Ciudad

Prolifera el ambulantaje

Las aceras del perímetro “A” del Centro Histórico —­que se supone deberían de estar libres de comercio informal— están plagadas de  ambulantes, sin que ninguna autoridad, ya sea delegacional, local o policiaca se los impida.

Desde San Pablo hasta el Eje 1 Norte y de Circunvalación hasta Pino Suárez, los peatones y automovilistas se encuentran con vendedores ofertando cualquier tipo de mercancía: desde piratería, bisutería y ropa hasta comida, juguetes, cohetones y electrodomésticos. Cualquier cosa es buena para vender y más en fin de año.

El Centro Histórico está convertido en un megacentro comercial de mercancía ilegal, secuestrado por comerciantes que pagan 200 o 500 pesos a sus dirigentes por un espacio de la vía pública, dependiendo la extensión.

Crónica realizó un recorrido por el perímetro y confirmó como vialidades primarias y secundarias, a cargo del Gobierno de la Ciudad y de la delegación Cuauhtémoc, fueron tomadas por el comercio informal.

Imprimir