Pete Best y Sir Ringo

Juan Manuel Asai

El Palacio de Buckingham anunció que la Reina Isabel II decidió nombrar Caballero del Imperio Británico al músico Richard Starkey, mejor conocido como Ringo Starr, que fue baterista de los Beatles.

Acaso los lectores más jóvenes no lo sepan, pero Ringo no fue el primer baterista de la legendaria banda. Pete Best tocó con ellos durante el periodo de vacas flacas. Durante varios años trabajaron en antros de mala muerte de Inglaterra y Alemania, y justo cuando se abrieron para el cuarteto la puertas de la fama mundial, el día de la grabación de “Love Me Do”, que sería su primer hit global, en agosto de 1962, Pete fue despedido de manera fulminante por la pareja Epstein-Martin, representante y productor musical de la banda, respectivamente.

Que los integrantes del grupo no reclamaran el cese muestra que también ellos, hablo de George, John y sobre todo Paul, con quien rivalizaba, querían deshacerse de él. Pete fue un baterista cumplidor, guapo, que le gustaba a las primeras fans de los Beatles, con un talento mediano y nunca encajó en el grupo. Una vez desempleado Pete consiguió una chamba de panadero, en la que dicen que no le fue del todo mal. De cualquier forma es parte de la historia.

Su lugar en la batería fue ocupado por Ringo que se subió a la nave de los Beatles justo en el momento del despegue. Un golpe de suerte único en la historia de la música. Ringo gozaba de cierta celebridad en Liverpool, pues tocaba en una de las bandas más reconocidas de la localidad y era mejor baterista que Pete. Nació en 1940, en plena guerra mundial, y tuvo una infancia complicada de padre ausente madre trabajadora y salud frágil. Con su padrastro le fue mejor al grado de que, cuenta la leyenda, fue el primero en regalarle una batería, una para diestros a pesar de que él es zurdo. Aprendió a tocar y comenzó su carrera musical que sigue hasta ahora y por la cual será condecorado por la Reina Isabel. De ahora en adelante habrá que referirse a él como Sir Ringo.

Los Beatles ocupan el peldaño más alto en la historia de la cultura popular del siglo XX. Su carrera fue, al mismo tiempo, un fenómeno social y un alarde de genialidad. Como músicos tomaron riesgos enormes que se explican por la confianza absoluta que tenían en su propio talento. La mencionada rola “Love Me Do” llegó al primer lugar de las listas de popularidad y fue el primero de una cadena de éxitos que los llevaron a intentar la conquista de Estados Unidos en 1964. Lo consiguieron con creces. Una vez que estalló la beatlemanía, los Beatles siguieron ofreciendo conciertos apenas un par de años más. En agosto del 66 optaron, contra todo pronóstico, por un retiro temprano.

Se transformaron entonces en músicos de estudio, grabando discos históricos una o incluso dos veces al año, pero sin presentarse en público. Ringo creció como baterista hasta ser considerado uno de los mejores del rock, pero su mérito principal fue haber logrado sobrevivir a la batalla de egos que protagonizaban John y Paul. Lennon fue el fundador de la banda y su primer líder. Perdió el control ante el empuje de Paul que se convirtió una máquina de éxitos. John era más un artista, atrapado en sus contradicciones, y Paul una estrella de rock, preocupado por gustar al público. Lo mejor que se puede decir de Ringo es que estuvo, en esos años maravillosos, a la altura de las circunstancias.

 


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios