Nacional

La fisiología del sueño cambia en invierno para dormir más y lograr un mejor estado de salud

Los días más cortos, al amanecer más tarde y obscurecer más temprano, en coordinación con el reloj biológico humano, se convierten en mecanismos inductores clásicos y naturales de sueño, señaló el doctor Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS)

Durante el invierno, la fisiología del sueño cambia para intentar dormir más y con ello lograr un mejor estado de salud, de ahí, que fenómenos ambientales como los días más cortos, al amanecer más tarde y obscurecer más temprano, así como el frío nocturno, en coordinación con el reloj biológico humano, se convierten en mecanismos inductores clásicos y naturales de sueño, señaló el doctor Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS).

En esta época del año y debido a las bajas temperaturas nocturnas modifican la fisiología del sueño, que es necesario entre tantas funciones para mantener bien al sistema inmunológico, por lo que dormir bien es la mejor medida preventiva para evitar infecciones.

El especialista señaló que diversos estudios han demostrado que “los niveles de inmunoglobulinas, parte de las denominadas defensas de nuestro cuerpo, son significativamente mayores en personas que duermen más de 7 horas y presentan adecuadas proporciones de sueño profundo o reparador, por lo que un óptimo descanso puede ser la manera más sencilla y eficaz de librarnos, al menos, de ese molesto cuadro gripal que afecta a tantas personas en estas fechas”.

En este mismo sentido, recordó que en la temporada invernal es cuando aumentan más los casos de depresión y de apnea del sueño entre otros trastornos en el número de horas dormidas y la calidad del descanso.

Al respecto, refirió que estudios recientes manifiestan que la falta de luz solar predispone a sufrir el trastorno afectivo estacional, en personas que suelen dormir mal o presentan trastornos del ánimo, por lo cual deben considerarse los síntomas de depresión “porque pueden ser el primer signo de alerta de una patología de sueño, misma que al ser controlada, mejora el estado de ánimo, ya que dormir bien en esta temporada mantiene el ánimo y la energía en buenos niveles”.

Respecto a los trastornos respiratorios durante el dormir, se ha demostrado que los casos de ronquido y síndrome de apnea obstructiva de sueño se agravan durante los meses fríos, ya que en esta época, el trastorno respiratorio diurno aumenta en frecuencia y en severidad, por factores como la mayor probabilidad de contraer el típico resfriado invernal, el cual provoca inflamación de los tejidos de la garganta y aumenta la intensidad del ronquido y sus complicaciones.

Advirtió que hábitos nocturnos para intentar contra restar el frío invernal y tratar de conciliar el sueño como incrementar la ingesta de alimentos, no es bueno en la noche, porque una digestión pesada interfiere con la expresión normal del sueño y provocaría aumento de peso, la ingesta nocturna de alcohol, provoca un sueño de mala calidad, así como la inducción de ronquido e interrupciones en la respiración al dormir, así como el consumo de tabaco también afecta la calidad del sueño.

Asimismo, el doctor Haro Valencia recomendó volver a los horarios convencionales de sueño y de vigilia, tomando en cuenta el horario laboral y escolar habitual “y si es posible recorrer el momento de levantarse sólo una hora”, lo cual permitirá una mejor adaptación a la temporada fría, sobre todo entre los infantes de cada al regreso a clases.

Imprimir