Nacional

Mueren más por enfermedades asociadas a obesidad que por influenza

Jóvenes cuyas edades oscilan entre los 11 y los 17 años con obesidad mórbida presentan factores de riesgo como si tuvieran 75 años de edad

La cirugía bariátrica se convierte en la única opción para jóvenes que padecen de obesidad mórbida, enfermedad que les acorta la esperanza de vida hasta en 40 años, señaló el director médico del Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG), Jaime Nieto Zermeño, quien advirtió que jóvenes cuyas edades oscilan entre los 11 y los 17 años con esa condición, presentan factores de riesgo como si tuvieran 75 años de edad.

Ante ello, señaló que existe una alternativa para todos aquellos jóvenes quienes resultan ser candidatos idóneos para este tipo de intervención, en el hospital dependiente de la Secretaría de Salud, –luego de someterse a una dieta para tratar de bajar de peso lo más que se pueda además de diversos estudios-, a fin de permitir que no tengan complicaciones y evitarles la muerte temprana, afirmó.

El especialista recordó que la obesidad mórbida, es aquella cuyo Índice de Masa Corporal  (IMC) es igual o mayor a 35, y en consecuencia se asocia con enfermedades graves, como hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado, dislipidemias (alteración de los niveles de lípidos en la sangre), alteraciones cardiacas, neurológicas, renales, columna y deformación de articulaciones, entre otros.

Al respecto, resaltó que en los últimos seis años, en el Hospital Infantil de México Federico Gómez  se han practicado 14 intervenciones quirúrgicas exitosas, a través del método conocido como manga gástrica- corte y extracción del 80 por ciento del estómago, que ha permitido que menores de 18 años bajen hasta 40 kilos de sobrepeso.

El especialista Nieto Zermeño destacó la importancia de aplicar este procedimiento, debido a que “es la única alternativa para un adolescente con obesidad mórbida”, sin embargo, abundó, no todos son candidatos a la cirugía bariátrica, solo uno de cada 40 pacientes que se atiende en el hospital es apto para este procedimiento.

El especialista precisó que a los menores, junto con sus padres se les practican pruebas psicológicas, psiquiátricas, rutinas de ejercicios y controles dietéticos. Principalmente para garantizar que se tenga un apego al tratamiento y se siga una dieta balanceada.

“Los preparamos y los ponemos a prueba. Cuando la familia y el paciente no responden, no los operamos”. En este proceso, dijo que las redes de apoyo familiar son importantes para tener resultados.

El doctor Nieto Zermeño indicó que el primer año después de la cirugía, los jóvenes pierden por lo menos 60 por ciento de exceso de peso, y hay mayor participación de mujeres que de hombres.

El grupo multidisciplinario que participa está integrado por los servicios de Gastroenterología, Nutrición, Alergia, Cirugía Pediátrica, Endocrinología, Medicina Física y Rehabilitación, Psiquiatría, Psicología, Trabajo social, Nefrología y Cardiología, entre otros.

El especialista señaló que mueren más por enfermedades asociadas a la obesidad que por influenza, de ahí la necesidad de hacer mayor conciencia entre la sociedad de los efectos adversos a la salud que causa este problema, y recomendó a los padres de familia poner límites a sus hijos en lo que se refiere a la dieta y la actividad física.

-La obesidad mórbida se asocia con enfermedades graves, como hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado, dislipidemias (alteración de los niveles de lípidos en la sangre), alteraciones cardiacas, neurológicas, renales, columna y deformación de articulaciones, entre otros.

 

Imprimir