A 500 años de la primera misa en México

Carlos Villa Roiz

En este 2018 que dará inicio en pocas horas, se conmemorarán los 500 años de la primera misa que fue celebrada en lo que hoy es México, pues de acuerdo con el itinerario de la expedición de Juan de Grijalva a la costa de Yucatán, que fue escrita por el clérigo sevillano Fray Juan Díaz, esta ceremonia tuvo lugar el 6 de mayo de 1518.

La expedición de Juan de Grijalva, quien era sobrino del gobernador de Cuba, Diego de Velázquez, fue la segunda que se realizó a México, siendo la primera la de Francisco Hernández de Córdoba, quien el 5 de marzo de 1517 tocó tierra en Cabo Catoche. Este ciclo expedicionario sería cerrado por Hernán Cortés en 1519, cuando llegó a Veracruz ya con la intención de emprender la conquista de México-Tenochtitlan, lo que se consumó en 1521.

Pero volvamos al principio. En la primera expedición que llegaría a México, la de Hernández de Córdoba, tendría presencia el primer sacerdote que pisó suelo mexicano y que al parecer, era  de la Orden de la Merced, a quien Bernal Díaz del Castillo menciona en el primer capítulo de su monumental obra: Historia de la conquista de Nueva España, y de quien dice: “Hubimos de haber un clérigo que estaba en la misma villa, que se decía Alonso González, el cual fue con nosotros”.

Al saberse en España del descubrimiento de estas tierras, el emperador Carlos V solicitó al Papa León X la erección de un obispado en Yucatán, a lo que accedió con la Bula Sacri Apostolatus Ministerio del 24 de enero de 1518, e incluso, en 1519, fue designado como obispo el religioso dominico fray Julián Garcés, pero la creación de este primer obispado en nuestro país quedó sin efecto porque los españoles no fundaron ninguna ciudad en la península de Yucatán. Entonces, este religioso sería designado para la diócesis de Tlaxcala, de posterior creación, a donde llegó en 1525 por lo que se convirtió en el primer obispo de Nueva España.

Tanto las expediciones de Hernández de Córdoba como la de Juan de Grijalva, 1517 y 1518, respectivamente, marcan el inicio de una larga cadena de acontecimientos que serán recordados en los próximos años y en donde fue tomando forma el mestizaje, en medio de la destrucción de las culturas indias, y la aclimatación en América del mundo hispano.

Tras los ensangrentados acontecimientos de sometimiento y conquista que padecieron miles de indígenas en un vasto territorio, y en medio del herraje a fuego y la cruel esclavitud a la que fueron sometidos por los españoles, llegarían los primeros misioneros hasta 1524; eran 12 franciscanos, que dieron ejemplo con su actitud a favor de los indios y en la mayor parte de los casos, en franca rivalidad con los encomenderos y hacendados que explotaban a los naturales.

500 años no son poca cosa. Se trata de una efeméride importante que donde están las raíces de nuestra actual nación, que tiene tanto de indígena como de hispana, y en medio de luces y sombras, convierte a la historia de México en un tema apasionante.

 

 

Imprimir

Comentarios