Negocios

Sin factura electrónica no se podrá facturar ni deducir gastos en 2018

Entre 3.5 y 4 millones de contribuyentes emiten facturas mensualmente, sin embargo hasta la primera quincena de diciembre sólo habían migrado a la nueva versión la mitad: SAT

Osvaldo Santín, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Los contribuyentes podrán deducir gastos sólo a través de la nueva versión 3.3 de la factura electrónica, por lo que aquellos que no migraron de versión no podrán facturar ni comprobar sus operaciones realizadas para su declaración en el próximo ejercicio fiscal, informó el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El titular del organismo, Osvaldo Santín, comentó que a partir del 1 de enero del 2018 entró en vigor la nueva factura electrónica, versión que integra los datos de los contribuyentes, a través de catálogos y patrones que reducen la posibilidad de cometer errores en su elaboración.

Además, agregó que la factura electrónica 3.3 contiene “validaciones aritméticas” que sirven para que los cálculos reflejados en una factura sean correctos, disminuyendo así las cargas administrativas y contables a los contribuyentes.

“Gracias a esto, se podrán eliminar en los próximos años declaraciones informativas, ofrecer declaraciones mensuales de impuestos pre llenadas, así como simplificar la contabilidad electrónica”, señaló.

De acuerdo con datos del SAT, cada mes entre 3.5 y 4 millones de contribuyentes emiten facturas, sin embargo hasta la primera quincena de diciembre solo habían migrado a la nueva versión la mitad de personas físicas y morales.

El Administrador Central de Servicios al Contribuyente del SAT, Adrián Guarneros, reiteró que las facturas que no hayan sido renovadas carecerán de validez fiscal a partir del 1 de enero de 2018.

Recordó que la complicación más significativa que tuvieron los contribuyentes para migrar de sistema fue la adecuación de sus procesos para la emisión del complemento de recepción de pagos y para identificar las claves en el catálogo de productos de servicios.

El SAT destacó que una de las ventajas principales de la nueva versión de la factura electrónica es que ya no se te requerirá el domicilio fiscal, pues la información estará validada por el fisco.

Por lo que cuando se requiera una factura, será indispensable que se indique el uso que se le va a dar al certificado para efectos fiscales y de acuerdo con los catálogos disponibles en el sitio web del SAT.

“Queremos aumentar la calidad de la información que recibimos y nos referimos desde la moneda con la que se hace la transacción”, dijo Guarneros.

Imprimir