Mejores películas del 2017: Los filmes que hicieron soñar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 29 de Diciembre, 2017

Mejores películas del 2017: Los filmes que hicieron soñar

Especial. De La forma del agua, de Guillermo del Toro, a Historia de fantasmas, estas son las 12 películas del año que termina que vale la pena recordar en el año que termina

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

El 2017 tiene las horas contadas. Para algunos la cuenta regresiva comienza y el recuento de los daños y glorias ya está en marcha. En el séptimo arte no es la excepción: Fue un año de fallos históricos como la ocurrida en la entrega de los Premios Oscar, fue un año de consolidaciones de sagas en la época del blockbuster con el mundo expandido de Marvel y el éxito merecido de El planeta de los simios: La guerra, de la despedida de Hugh Jackman como Wolverine; de la despedida de Mark Hamill como Luke Skywalker; de la reconciliación de Blade Runner con sus amantes; de la mexicanización del mundo en la celebración del día de muertos con Coco y de payasos que aterrorizan.

Sobre todo el año estuvo marcado por la polémica detrás de la pantalla. Puñados de mujeres se armaron de valor para alzar la voz contra depredadores sexuales en la industria del entretenimiento, con lo que cayeron cabezas poderosas de productores como Harvey Weinstein hasta las de actores como Kevin Spacey, en lo que parece el inicio de una nueva forma de mccarthismo, que dará mucho para desvelar en los siguientes años.

También es hora de valorar lo mejor que el cine nos dejó en este año que termina. Ya lo dijo alguna vez el enorme cineasta Federico Fellini: “Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador”, y así para todos. Seguramente cada uno tendrá su propia lista de lo mejor que vio en el 2017, en un acto casi tradicional. Crónica se suma a este recuento por darle a la magia de la pantalla grande el peso histórico que merece quedarse en la memoria.

Son 12 películas que para el autor de este texto vale la pena recordar más allá de trascendencia comercial o respuesta en taquilla, lo que busca esta lista es destacar los filmes con más calidad del año que pudieron verse en México, ya sea por su corrida comercial o por participación en festivales y funciones especiales. En orden alfabético la lista es la siguiente:

 

El sacrificio de un ciervo sagrado, de Yorgos Lanthimos (Reino Unido, 2017). El cineasta griego es uno de los más controvertidos, audaces y originales de nuestro tiempo. Esta vez nos presenta su versión más aterradora en la que mezcla lo enfermizo con lo siniestro en un suspense como pocos. La película además tiene un halo de solemnidad que hace que la historia de una familia de médicos felices que ve su vida cambiar con la llegada de un misterioso joven a su vida, tenga un tono de pesadilla que emociona y cautiva en emociones encontradas. Un filme hipnótico que pudo verse en el Festival Internacional de Cine de Morelia y en funciones especiales en la capital.

 

Elle: Abuso y seducción, de Paul Verhoe-ven (Francia, 2016). La actuación de Isabelle Huppert en este filme le debió haber valido todos los premios a actriz protagonista del año, incluido el Oscar. Ella interpreta a Michèle, una exitosa ejecutiva de una empresa de videojuegos, quien busca venganza tras ser asaltada de forma violenta en su propia casa por un intruso. Es una historia psicológica exquisita en su planteamiento y desarrollo que además cautiva por la obsesión de sus personajes en situaciones irreverentes. El filme fue producido un año atrás pero en el 2017 llegó a salas comerciales mexicanas.

 

Frantz, de François Ozon (Francia, 2016). En una pequeña ciudad alemana, poco tiempo después de la I Guerra Mundial, Anna va todos los días a visitar la tumba de su prometido Frantz, caído en la guerra, en Francia. Un día, Adrien, un misterioso joven francés, también deja flores en la tumba. Su presencia suscita reacciones imprevisibles en un entorno marcado por la derrota de Alemania. Este es el argumento de uno de los filmes más bellos y conmovedores del año. Es una película elegante y de una madurez emocional digna de estar en lo mejor del año. La película pasó de verse en el Tour de Cine Francés a las salas comerciales.

 

Historia de fantasmas, de David Lawery (EU, 2017). Comenzó su recorrido en el Festival de Sundance a principios de año, y a México llegó apenas este fin de semana, pero sin duda alguna es una de las películas más maravillosas del año. Es la historia de un músico muere en un accidente de coche y vuelve como un fantasma a la casa en la que vivía con su mujer para vivir su duelo y además hacer un acto de meditación poética sobre el paso del tiempo. Una película que reflexiona sobre la aceptación, una carta de amor melancólica y deliciosa hecha con mucha inteligencia.

 

La forma del agua, de Guillermo del Toro (EU, 2017). La más reciente película del cineasta mexicano más querido de México es nada más y nada menos que una obra maestra. Elisa (Sally Hawkins) es una joven muda que trabaja como conserje en un laboratorio en 1963, en plena Guerra Fría, donde se enamora de un hombre anfibio (Doug Jones) que se encuentra ahí recluido. El tapatío hace de la fórmula de la bella y la bestia un cuento gótico, que además es un homenaje al cine; que además, estéticamente es perfecto; que además tiene un trasfondo maravilloso; que además hace de lo monstruoso algo encantador; que además es su mejor trabajo… etcétera. Se pudo ver en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

 

Llámame por tu nombre, de Luca Guadagnino (EU, 2017). A principios de enero, mientras Moonlight se llenaba de laureles (más tarde ganaría el Oscar a Mejor Película) por su audacia en un drama homosexual, el filme de Luca Guadagnino comenzaba su historia en el Festival de Sundance. El filme cuenta el caso de Elio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años, quien pasa el verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia, hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa llamado Oliver (Armie Hammer). El resultado es la bella crónica de aceptación homosexual, que tiene en su final un par de escenas inolvidables. En México pudo verse en el Festival Internacional de Cine de Morelia y en su selección para la Ciudad de México.

