Mundo

Supremo español mantiene a exvicepresidente catalán en prisión

El Tribunal Supremo de España rechazó ayer poner en libertad al vicepresidente destituido de Cataluña, Oriol Junqueras, al considerar que existe riesgo de reiteración de los delitos de rebelión, sedición y malversación, por los que le investigan en relación con el proceso independentista de la región.

En su resolución, los jueces admiten que defender la independencia catalana es legítimo, pero subrayan que ha de hacerse sin cometer delito.

Tras escuchar este jueves los argumentos de su abogado defensor, los magistrados argumentan que no cuentan con datos para pensar que el recurrente tenga la intención de abandonar la vía seguida hasta ahora para alcanzar la secesión de manera unilateral, es decir, al margen de las leyes españolas, que lo impiden. En este punto, aseguran que “no puede hablarse de presos políticos” en este caso.

Junqueras argumentó este jueves que es “un hombre de paz que busca el diálogo” y defendió la necesidad de un diálogo bilateral con el Estado español sobre la situación en Cataluña.

Los delitos de rebelión y sedición requieren de actos de violencia, según el código penal español. Y el dictamen agrega que Junqueras sabía que era previsible que ocurrieran actos de violencia relacionados con la situación, por lo que le responsabiliza directamente de la polémica actuación de la policía española durante la celebración del referéndum unilateral de independencia del 1 de octubre.

El próximo 17 de enero, el Parlamento catalán celebra un pleno para tratar de investir presidente, y lo hará con casi total seguridad con Junqueras en la cárcel y mientras el presidente destituido, Carles Puigdemont, continúa en Bélgica.

Imprimir