Bienestar

Edulcorantes no calóricos, sin riesgo para embarazadas o sus bebés

Desmienten mitos del consumo de edulcorantes en el embarazo.

La dieta de la mujer embarazada puede incluir edulcorantes no calóricos

Cuando llega la noticia de un embarazo, surgen muchas preguntas: ¿la alimentación de la madre es adecuada?, ¿cuánto peso puede subir la mamá para seguir estando saludable?, ¿lo que come la embarazada puede afectar al bebé?, entre muchas otras.

Los consejos bien intencionados y mitos sobre la alimentación de la futura mamá empiezan a llegar a los padres por todos lados. Para tener información útil para cuidar de la salud de la familia, expertos de Hablemos Claro comparten datos importantes sobre la salud de la futura madre y de su bebé.

Uno de los problemas a los que se enfrentan las mujeres durante el embarazo, es el aumento de peso. Es normal y deseable que la madre suba de peso, pero si el aumento es excesivo puede poner en riesgo su salud y la de su bebé. Una de las herramientas útiles para apoyar el control del peso son los edulcorantes no calóricos. Pero, ¿son seguros para la madre y su bebé?

“Recientemente han surgido muchos mitos que provocan preocupación en la población, uno de ellos afirma que el consumo de productos con edulcorantes no calóricos por mujeres durante el embarazo, incrementa el riesgo de sobrepeso y obesidad en los recién nacidos”, comentó Ruth Pedroza Islas, integrante del grupo académico Hablemos Claro.

“De acuerdo con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) los alimentos con edulcorantes no calóricos sí pueden formar parte de la dieta de mujeres embarazadas, y no hay evidencia de que su consumo diario pueda tener efecto en la salud de los bebés o en su índice de nada corporal”, señaló Ruth Pedroza.

“Los científicos de la Academia de Nutrición y Dietética de los Estados Unidos de Norteamérica han manifestado que todos los consumidores pueden disfrutar con seguridad de un rango de edulcorantes nutritivos (que aportan calorías) y no nutritivos (que no aportan calorías), cuando se consumen dentro de un plan de alimentación que está guiado por las recomendaciones de nutrición federales, como la Guía Dietaria para los Americanos y las Ingestas Dietéticas de Referencia, así como por sus preferencias personales”.

“Si bien la obesidad es un padecimiento multifactorial muy complejo, un aspecto esencial a cuidar durante el embarazo es la reducción de la ingesta de azúcar y calorías, que puede ser apoyada con el consumo de alimentos y bebidas que contengan edulcorantes no calóricos”, añadió la doctora Pedroza Islas.

“El peso y tamaño corporales de los niños y bebés se encuentran relacionados con factores tales como los hábitos alimenticios y el estilo de vida de los padres, por ello, las futuras madres deben equilibrar su dieta, con supervisión médica. En nuestro portal, hablemosclaro.org, podrán encontrar más información sobre esta importante etapa de vida”, concluyó.

Imprimir