas que me quedan de vida a la enseñanza de la actuación”.

El dramaturgo, director de teatro y ensayista Luis de Tavira regresa a la dirección de La Casa del Teatro, con el propósito de entablar alianzas con otros organismos para que la institución tenga proyección nacional, pero también para hacer una revisión de planes de estudio y la posible creación de posgrados.

La Casa del Teatro (LCT) nació en la década de los 90, cuando Luis de Tavira, Vicente Leñero, Víctor Hugo Rascón Banda y Alejandro Luna, entre otros, sumaron esfuerzos para crear “un centro independiente, alternativo, que tuviera la posibilidad de que la comunidad teatral se reuniera y reflexionara sobre su quehacer, difundir inquietudes y conocimiento. Pero también para fundar una escuela para actores profesionales”, señala De Tavira en entrevista con Crónica.

RETOS. Uno de los logros que ha tenido la asociación civil es tener una Licenciatura en Actuación reconocida por la SEP, que se caracteriza por ofrecer un proceso de formación distinto.

“Se busca formar personas, en esta época difícil del mundo donde hay una escalada de masificación y robotización, es ahí donde el arte de la actuación se resignifica, porque es el arte de la personificación. En Casa del Teatro se entiende el quehacer teatral como una actividad colectiva, no formamos actores para que transiten trayectorias individuales, que es lo que sucede en las otras escuelas, mercenarios que compiten en las audiciones del mercado laboral. El teatro requiere comunidades y hay que formar al actor para la comunidad”.

Con el paso del tiempo hasta ahora, La Casa del Teatro se ha consolidado y diversificado, según señala Luis de Tavira, quien ya había dirigido dicha institución, cargo que dejó en 2008 debido a que fue llamado para reestructurar la Compañía Nacional de Teatro (CNT).

En 2008, el director estaba en Pátzcuaro, al frente del Centro Dramático de Michoacán, organismo que fundó en 2004 junto a Miguel Ángel Cárdenas, con la finalidad de acercar el teatro a más personas, objetivo que buscará en esta nueva faceta.

“La clave para el desarrollo del teatro en México está en entender que necesitamos formar espectadores, el espectador del teatro no puede ser el anónimo consumidor del mercado. En un país donde el 90 por ciento de los mexicanos no conoce el teatro es difícil saber de qué hablamos cuando hablamos del teatro, por  lo tanto, la idea de descentralizar es salir a la búsqueda de la mayoría de los mexicanos que no conoce el teatro”.

LECCIONES. De 2008 a 2016, Luis de Tavira estuvo al frente de la Compañía Nacional de Teatro, institución con la que encuentra relación, pues habría que generar estabilidad.

“Para proyectarse en la sociedad el teatro necesita ganar las condiciones de estabilidad, no podemos dejar de buscarlas porque son las únicas que propician el desarrollo, y una acción podría ser el elenco estable”.

El funcionario dice no saber el tiempo estará al frente de la asociación civil, puesto que ésta cuenta con un consejo. “La idea es entregar las fuerzas que me quedan de vida a la enseñanza de la actuación, dada mi edad no será mucho tiempo”.

PROYECTOS. De Tavira llega a La Casa del Teatro con varias ideas, una de ellas es la construcción de una red nacional, aunque dice estar consciente de lo que eso implica, sobre todo al contemplar el proceso electoral de 2018.

“La utopía mayor sería que también se convierta en un centro productor de teatro, eso es posible si nos apoyamos en los actores que hemos formado, para buscar una estabilidad, una propuesta artística propia y luego buscar fondos para producir y difundir, que son las condiciones difíciles en las que se trabaja en este país”.

Otro proyecto sería la creación de posgrados, en específico una maestría en Pedagogía Teatral y de Actuación, idea que nació al cuestionarse sobre quién forma a los formadores de nuevas generaciones.

ACTOR. Luis de Tavira regresó a los escenarios este año, al protagonizar La última sesión de Freud, profesión que, comenta, es un buen complemento, dado que ha dedicado 50 años de su vida a la enseñanza actoral.

“Los toros no se ven igual de un lado que del otro, ponerse en el escenario y ver los mismos contenidos de la mente del actor desde el actor, complementan de una forma muy poderosa. No sería indispensable que todo maestro que dé clases de actuación haya actuado, pero en mi caso ha resultado muy bien”.

El regreso de Luis de Tavira a La Casa del Teatro coincide con la convocatoria para ingresar a la Licenciatura en Actuación, pero ¿qué perfil deberán tener los aspirantes?

“Buscaríamos ver si se trata de una vocación al teatro, la profesionalidad depende que el teatro y la actuación sea un proyecto de vida. La Casa del Teatro ofrece la formación de actores o actrices dramáticos ante las exigencias del arte y no los mínimos del mercado laboral”.

Como parte de una mejora para la formación de actores, el director declara que el plan de estudios será revisado, sobre todo porque las nuevas generaciones nacieron en otra época.  

“Las nuevas generaciones traen un impulso notable, tienen mayor preocupación por la situación social en la que viven, algo natural porque el país y el mundo. Ahí hay una necesidad de cuestionar y encontrar respuestas”, concluye De Tavira.

Imprimir