 

Loveless, de Andrey Zvyagintsev (Rusia, 2017). A tres años de estrenar su gran drama social que fue Leviathan, el ruso Andrey Zvyagintsev, regresa con un filme más duro en su carácter emocional, pero sin perder de vista su trasfondo social como es el cine que tanto le gusta. Es duro e intenso drama psicológico en la historia de una pareja que atraviesa un divorcio debe aunar fuerzas para encontrar a su hijo, desaparecido tras una de sus peleas. El filme es frío y no se tienta el corazón en las escenas que pueden romperte el corazón. Es un filme que en la desesperanza de su alma, marca al espectador con una destreza desafiante. Sin duda una joya que pudo verse también en Morelia y en funciones especiales de la Ciudad de México.

 

¡Madre!, de Darren Aronofsky (EU, 2017). El niño terrible de Estados Unidos está de regreso. Aronofsky, obsesionado con los simbolismos ha logrado crear una pieza inolvidable. Una película muy arriesgada que, como casi todos sus filmes, se vuelve amada u odiada. A una mujer (Jennifer Lawrence) le toma por sorpresa que su marido (Javier Bardem) deje entrar en casa a unas personas a las que no había invitado. Poco a poco el comportamiento de su marido va siendo más extraño, y ella empieza a estresarse y a intentar echar a todo el mundo. Un profundo, aterrador y perturbador relato de una pareja que esconde en su historia una representación de la religión. La película se estrenó comercialmente en México.

 

En cuerpo y alma, de Ildikó Enyedi (Hungria, 2017). Este filme húngaro ganó el Oso de Oro del Festival Internacional de Cine de Berlín. Cuando uno cree que se han contado todas las formas posibles de contar una historia de amor, es cuando nos encontramos con esta sorpresiva e inteligente historia. María comienza a trabajar como supervisora en un matadero de Budapest. Endre, su jefe, es un tipo tranquilo. Ambos empezarán a conocerse lentamente de una forma extraordinaria. Se sorprenden de compartir los mismos sueños. Con cautela, tratarán de convertir esos sueños en realidad. Una película que no es cursi, sino delicada e inocente, y por supuesto poderosa como el amor. También se vio en el FICM.

 

Paterson, de Jim Jarmusch (EU, 2016). Este año hubo muchos emocionados (lo mismo que decepcionados) por ver a Adam Driver en Los últimos jedi, pero es que como actor es una genialidad más allá de eso. Este año se pudo ver en México el nuevo filme de Jarmusch, en la que Driver da vida a un conductor de autobús y poeta aficionado sobre las pequeñas cosas llamado Paterson, que vive en Paterson, New Jersey. Una película poética por sí misma, que encuentra en el encanto de la sencillez su mayor potencial y que además hace reflexionar al espectador sobre el valor de la vida y la magia que se puede encontrar en lo cotidiano. Llegó a México primero al Festival Internacional de Cine en Guadalajara y luego a la Cineteca Nacional.

 

The square, la farsa del arte, de Ruben Östlund (Suecia, 2017). La ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes también figura en esta lista. Se trata de una ingeniosa sátira en contra del mismo arte. Christian, mánager de un museo de arte contemporáneo, se encarga de una exhibición titulada The Square en la que hay una instalación que fomenta valores humanos y altruistas. Cuando contrata a una agencia de relaciones públicas para difundir el evento, la publicidad produce malestar en el público. En una serie de secuencias de humor irreverente el sueco se burla de la visión del arte contemporáneo de una forma más que elegante.

 

Toni Erdmann, de Maren Ade (Alemania, 2016). Esta es una de las películas más geniales del año. Inés trabaja en una importante consultora alemana establecida en Bucarest. Su estresante vida está perfectamente organizada hasta que su extrovertido y bromista padre Winfried llega de improvisto y le pregunta “¿eres feliz?”. Tras su incapacidad para responder, sufre un profundo cambio. Ese padre que a veces estorba y que la avergüenza un poco le va a ayudar a dar nuevamente sentido a su vida gracias a un personaje imaginario: el divertido Toni Erdmann… Una comedia extraordinaria en la que se usa lo patético como una forma de conmover. De lo mejor del año.

Finalmente, cabe mencionar que en esta lista quedaron fuera algunos filmes que bien merecen menciones especiales. Primero dos documentales mexicanos: Tempestad, de Tatiana Huezo, y La libertad del diablo, de Everardo González; Blade Runner 2049, bien pudo formar parte de la lista; La la land y Moonlight, que fueron protagonistas de los Oscar, también derrocharon calidad junto a Manchester frente al mar y otras más que pueden formar parte de la lista del siguiente año. Ya estamos ansiosos por la prosperidad de las salas de cine del 2018.

 

Imprimir